Noticias Recientes & Destacados

Un poco de claridad sobre la Estación CLTC – CONAE – Neuquén la supuesta “base China” en nuestro país.

El objetivo principal de la estación es brindar Soporte al Satélite Chino QueQiao para Proyecto de Investigación del Lado Oculto de la Luna.

La antena, de 35 metros de diámetro, puede recibir mensajes de la superficie lunar y también está preparada para monitorear el planeta Marte.

Nuestro país participa desde la Patagonia argentina en la exploración del lado oculto de la Luna, brindando soporte de comunicaciones en Tierra a través de la Estación instalada en Bajada del Agrio, provincia de Neuquén, por acuerdo de cooperación espacial internacional entre China Satellite Launch and Tracking Control General (CLTC) y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

En horas de la madrugada del lunes 21 de mayo de 2018 estuvo todo dispuesto en la Estación CLTC-CONAE-NEUQUEN para el seguimiento, comando y adquisición de datos del satélite chino de Comunicación Remota ‘’QueQiao’’, puesto en órbita desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang, en el suroeste del país asiático.

Su misión es asegurar la comunicación con el Módulo Lunar Chang-E 4, cuyo lanzamiento está previsto para fin de este año, por el Programa Chino de Exploración Lunar (CLEP), que busca investigar el lado oculto de la Luna, sitio de muy difícil comunicación con nuestro planeta, lo que representa uno de los mayores desafíos para realizar la misión.

El Satélite “QueQiao’’ (Puente Urraca, en alusión a una leyenda china sobre el puente formado por estas aves), fue lanzado exitosamente en las primeras horas del día lunes 21 de mayo de 2018, y será responsable de transmitir señales a las estaciones terrestres, entre ellas la Estación CLTC-CONAE-NEUQUEN, y al Modulo Chang’e-4. Según informó Zhang Lihua, supervisor del proyecto del satélite de retransmisión QueQuiao, unos 25 minutos después del despegue, el satélite se separó del cohete y entró en la órbita de transferencia Tierra-Luna.

Posteriormente se desplegaron los paneles solares y las antenas de comunicación. De acuerdo con lo planeado, QueQiao entrará en una órbita de halo alrededor del segundo punto de Lagrange del sistema Tierra-Luna, a unos 455.000 kilómetros de nuestro planeta. Así se convertirá en el primer satélite de comunicaciones que opera en esa órbita. La misión debe superar muchos desafíos, incluyendo múltiples ajustes en su órbita, frenar cerca de la Luna y aprovechar la gravedad lunar, dijo Zhang.

En una popular leyenda china, las urracas forman un puente con sus alas para permitir a Zhi Nyu, la séptima hija de la Diosa del Cielo, reunirse con su esposo. Los científicos e ingenieros del proyecto esperan que el satélite QueQuiao forme un puente de comunicación entre la cara oculta de la Luna y los controladores en Tierra. Entre ellos está la estación CLTC-CONAE de Neuquén, para monitorear la nave, asegurar la conectividad para la transmisión de comandos desde la Tierra en tiempo real, mejorar la capacidad de respuesta ante casos de emergencia, y recibir los datos científicos generados por  la misión.

3CentroControlTrabajando

Operadores trabajando en el Centro de Control de la Estación CLTC-CONAE-NEUQUEN

4slideCLEP

Los desafíos de QueQiuao:

¿Cómo resolver el problema de comunicación entre la Tierra y las misiones chinas de exploración de la Luna? La mejor manera es ubicar un satélite de retransmisión en el punto denominado “L2 Lagrange Tierra-Luna”, desde donde se puede “ver” permanentemente el lado oculto de la luna, y a su vez tener visible también a la Tierra, para así asegurar a la próxima nave Chang-E 4 un alunizaje suave, y garantizar un exitoso trabajo de soporte, monitoreo y control de la misión sobre la superficie lunar.

 

 

Los Puntos Lagrange son las ubicaciones entre dos cuerpos celestes, donde uno orbita al otro, y se equilibran las fuerzas gravitacionales de ambos, lo que permite a un satélite quedar acompañando al objeto de menor peso en su movimiento alrededor del otro de mayor peso.

Hay cinco puntos de Lagrange entre la Tierra y la Luna (los puntos de Lagrange Tierra-Luna). Para la misión Chang-E 4 de aterrizaje a la parte oculta de la Luna, es imprescindible volar hacia el punto L2.

La órbita en L2 es una ubicación ideal, con las siguientes ventajas:

1. La fuerza de gravedad de la Tierra y la Luna se compensan permitiendo que el satélite de retransmisión y la luna orbiten alrededor de la tierra, de forma tal que el satélite es continuamente visible desde la Luna y desde la Tierra, y así proporcionar el servicio de retransmisión permanente;

2. Las condiciones de iluminación son buenas, y la nave espacial rara vez está bloqueada por la Tierra o la Luna;

3. La influencia de la Tierra y la Luna es pequeño, por lo tanto el mantenimiento orbital requerido para el funcionamiento a largo plazo del satélite es pequeño. En otras palabras, permitirá ahorrar combustible.

7PuntosLagrange

La figura muestra los puntos Lagrange del Sistema Tierra  – Luna

 El Satélite QueQiao:

El Satelite de retransmisión QueQuiao, tiene una masa de 425 kg y una esperanza de vida de más de 5 años. Posee una Antena parabólica de 5 metros de diámetro, para la función principal de transmisión de comunicaciones, paneles solares para generar energía, y tres largas antenas de 5 metros cada uno para realizar observaciones radioastronómicas en baja frecuencia. Asimismo lleva un retroreflector laser para realizar experimentos entre el Satélite y los sistemas de “Lunar Laser Ranging Systems” (LLRS) en Tierra, a una distancia máxima de 460.000km. De materializarse, será un nuevo record de distancia alcanzada en mediciones laser.

La misión también lleva a bordo dos microsatélites, Longjiang 1 y 2 para orbitar la Luna y realizar observaciones astronómicas en onda ultra larga, para investigar el amanecer cósmico, estudiado desde un ambiente silencioso, para detectar señales débiles emitidas por los cuerpos celestes remotos en el espacio profundo. La misión ya se encuentra en la órbita de transferencia Tierra Luna.

 

Microsatélites Longjiang 1 y 2 de 45 kg. de peso cada uno, para realizar mediciones radioastronómicas, llevan una cámara micro-optica desarrollado por Arabia Saudita, y un equipo radio de comunicaciones.

 Una ventana a la exploración de la Luna en la Patagonia:

2AntenaCLTC-CONAE-Neuquen_010

La Argentina se suma de esta manera a las iniciativas de exploración del espacio profundo, mediante convenios de colaboración cooperativa con los principales actores en la materia a nivel mundial, para dar -en el marco del uso pacífico del espacio ultraterrestre-, apoyo a proyectos de desarrollo tecnológico que benefician a nuestro país. Por este acuerdo con el organismo espacial chino, la CONAE obtiene el acceso a 10% de tiempo de uso de la antena para el desarrollo de proyectos de investigación científica nacional y de cooperación regional e internacional, permitiendo a nuestros científicos el acceso a una tecnología de avanzada para la exploración interplanetaria. Asimismo la CONAE tiene la posibilidad de instalar equipos en el sitio, para realizar proyectos de interés particular para la Argentina.

Sin título

Principales puntos del acuerdo:

En 2010, la empresa estatal China Satellite Launch and Tracking Control General (CLTC) se puso en contacto con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) para explorar la posibilidad de instalar en el país una estación de apoyo para las misiones chinas de exploración espacial.

A fin de hacer viable el proyecto, se comenzó a buscar un sitio y dos años después se acordó con la provincia de Neuquén hacerlo en la localidad Bajada del Agrio. Su construcción comenzó el año pasado y se prevé que la base esté lista en 2016.

La cesión de las tierras es por 50 años y el acuerdo incluye una serie de exenciones impositivas que le corresponde otorgar al Congreso Nacional.

El Senado respaldó la iniciativa el pasado 18 de diciembre y todavía resta que la Cámara de Diputados haga lo propio. La Conae informó el año pasado que el acuerdo es beneficioso para la Argentina, porque le permitirá instalar equipos en el sitio para la realización de proyectos de interés nacional y además podrá disponer de un 10 por ciento de uso de la antena que van a instalar los chinos.

No obstante, se espera que Cristina Fernández de Kirchner y su par de Xi Jinping ofrezcan mayores precisiones en los próximos días. La oposición cuestiona la iniciativa porque constituye una “cesión de soberanía” e incluso se mostraron preocupados por el eventual uso militar del área, pero Conae reiteró que el proyecto tiene fines exclusivamente pacíficos e incluso señaló que el convenio es similar a otro que ya se firmó con la Agencia Espacial Europea (ESA), para la instalación de una base en la localidad mendocina de Malargüe.

Un dato que a menudo se pasa por alto teniendo en cuenta que este tipo de cuestiones con altos índices de intencionalidad y conflictos políticos con alta influencia en la opinión publica de nuestro país, es que el tratado de cooperación en materia espacial con China, fue aprobado por amplia mayoría en el Congreso de la Nación, incluso obteniendo votos a favor por parte de funcionarios de la administración actual.

 

En este sentido CONAE declaro que  “no hubo negociaciones secretas. Desde el momento que CONAE y CLTC, tomaron contacto con el gobierno de la provincia del Neuquén en mayo de 2010, la información siempre fue pública, y se suscribieron todos los acuerdos que correspondían”.

Además aclaró que la cesión de las tierras “no fue a los Chinos”, la tierra se cedió dentro del código de tierras fiscales de la provincia del Neuquén a la CONAE”.

También la dependencia provincial, a cargo del ingeniero Rodolfo Laffite, indicó que “la Subsecretaria de Trabajo controló todos los aspectos laborales de los obreros y personal afectado a las obras”, entre otras referencias.

Un aspecto fundamental a aclarar en esta cuestión, es que la antena de observación no depende del Ejercito Popular Chino si no a la Administración Espacial Nacional China que forma parte de la Red de Espacio Profundo de China. Bajo su órbita y como es habitual en las operaciones espaciales chinas, hay personal científico del Ejército Chino el cual realiza investigaciones bajo el ámbito de la misma Administración Espacial.

Como dato claro, el personal mixto que opera la antena de observación satelital en Neuquén, está compuesto por personal mixto de origen argentino y chino, dentro del personal chino, se encuentran científicos pertenecientes al Ejército Chino, los cuales de ninguna manera pertenecen a las tropas especiales o regulares del Ejército Chino, práctica común la de tener personal altamente capacitado con orientación científica dentro de los principales ejércitos del mundo, e incluso, la propia seguridad del predio está a cargo de empresas privadas por el contrario de la versión que manifestaba que la seguridad de las instalaciones corría a cargo de las tropas chinas, algo que como muchos saben iría en contra de las leyes establecidas por nuestra constitución nacional.

Fuente: http://www.conae.gov.ar/Infobae/Gobernación de la Provincia de Neuquén/ La Nacion/Pagina 12

Anuncios

3 Comentarios en Un poco de claridad sobre la Estación CLTC – CONAE – Neuquén la supuesta “base China” en nuestro país.

  1. Es increible la cantidad de estupideces de conspiraciones de todo tipo que desde los EEUU y sus voceros locales se le atribuyen a esta instalación, a pesar que cumple una función similar a otra de la Agencia Espacial Europea instalada en Mendoza. Es evidente que se quiere meter a nuestro país en un conflicto internacional a modo de nueva “guerra fría” que es totalmente ajena a nosotros.

    Saludos. Ernesto

  2. 1) Aparte de estudiar la Luna o en un futuro el planeta Marte, la estación china de Neuquén podría monitorizar satélites civiles y militares norteamericanos o de otras naciones.
    2) La estación pertenece a la Agencia Nacional de Lanzamiento, Seguimiento y Control General de Satélites que depende del Ejército chino.
    3) Los norteamericanos están planeando construir un Centro de operación de Asistencia Humanitaria y Desastres Naturales financiado por el Comando Sur y el Departamento de Defensa de EEUU también en Neuquén invertirían un poco más de un millón de dólares.¿ será para vigilar a los chinos?
    4) Evidentemente no hay ningún arma en la estación china.
    5) Todas las potencias se vigilan mutuamente con aviones , satélites espias y también con estaciones como la de Neuquén y la sangre nunca llega al rio.

    Creo que hay que pensar en lo positivo y es que nuestros científicos tiene permiso para utilizar la estación china por 2 horas diarias para estudiar el espacio profundo, una oportunidad única.

    • Don Julio, Ud. me conoce y sabe que no puedo con la tentación:

      1) Siempre y cuando pueda decodificar las emisiones de tales satélites, tarea para nada sencilla. Si es más simple que puedan realizar el seguimiento de ubicación de los mismos, pero de la mayoría de ellos se pueden consultar por internet.

      2) La operación de todo equipo terrestre de seguimiento satelital de China, sea civil o militar depende del EPL (recordemos que el EPL comprende en su seno a la totalidad de las FFAA chinas bajo un mismo comando), hasta el año 2015 estas actividades estaban a cargo del Departamento General de Armamento del EPL, específicamente de su unidad dependiente CLTC (Compañía de Lanzamiento, Seguimiento y Control General de Satélites de China, que es quien firmó el convenio con la CONAE aprobado por las autoridades de nuestro país), pero desde entonces tales actividades fueron transferidas al Departamento de Sistemas Aeroespaciales de la recreada Fuerza de Apoyo Estratégico del EPL, sin que ello cambie el status quo anterior. Esto no tiene nada de extraño porque por tratarse de una cuestión estratégica son varios los países que mantienen bajo la órbita militar sus actividades espaciales, y solo en las últimas décadas algunos la han sacado de esa órbita (caso Argentina o Brasil) priorizando la incorporación de capital privado o comercialización de sus servicios, cuestión que parecería también querer implementarse en la CLTC, aunque con la política de Trump respecto a China calculo que esto por ahora está lejos de suceder.

      3) Posiblemente, pero supongo que también para tener presencia en el área de Vaca Muerta, en donde los intereses estadounidenses son más pronunciados. De hecho, por el tipo de instalación propuesta y su emplazamiento parecería mucho más probable esto último, dado que la actividad espacial china la monitorean desde hace mucho desde otras instalaciones específicas.

      4) Así es, solo hay equipos de monitoreo satelital y de señales electromagnéticas desde el espacio profundo.

      5) No creo que la estación de Bajada del Agrio en Neuquen se dedique a eso porque los chinos ya tienen otro tipo de estaciones específicas para esos menesteres, aunque tampoco es algo que se pueda descartar, al menos en lo concerniente al trackeo de la ubicación de determinados satélites.

      6) Son unas 875 horas anuales, y representan una gran oportunidad para nuestros científicos porque pueden complementar tales observaciones con las efectuadas en similar tiempo en la estación instalada por la ESA (Agencia Espacial Europea) en Malargüe (Mendoza) en similares condiciones sin que a nadie se le moviera un pelo por ello, lo cual demuestra de que lado e intereses vienen las críticas a la estación china.

      Saludos. Ernesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: