Noticias Recientes & Destacados

La história da venta de 2 submarinos IKL brasileros a la Armada Argentina


La trágica desaparición del submarino argentino ARA San Juan en las aguas gélidas del Atlántico Sur, en la mañana del 15 de noviembre de 2017, con la inestimable pérdida de 44 vidas, interrumpió mucho más que las actividades rutinarias del Comando de la Fuerza de Submarinos, en la Base Naval de Mar del Plata, 410 km al sur de la capital Buenos Aires.

Fueron frenadas, también, diversas otras acciones en desarrollo por los almirantes argentinos, para modernizar su Fuerza y ​​preservarle el grado de operatividad.

Uno de esos procedimientos sostenidos, administrados hasta allí bajo una capa de confidencialidad, fue el de la negociación – en principio de recta final – de la venta de dos submarinos IKL-209/1400 brasileños a la Armada Argentina.

El asunto ya había recibido la señal verde del Almirantado de Brasil y estaba bajo los cuidados del director general de Material de la Marina, almirante de escuadra Luiz Henrique Caroli.

El plan estudiado en conjunto con los argentinos era simple: vender los barcos de la Fuerza de Submarinos (ForSub) de la Escuadra a los argentinos – cada uno de ellos por algo alrededor de los 60-70 millones de dólares – y usar esa receta para proveer la modernización de , al menos dos otros IKL de la flotilla brasileña restante.

En 2016, ForSub había investigado la viabilidad del plan de enviar dos de sus buques a Kiel, en el norte de Alemania, para que fueran actualizados por ThyssenKrupp Marine Systems (sucursal de Howaldtswerke-Deutsche Werft, o HDW, fabricante de submarinos) la idea se reveló, por sus costos, prohibitiva: los alemanes pidieron 52 millones de dólares para hacer el overhaul de cada uno de los sumergibles de Brasil.

En el lado argentino la línea de acción adoptada el año pasado era la siguiente:

y en el caso de los dos submarinos brasileños, 15 o 20 años más modernos que los IKL-209/1100 argentinos -el Salta, aún en la activa, y San Luis mantenido en la reserva en el astillero Domecq García (desfalcado de muchos componentes ya transferidos al Salta);
pagar unos 100 millones de dólares para que fueran revitalizados en Alemania; y
utilizar estos vasos (1) para reactivar un mínimo de capacidad de defensa costera bajo el agua y (2) proporcionar mejores condiciones de formación y capacitación a los interesados ​​en convertirse en militar submarinistas.

Los dos submarinos brasileños que serían transferidos a los argentinos nunca fueron definidos formalmente, a pesar de que la Dirección General del Material de la Marina (DGMM) de Brasil estudió el asunto.

De acuerdo con la fuente del Ministerio de Defensa que reveló el asunto al Poder Naval, la selección de esos barcos posiblemente recaería sobre las unidades más antiguas, Tupi y Tamoio.

A modo de ilustración: el Tupi (S 30) fue comisionado por ForSub en mayo de 1989, mientras que el ARA Salta (S 31) fue incorporado por la Escuadra Argentina en febrero de 1973 – más de 16 años antes …

Construido en el Arsenal de Marina de Río de Janeiro (y primer submarino construido en Brasil), el Tamoio (S 31) fue comisionado en julio de 1995, mientras que San Luis (S 32) comenzó a operar en mayo de 1974, más de 20, antes de …

El almirante Caroli llegó a planear un viaje a la capital argentina para tratar el asunto con los colegas argentinos, pero justamente en ese punto sobrevino la tragedia con San Juan, que puso fin a la negociación.

La planificación entre las dos marinas nunca se reanudó porque, tras la pérdida del San Juan, los militares argentinos consideraron imposible tratar de la adquisición de submarinos usados.

La semana pasada, el Comandante del Área Naval Atlántica y de la Base Naval de Mar del Plata, capitán de buque Gabriel Attis, reveló que el actual jefe de la Fuerza de Submarinos de su Armada, capitán de buque Ciro Oscar Repetto, se encontraba en la ciudad holandesa de ” Amsterdam en preparación para viajar a Kiel, Alemania, donde conocer los últimos avances del actual submarino clase IKL-209/1400 y (b) sus diferentes costes de fabricación.

De acuerdo con lo que el Poder Naval pudo averiguar, un 1400 sin grandes sufrimientos puede ser adquirido por 400 millones de dólares, o incluso menos. – Como la Escuadra argentina tiene cuatro fragatas Meko-360H2 y seis corvetas tipo Meko-140A16 – todas de tecnología alemana -, es bastante posible que, en el futuro, los militares argentinos negocien con TKMS la adquisición de los submarinos en un paquete comercial que incluida la revitalización de los buques de superficie.
En Kiel, los ejecutivos de TKMS tienen esperanza de que el caso argentino se resuelva de esa forma.

Pero ellos también saben que no hay, en el momento, la menor perspectiva de que se pueda lidiar con ese asunto este año – en función de los recortes presupuestarios dictados por la cooperación del gobierno Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (Buenos Aires solicitó recientemente, préstamo de 30 mil millones de dólares al Fondo).

Por Roberto Lopes
Especial para el Poder Naval

Anuncios

1 Comentario en La história da venta de 2 submarinos IKL brasileros a la Armada Argentina

  1. Al gobierno de Cambiemos la reconstitución de nuestras fuerzas submarinos es lo que menos le interesa, una por el ajuste, otra para no “molestar” a los okupas de nuestras islas Malvinas, a los que su administración ampara a partir de una aceitada relación con el RU, y tercero para que ninguna de las anteriores ponga nervioso a esos misteriosos inversores externos que solo llegan para hacer inversiones golondrinas que luego nos tienen en vilo.

    De dar crédito a esta versión de Poder Naval, en este contexto creo que el mejor negocio que pueden realizar nuestros marinos del COFS es hacerse por lo menos de un par de 209 1400 brasileños, a pesar que el Tamoio en su momento debió sortear bastantes problemas técnicos de desarrollo en los astilleros brasileños, además de los financieros, y a pesar que los mismos se puedan estar recibiendo a medida que sean reemplazados por los Scorpene ya encargados. Están muy equivocados si piensan que este gobierno va a tratar de reponer la pérdida del SUSJ con un submarino nuevo, a pesar que desde el punto de vista estratégico eso sería lo adecuado, y también lo están si piensan que se le brindarán los fondos para construir otros modelo TR 1700 en nuestros astilleros, a pesar que sería lo óptimo.

    Así como los delta se fueron sin reemplazo, lo mismo sucederá con los pocos y obsoletos A-4AR, y algo similar sucederá con nuestra fuerza submarina. Lo que se debe entender que esto es la consecuencia de concebir a las FFAA como guardia pretoriana del gobierno de turno poniéndole como enemigo a su propio pueblo y asignándole tareas policiales, en vez de concebirlas como garante de nuestra soberanía contribuyendo a nuestro desarrollo nacional.

    Saludos. Ernesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: