Noticias Recientes & Destacados

Una entrevista incómoda – La Nación eliminó de su web el reportaje a una historiadora

https://www.pagina12.com.ar/183683-una-entrevista-incomoda

Anuncios

3 Comentarios en Una entrevista incómoda – La Nación eliminó de su web el reportaje a una historiadora

  1. ¿Para qué lleva a una entrevistada así sabiendo que la piba le iba a llenar la cara de dedos? ¿qué esperaba esta entrevistadora del gorila La Nación, que se pusiera a defender a la Rural y al poder terrateniente?¿no leyó antes algún material de esta autora, que incluso publicó un libro en donde cuenta en detalle lo mismo que resume en el entrevista?.

    De todos los golpes militares, tal vez el de 1976 haya sido uno de los más ligados a los intereses de los grandes terratenientes, y si bien la mayor parte de ellos tuvieron el eje sectorial en no modificar el status quo de la producción agropecuaria, y mucho menos en lo relativo a la situación de propiedad de la tierra, el del Proceso introdujo una característica cuyas consecuencias estamos pagando hoy, que fue poner al modelo agroexportador como motor de desarrollo económico en vez del modelo industrialista que había comenzado a implementarse incipientemente y que, a partir de mediados de la década de 1930 por sustitución de importaciones causada por la IIºGM, verá su afianzamiento, con un crecimiento exponencial a partir del plan industrial del primer peronismo.

    Ese modelo, que aún caído Perón continuó con altibajos durante décadas, es el que es puesto en cuestión en la época de José Alfredo Martínez de Hoz bajo el falso dilema “Pucará o caramelos”, refiriéndose a si el modelo industrial del país debía estar basado en la alta tecnología (haciendo referencia a la fabricación del IA-58 Pucará por ese entonces en la FMA), o si en cambio debía centrarse en la agroindustria, procesando materias primas (el modelo Arcor, que fue el que finalmente se impuso).

    Con la desaparición de la industria pesada, vía privatizaciones y reforma del Estado, el modelo agroindustrial tuvo patas cortas porque se encontró con la caída abrupta y sostenida del consumo en el mercado interno, y con la cerrazón de los mercados externos debido a la existencia de medidas arancelarias y para-arancelarias que -salvo casos como el mencionado de Arcor- se encontró con desarrollos similares en otros países cuya producción local querían seguir protegiendo, al revés de lo que hacíamos aquí con la consecuencia sabida y esperable de hacer fundir a nuestros industriales y productores.

    La consecuencia de largo plazo de esto era esperable: primarización de la producción, haciendo que el mayor componente exportable sean materias primas con poco procesamiento; destrucción de la cadena productiva industrial; concentración de grandes extensiones de tierra a costa de pequeños productores y consecuente extranjerización y dependencia del poder financiero del sector rural al necesitarse mayores inversiones de capital para poder explotar comercialmente esas grandes extensiones; aumento de precios de alimentos en el mercado interno al tener que producir cosechas exportables de escaso consumo local -como la soja-, lo cual se hacía a expensas de disminuir la producción en otros cultivos o también disminuyendo la producción cárnica (a punto tal que pese al mito hace tiempo Brasil nos pasó como el primer productor de carnes a nivel mundial), debiéndose pagar precios internacionales al competir ese mercado interno contra los lotes producidos para exportar. Todo esto provoca, a su vez, desplazamiento hacia las ciudades del interior primero y hacia el AMBA después de los pequeños productores y mano de obra rural poco calificada que quedaba sin tierra y sin posibilidad de trabajar por la concentración y tecnificación, aumentando el número y extensión de villas miseria al no poder integrarse al mercado de trabajo, colapsando también los servicios públicos diseñados para menor cantidad de habitantes; el aumento de precios y su dependencia internacional pone a las divisas como medida de intercambio provocando fuerte inflación e inestabilidad de precios en el rubro alimentos, con el consecuente aumento de sectores sociales que comen mal y peor; y la entrada al juego de la especulación financiera del sector agropecuario que provoca fuertes altibajos en la incidencia del costo de la tierra, alterando todos los demás componentes de la cadena de producción.

    Como vemos, la política de desindustrialización de la Dictadura y de los gobierno neoliberales que la sucedieron es un componente fundamental a la hora de analizar muchos de los grandes problemas que vivimos hoy día. El sector dominante de la sociedad, y sobre todo su sector terrateniente (del que martinez de Hoz formaba parte) se valió de sus medios de comunicación, y del uso de los militares para implantar este modelo antipopular bajo la eterna excusa de la modernización y sinceramiento de la economía para ganar competitividad en el mercado mundial, haciendo que los únicos sectores que ganen sean los poseedores de la tierra y el poder financiero -ambos cada vez más extranjerizados- a costa de los demás sectores económicos y sociales. Este es uno de los malos legados que tenemos que terminar si queremos que nuestro país sea libre, independiente y soberano.

    Saludos. Ernesto

    • Estimado Ernesto, no solo porque uno vivió y padeció a Martinez de Hoz y la dictadura, decirte que en esta Argentina de hoy de seis renglones, sin memoria y profunda como una baldosa, es un lujo encontrar tanta claridad expuesta.

      Abrazo

      • tamargento // 4 abril, 2019 en 6:01 pm //

        Gracias Marcelo por el elogio, pero considero por las mismas razones que aducís que justamente por haber padecido y comprendido el daño profundo que la dictadura y el modelo neoliberal le hizo y le está haciendo hoy a nuestra sociedad, es nuestra obligación explicar a los más jóvenes, o a quienes por ahí no se pusieron a reflexionar en estos temas por distintas causas -la principal por ser víctimas de la campaña de pelotudización mediática- cuales son las consecuencias de este modelo, tratando de ver la cuestión en su complejidad ya que toda medida que se toma tiene efectos en varios otros temas que también deben incluirse en el análisis para tener una imagen mucho más certera del fenómeno. Te amplío la respuesta en la entrada “La batalla contra el neoliberalismo” en este mismo blog, en este enlace https://interesestrategicoarg.com/2019/04/04/la-batalla-contra-el-neoliberalismo/.

        Abrazo. Ernesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: