Noticias Recientes & Destacados

Malvinas: “Da la impresión de que el Gobierno argentino busca negocios con el Reino Unido”

El jefe de Gabinete argentino, Marcos Peña, viajó a Londres donde depositó una ofrenda floral en la catedral de San Pablo en homenaje a los soldados británicos caídos en la Guerra de las Malvinas de 1982. Se trata de un gesto de reciprocidad con el realizado por el canciller británico, Boris Johnson, la semana anterior en Buenos Aires.

En diálogo con Sputnik el periodista Edgardo Esteban, veterano de la guerra de Malvinas en 1982 y autor del libro ‘Iluminados por el fuego’, que sirvió de guión a la película homónima, sostuvo que lo ocurrido se trata de “otro de los gestos” de la actual Administración argentina, que “van marcando una política que pareciera que solo quiere una buena relación con la City londinense y el Reino Unido” para establecer “potenciales y futuros negocios”.

“Se está cediendo sistemáticamente a todos los requisitos que plantea Gran Bretaña, como el acuerdo firmado el 13 de septiembre de 2016”, señaló Esteban en referencia al documento firmado en esa fecha en Buenos Aires por la entonces ministra de Relaciones Exteriores argentina Susana Malcorra, y el vicecanciller británico Alan Duncan. Según la Cancillería argentina el objetivo del acuerdo es “profundizar un diálogo constructivo con el Reino Unido en temas de interés común”.

La visita de Peña a Londres generó fuertes críticas al Gobierno argentino, especialmente desde las organizaciones de excombatientes. “No se está hablando de dos islitas, es una reserva ictícola de las más importantes del hemisferio sur, un sitio de gran importancia geopolítica desde donde se tiene un control a pasajes bioceánicos del Pacífico al Atlántico, y lo más importante es el Tratado Antártico, que en 2041 se volverá a negociar, sobre qué se hacer con los recursos naturales como las las reservas de agua e hidrocarburo del continente blanco”, explicó Esteban.

Además, el periodista y excombatiente se refirió a la resolución 2065 de la Asamblea General de la ONU del 16 de diciembre de 1965, en la cual se reconoció la existencia de una disputa de soberanía entre el Reino Unido y Argentina en torno a las Islas Malvinas y se les dio estatus colonial, llamando a ambas partes a resolver la disputa mediante el diálogo.

“El Gobierno [argentino] ha dejado de tocar palabras tan importantes como soberanía, recursos naturales, patria y defensa. La cuestión de la causa Malvinas es una cuestión de Estado que debería ser trabajada a futuro. Es algo que nos une a todos los argentinos. En otros asuntos puede haber grietas, pero ese tema es un lazo de pertenencia”, sostuvo.

Advirtió que gestos como el de Peña son “una marcha atrás” en el reclamo por las Islas Malvinas, en un contexto que debería ser favorable para el reclamo argentino a partir del referéndum que aprobó el Brexit en 2016, y que alejó a Gran Bretaña de la Unión Europea.

“Se había avanzado mucho en recuperar las Malvinas a través de la diplomacia. No había evento internacional en donde no se mencionara el reclamo. Hoy eso quedó en el olvido”, destacó Esteban. Recordó que en 2017 los habitantes de las Malvinas participaron de la exposición rural de Montevideo, Uruguay, con un stand para mostrar “las ‘maravillas’ que tiene el Reino Unido en nuestras Islas. Es parte de los retroceso que marcan una política [argentina] a la que poco le interesa la soberanía y mucho los negocios”.

Fuente: https://mundo.sputniknews.com

Anuncios

3 Comentarios en Malvinas: “Da la impresión de que el Gobierno argentino busca negocios con el Reino Unido”

  1. En la situación de indefensión en que se encuentra el país,no estamos en posición de ejercer presión sobre Inglaterra por la soberanía de Malvinas,¿qué debemos hacer?,¿seguir con la política agresiva del kirchnerismo?,eso no dió ningún resultado y generó que los ingleses reforzaran aún más las defensas de las islas.La guerra de 1982,de la que yo fui partícipe por haber estado en la armada argentina,se generó porque fue el gobierno de ese entonces quién decidió el ataque.El gobierno inglés estaba listo a devolver las islas a nuestro país en 1984 por considerar que ya no tenían valor estratégico.Por desgracia,la mente trasnochada de los integrantes de la junta hizo que perdieramos la oportunidad de ejercer la soberanía en esa parte de nuestro territorio.Ahora,más indefensos que nunca,no podemos hacer otra cosa que ir por la vía del reclamo diplomático además de procurar restablecer las relaciones con Inglaterra que pueden ser beneficiosas para ambas partes,sin por eso perder de vista el derecho que tenemos sobre Malvinas.La política del rencor y el odio no hará que las cosas mejoren para nosotros,veamos el ejemplo de Alemania y Europa,que después de una terrible contienda hoy conviven y permanecen unidos y con economías fuertes,seguramente,por ser parte de latinoamérica,las diferencias con esos países son muy notorias,pero no debemos pensar que por hacer negocios con Gran Bretaña estamos entregando a la patria.Depende de nosotros hacer que las cosas cambien para lograr recuperar esa parte del territorio nacional,pero no por el uso de las armas.-Desde 1983 venimos perdiendo capacidad de defensa en el terreno militar a causa de los prejuicios de gran parte de la sociedad hacia los uniformados.Si no contamos con capacidad de disuasión militar,no queda otra que buscar la negociación.Recordemos además que la situación precaria que padecemos es por el poder político que la ciudadanía vota en las elecciones cada cuatro años,ningún presidente democrático se pone sólo en el gobierno.

  2. Estimado Jorge, en primer lugar permitame aclararle que si bien en 1982 en mi caso formaba parte del Ejercito, no por ello fui partícipe de la guerra, tienen el derecho a decir que lo fueron los que fueron desplegados a las islas, los que formaron parte del dispositivo defensivo en el TOAS y los responsables de la conducción, el resto la mirabamos por TV o la vivíamos a través de los comunicados de la Junta Militar o escuchando la información no censurada por el Proceso en Radio Colonia o Carbe. Como ex militar soy muy respetuoso de quienes se jugaron el pellejo en el combate, y por ello pienso que hay que usar con mucho cuidado las atribuciones que honoríficamente solo corresponden a los VGM (militares profesionales) y ex combatientes (soldados conscriptos).Pero como todo joven o adolescente en esa época, obviamente Malvinas ha sido una marca imborrable en nuestras vidas por todo lo que significaron aquellos días, y desde allí comprendo su posicion.

    Por lo demás ¿cuál ha sido la “política agresiva” del kirchnerismo respecto a Malvinas? ¿festejar el Bicentenario? ¿invocar el reclamo de soberanía en cada foro diplomático en el que era posible hacerlo? ¿por reciprocidad prohibir que recalaran en nuestros puertos buques con bandera de un territorio que hace lo propio con los nuestros en las islas? ¿lo mismo con quienes apoyaran a un gobierno que se niega a reconocer los derechos del nuestro al diálogo por la soberanía respaldado por la mayor parte de los países del mundo en todos los foros internacionales?, ¿no reconocer como interlocutores a los kelpers, respetando lo que marca la Resolución 2065 de la ONU?.

    El gobierno kirchnerista no hizo ningún acto que nación alguna pueda calificar de “agresivo” en relación a Malvinas, de hecho ha recibido muchas críticas en su momento por no realizar otro tipo de acciones que respaldaran las diplomáticas, tales como restringir la repatriación de capitales de las empresas inglesas que operan en nuestro país, aplicar aranceles diferenciales a las empresas que operaran con el gobierno isleño o cancelar los permisos de vuelo desde el continente, entre otras medidas que se encuentran dentro de las posibilidades de un gobierno soberano para aplicar contra un Estado con el que mantiene un serio conflicto territorial y que viola el derecho internacional desconociendo toda resolución emitida por los organismos pertinentes que tenga como consecuencia el dialogo por la soberanía. De hecho, a pesar del discurso reivindicatorio, ese gobierno respetó a rajatabla los acuerdos de Madrid -jamás aprobados por nuestro país- y de hecho desmilitarizó en lo posible a la Patagonia, y ni hablar de crear algún incidente con algún buque o avión con rumbo dese o hacia Malvinas.

    Se nota que Ud. no formaba parte de las FFAA en épocas de Alfonsín, en donde la ARA sí que patrullaba de cerca la Zona de Exclusión impuesta unilateralmente por los invasores, se interceptaban pesqueros y vuelos ingleses, y se realizaban todo tipo de medidas de inteligencia electrónica y visual con partidas infiltradas en las islas, al tiempo que se establecían bases aéreas permanentes con interceptores en Rio Gallegos y operaba un escuadrón de Pucará en Comodoro Rivadavia, y mientras que se reforzaban con nuevos blindados las unidades patagónicas y se intentaba trasladar la capital a Viedma/Carmen de Patagones, “cerca de la Patagonia y de cara al Mar Argentino” como lo dijera el mismo gobierno de entonces. Y creame que todo eso no era solo por Chile, como piensan algunos, ese dispositivo estaba concebido especialmente para mantener a los ingleses bien ocupados y preocupados en las islas, y de hecho el nivel de alerta máximo lo han tenido hasta tiempo después y bien entrado el gobierno de Menem, hasta que este -con los acuerdos de Madrid, los ositos de peluche de Di Tella, el desarme del Condor II y la destrucción del aparato industrial-militar, junto a la apertura económica indiscriminada- dio señales bien claras de genuflexión y sometimiento a los intereses geopolíticos de EEUU y el RU, ganándose luego el dudoso título de “aliado extra OTAN” por los servicios prestados a esos intereses a costa de los nuestros.

    Conclusión, si para Ud. la política kirchnerista “no dió ningún resultado”, cosa que se refuta fácilmente viendo el respaldo a la posición argentina en los foros internacionales logrado por ese gobierno, permitame que mucho peores fueron los resultados logrados por el dialogo y el entendimiento que propició el menemismo y busca reeditar este gobierno, ya que en esa época no solo no sumamos apoyo alguno a nuestra causa, sino que además de ese modo le facilitamos al usurpador derechos propios de un ocupante legal, derechos que hoy el RU y los kelpers usan en donde les es posible para combatir nuestra reivindicación soberana. Al menos la “agresividad” del alfonsinismo nos granjeó el respeto de los países de la región y de los No Alineados, porque vieron en esas acciones una línea coherente con el reclamo de descolonización que es propio de la resolución 2065, en la cual se basa casi por completo nuestra estrategia respecto a las islas. Y vale recordar que esa “agresividad” no nos cerró ningún mercado más de los que, por cuestiones de estrategia de las grandes potencias, ya teníamos cerrados en el terreno militar, los ingleses y los EEUU de verdad temían que Argentina encabezara junto a Brasil un movimiento regional que disputara su influencia en esta parte del mundo, con Malvinas incluidas, y a partir de ello se le dieran facilidades a la URSS o sus aliados para respaldar posibles acciones militares. Por ello luego se le pide al menemismo desarmar el incipiente complejo industrial-militar, y todos los resortes estratégicos que hagan que la Argentina pueda representar alguna amenaza para estas potencias. En el entramado de estas disputas de intereses globales hay que entender algunos hechos de esa época, como los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA, pero de eso hablaremos en otra oportunidad.

    Y repasando otros ejemplos internacionales ¿ha conseguido España algún avance en el tema Gibraltar por tener buenos tratos con los ingleses? ¿o han sido más efectivos los chinos al destacar en torno a Hong Kong y Macao fuertes contingentes de tropas al tiempo que su diplomacia mantenía un fuerte reclamo por la soberanía y ofrecía la “zanahoria” del acceso del RU a un mercado muy importante ya en esa época?, por lo cual pregunto ¿que es lo que tiene Argentina que le pueda ofrecer al RU al punto de que este acepte entregar las islas a cambio? ¿o piensa que en cuestiones diplomáticas los asuntos se arreglan solo con buenas intenciones y “de onda”?

    Por lo demás es falso que el RU tuviera la disposición de entregar las islas en 1984, esa era la intención de una parte del gobierno laborista, y en ese marco se dio el Acuerdo de Comunicaciones de 1971, que fue la mejor oportunidad histórica que tuvimos porque allí estaba plenamente vigente la 2065, ya que prestamos servicios en las islas con nuestra empresas nacionales, se intensificaban los intercambios entre las islas y el continente, y además se mantenían las reuniones bilaterales -sin los kelpers- para tratar el tema de soberanía. Al asumir el gobierno de Thatcher a mediados de 1979 la intención de deshacerse de las islas estaba vigente por cuestiones de ajustes presupuestarios salvajes propios de la ceguera neoliberal, e incluso en 1980 se llegó a redactar un “non paper” con una plan de ruta que incluía la soberanía compartida, y la entrega a nuestro país en el plazo de unas décadas, pero al presentar el Canciller inglés este plan ante los kelpers el rechazo fue absoluto, y a instancias de estos luego lo fue también en el Parlamento ingles, por lo cual las negociaciones se enfriaron y desde entonces el RU ha evitado hablar de la cuestión de soberanía, y mucho más después de la guerra, que fue la peor torpeza que pudieron cometer nuestros militares de entonces, además de la de ser genocidas de nuestro propio pueblo. La crisis neoliberales de ambos países, provocadas por Thatcher en Inglaterra y por Martínez de Hoz en Argentina, junto al fogoneo de los EEUU para enviarle un mensaje a la URSS, llevaron a que ambos gobiernos vieran en la guerra una oportunidad para legitimarse ante la sociedad.

    Pero como en toda guerra uno gana y otro pierde, y generalmente el que gana es quien mejor está preparado para la pelea, Thatcher salió de ella victoriosa y siendo reelegida a pesar de destruir la economía inglesa, mientras que nuestras juntas militares salieron prácticamente expulsadas del gobierno, sumando esta tragedia a todas las otras que ya venían perpetrando, y esto sin contar con los desastres que ya venían haciendo desde los años 20 (golpes de estado varios, planteos militares, Semana Trágica, represión en la Patagonia y el Chaco, plan CONINTES, etc.), por lo cual no es que hay un “prejuicio” hacia los uniformados, sino un juicio social basado en una larga historia de calamidades sociales perpetradas por ellos. Que desde mediados de los 90 los militares se hayan mantenido al margen de algunas cuestiones deleznables, y su lugar fuera en cambio ocupado por las fuerzas policiales con similares prácticas, no borra de la memoria colectiva que, cada vez que se les ha dado “rienda suelta”, los militares no han dudado en castigar de la peor forma a nuestro pueblo, y como aún hoy siguen reivindicando todas las cagadas que se mandaron, es muy difícil creerles que hoy son algo demasiado diferente a lo que fueron entonces. No al ñudo buena parte de la sociedad apoya eso de “a los milicos ni una bala”, y ni siquiera el macrismo se anima a reivindircarles un rol protagónico más que cuando quiere usar su figura como fantasma para asustar a la oposición, al tiempo que sigue desmantelando la estructura militar. Hasta que los propios militares se animen a descolgar algunos cuadros por sí mismos y sin que nadie los mande a hacerlo, y se arrepientan públicamente de sus cagadas pidiendo perdón sinceramente a toda la sociedad, será muy difícil que puedan tener el respeto y estima de nuestra sociedad, por ahora tienen lo que se merecen en función de lo que reivindican. Si Ud. se inspira en los ejemplos de Alemania de posguerra sabe que es justamente lo que hicieron en Alemania, con la salvedad que allí lo hicieron porque 4 ejércitos de ocupación de potencias extranjeras se encargaron de borrar todo vestigio del antiguo Reich y los obligaron a hacerlo…pero a juzgar por el rumbo de algunos acontecimientos en ese continente tampoco esto ha resultado demasiado efectivo en el largo plazo, y por eso hoy Europa marcha de nuevo al abismo neofascista.

    Pero retomando, desde todo lo anterior para nosotros hablar de soberanía de las islas es una quimera, y lo seguirá siendo mientras el RU no vea amenazados sus intereses de forma tal que la opción de restituirnos las islas les resulte el mal menor. Depende de nuestros gobiernos y diplomacia lograr esto en el largo plazo, pero también de la presión que les podamos hacer en diferentes ámbitos, no solo a ellos sino fundamentalmente a aquellos que apoyan su usurpación. Y, obviamente, este juego debe enmarcarse en otro más amplio que tiene por protagonistas a las potencias globales, sin que Malvinas sea moneda de cambio para alguna de ellas como lo fueron en su momento Cuba, Hong Kong, Palestina, Libia, Irak, etc. poco podemos esperar avanzar en el sentido que nos conviene. Por lo pronto tenemos que ver como se encamina el Brexit, y que consecuencias trae eso para el RU, eso nos pueda dar una nueva ventana de oportunidades o, por el contrario, cerrar aún más el estrecho margen de movimientos que tenemos, todo depende de como el RU consiga redirigir a sus ex colonias y controlar el enorme flujo de capitales que controla a través de la constelación de paraísos fiscales que se manejan desde la City de Londres, esos mismos a los cuales nuestros actuales gobernantes son tan adeptos.

    Saludos. Ernesto

    • La verdad TAM que cuando vi el comentario del señor Jorge B (a quien aclaro agradecemos de participar en este espacio y como siempre que haya puntos de discrepancia no quiere decir que no valoremos su participación en este sitio), pero casi automáticamente se me vinieron a la cabeza muchas de las cuestiones que mencionas referidas a la falsa idea y con pocos fundamentos que se instauro de paste de la antes oposición (hoy gobierno) sobre las “políticas agresivas” en torno a Malvinas de la anterior administración, al menos a mi juicio nada más alejado de la realidad y por supuesto prefiero ese tipo de políticas que las actuales que parecen evitar todo tipo de discusión y reclamo sobre la soberanía de las islas y si nosotros mismos no somos constantes en esta cuestión como podemos esperar que los demás países que apoyan nuestro reclamo del cual vale la pena remarcar que fue el gobierno anterior con su política agresiva quizá el que más apoyos sumo a nuestra causa, como podemos esperar que esos países nos sigan apoyando si la actual administración no refuerza y cree en nuestro propio reclamo, en fin es una mala imagen en cuestión de diplomacia y política exterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: