Noticias Recientes & Destacados

Macri y la profundización del retroceso productivo de hidrocarburos

En los tres años de gobierno que lleva la Alianza Cambiemos, lejos  de superar las críticas que realizara durante la administración K sobre la producción de hidrocarburos , ha profundizado este problema.

Por Ernesto T. Argento

Según cifras oficiales (ver https://www.argentina.gob.ar/energia/hidrocarburos/produccion-de-petroleo-y-gas) la producción de gas de este año va a sobrepasar, no por mucho, los 40 millones de m3 (Mm3), disminuyendo respecto a la producción del año pasado (44,656 Mm3) y aún más desde el 2016 (44,987 Mm3), lo cual básicamente tuvo su explicación en el permiso concedido a las productoras para que se exporte lo que las empresas consideren lo necesario, restringiendo la provisión al mercado interno, que por otra parte ya viene consumiendo mucho menos, no solo por el brutal e injustificado aumento tarifario, sino por la importante caída en la actividad económica, y de ella la industrial, que viene rompiendo records a la baja desde hace varios meses (el último dato habla de una caída mensual mayor al 11%, una cifra que no se daba desde hace décadas en los peores momentos de nuestra economía).

Esos “casi” 45 Mm3 que Macri y sus funcionarios festejaron como un hito inaudito en nuestra historia energética, está igualmente lejos de la cifra de producción del año 2009, que alcanzó los 48,419 Mm3 y se mantuvo casi estable en torno a los 44 Mm3 hasta el año 2013, cuando los productores “se sentaron” sobre los pozos -como se dice en ese ambiente- como forma de presionar al gobierno para lograr mejores condiciones en subsidios y otras yerbas tras la nacionalización de YPF, todo esto hecho con aval de Galuccio, personaje que siempre ha sido un niño mimado de las grandes empresas del sector, y que hoy tiene su propia petrolera de la mano de inversores mexicanos de dudoso origen.

Estas son maniobras habituales de las empresas en nuestra historia atendiendo solo a sus intereses en el manejo del mercado nacional de hidrocarburos, y aún así la producción de gas durante el periodo K de 2009 hasta fin del 2015 nunca fue menor a los 41,708 Mm3, por lo cual la producción en el mejor año de la era macrista está tan solo un 7% por arriba del peor de la era K, y todavía le faltaría otro 7% para llegar a igualar lo producido en el año 2009.

Obviamente las empresas petroleras van a compensar la caída del consumo interno con una menor producción, pero también con un mayor componente de exportaciones siempre que la actividad de los países vecinos requiera de esos volúmenes, por lo que tanto la brutal retracción del consumo brasileño tras la llegada de Temer al gobierno desinflo la euforia inicial, y un bajo crecimiento del mercado chileno, que podría romperse recién este año, justificaría retomar un volumen razonable de exportaciones a ese país que pueda llegar a mover la aguja de la producción en este lado de la cordillera.

Otra consecuencia del falso “milagro” de Vaca Muerta, que responde claramente a lo que bien decía Scalabrini Ortíz en aquello de “la riqueza natural de América ha servido para la destrucción americana” por estar manejado por sectores ajenos a nuestros intereses nacionales (ver Cuaderno de FORJA nº 4, “El Petróleo Argentino”), es que con la exportación del gas o el petróleo los precios del mercado interno tienden a acoplarse a los precios internacionales, con la variante criolla de que si llegan a descender en el mercado mundial obviamente aquí no lo hacen, lo cual ya podemos ver con el negociado perpetrado por este gobierno de atar el precio de los combustibles al costo del dólar y al precio internacional del crudo, cuando no hay razón para ello porque la mayor parte de los insumos necesarios para extraer el crudo y transformarlo están pesificados.

Este acoplamiento a los precios internacionales no sería problema si fuera acompañado por un acoplamiento al nivel salarial internacional en los principales países consumidores de petróleo, y también de su actividad económica, tal como lo predica la teoría liberal del libremercado, pero resulta que las distorsiones a ese principio creada por los intereses de las empresas cartelizadas a nivel global, y de gobiernos que parecen lacayos de las mismas y en consecuencia crean reglas de juego que les son harto favorables, dan por tierra a esa inocente creencia del culto neoliberal y explican el porqué mientras que nuestros precios y costos de producción se elevan al nivel de los países industrializados (o aún más), el costo del salario baja a niveles del sudeste asiático, mientras que la actividad económica se parece por su decrecimiento repentino cada vez más a la de las vulnerables economías del África subsahariana, que dependen casi totalmente de sus recursos naturales.

La forma de romper este círculo vicioso es que el Estado recupere el control de toda la cadena productiva de los hidrocarburos, y que estos recursos -en especial sus yacimientos- vuelvan a ser parte del patrimonio nacional como lo eran hasta la reforma constitucional de 1994, que convalida la Ley menemista 24.145 de Federalización de Hidrocarburos de 1992, y la profundiza en la Ley Corta (Ley 26.197 de 2006) que transfiere a las provincias de la administración de dichos yacimientos. Estas normas permitieron no solo crear provincias petroleras vs. otras que no lo son (los denominados “emiratos provinciales”), sino que permitieron a las empresas de nivel global negociar mano a mano directamente con provincias que tienen una estructura estatal similar o menor a la de un municipio del conurbano bonaerense en temas fundamentales como cuotas de producción, áreas y duración de concesiones, inversiones a realizar, regalías a pagar, o tecnologías a emplear, con lo cual los beneficios logrados en conjunto por estas empresas ha crecido exponencialmente a medida que los efectos sobre los intereses nacionales eran cada vez peores.

Si bien la renacionalización de YPF intentó revertir parte de esta tendencia, la subsistencia de estas leyes para lograr el favor político de los gobernadores petroleros -metidos ahora en el directorio de la renacionalizada- y su manejo por Galuccio -avalado por los representantes de los gobernadores petroleros a sugerencia de esas empresas- derivó en que YPF en esta nueva etapa acompañara el interés de sus competidoras, aumentando su producción cuando el precio internacional baja, lo cual permite que las petroleras internacionales guarden sus reservas para ser extraídas con precios más interesantes, logrando con ellos mejores ganancias a la par que reciben mayores subsidios y otros beneficios para “tentarlas” a producir, y haciendo lo contrario mientras sube, efectuando el contrapunto ideal para balancear el mercado de acuerdo al interés de aquellas, lo que en su momento fuera denunciado por el mismo Mosconi o Scalabrini. Lamentablemente, y como en otras tristes épocas, YPF se convirtió de esta forma en un facilitador más de la explotación de nuestros recursos en contra de nuestros intereses nacionales, y el día en que contemos con un gobierno realmente nacional la estructura de esta firma deberá ser reformulada para el bien general y no solo de algunos, pero lo esencial es que el Estado Nacional recupere la propiedad y jurisdicción sobre los yacimientos.

Por ello es interesante hablar de la variación del mercado del gas y felicito el análisis de la nota, pero creo que mucho más lo es el hablar de las causas que configuran el cómo se estructura ese mercado, y que como resultado tuvieron a buques gaseros y regasificadores en nuestros puertos, o que hoy debamos soportar precios de energía propios de los países europeos que no tienen petróleo y dependen totalmente de exportaciones desde el otro lado del mundo. Este no es nuestro caso aunque el discurso oficial quiera convencernos de lo contrario.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: