Noticias Recientes & Destacados

JF-17: versión Block III está listo después de dos años y medio

Copyrights (c) www.PAFwallpapers.com

Por Roberto Lopes

En su discurso de despedida de la función de Comandante de la Fuerza Aérea de Pakistán (FAP), el lunes de la semana pasada (19.03), el Mariscal del Aire Sohail Aman, de 59 años, anunció: tras dos años y medio, caza chino-paquistaní JF-17 Thunder Block III fue finalmente completado.

La versión III es el resultado del más ambicioso desarrollo de la aeronave, considerada por el mercado internacional como una genuina plataforma de combate del Tercer Mundo, en colaboración con el Pakistan Aeronautical Complex (PAC) y el Aviation Industry Group de China (AVIC).

En Europa, especialmente, el Thunder todavía es visto como un chorro de 4ª generación que necesita comprobar su rendimiento por fuentes (fuerzas aéreas) de buena credibilidad.

Por el momento la aeronave sólo fue exportada a la Aviación Militar de Myanmar (16 unidades) y de Nigeria (3 unidades). Una negociación con el gobierno de Azerbaiyán está en curso. Las manifestaciones de interés de Arabia Saudita (importante aliada política de Pakistán) y Egipto no prosperaron.

Aunque el mariscal Aman no ha descrito los subsistemas del Block III, los anuncios anteriores de la Aviación Militar Paquistaní y los informes de prensa indican que el nuevo modelo incluirá un radar exploración electrónica activa, un nuevo conjunto de aviones debidamente integrado, una suite de guerra electrónica y sistema de contramedidas actualizadas, y visor acoplado al casco del piloto.


jf-17_thunder_pakistan_air_force_zhuhai_2012_c-400akg_sd-10_ls-6

En su pronunciamiento, el mariscal Aman definió el JF-17 Block-III como un aparato que cumplirá los requisitos de la FAP por una “aeronave de alta tecnología accesible”.

El mes pasado la Fuerza Aérea Paquistaní activó su sexta unidad aérea dotada de cazas JF-17: el Escuadrón nº 28 – “Phoenix” – en el Baluchistán.

El complejo aeronáutico PAC ya suministró a los militares de su país un total de 100 ejemplares del Thunder en las versiones I y II.

De acuerdo con la oficina del servicio de noticias Associated Press en Islamabad, la mitad de los aviones Block II están equipados con sondas de reabastecimiento en vuelo. Estas aeronaves fueron asignadas a dos de los escuadrones más nuevos – los de números 28 y 14 – y también al escuadrón de combate aéreo nº 16.

Ahora, además de otros 12 jets Block II encargados de mantener las líneas de producción del PAC calentadas a lo largo de este año, los militares paquistaníes planean comprar 50 JF-17 Block-IIIs, con inicio de la producción en 2019 o 2020.

La FAP también recibió su primer JF-17B (biplace) de serie, pero la corporación aún no se comprometió a hacer una gran adquisición de estos modelos de instrucción.

El mariscal Aman fue sucedido, al mando de la Aviación, por su colega Mujahid Anwar.

En sus declaraciones públicas él contó que la mayor conquista de sus tres años al frente de la FAP fue la activación de cuatro escuadrones de JF-17, en el marco de la implantación del programa Force Goal 2030. Pero él alcanzó al menos otros dos objetivos relevantes: la creación del Centro de Excelencia del Poder Aéreo (ACE), y la construcción del campus de la Universidad del Aire en la ciudad de Kamra, donde el complejo aeronáutico paquistaní tiene sus talleres de fabricación de aviones.

JF-17B-1024x423

Fuente: http://www.aereo.jor.br

Anuncios

9 Comentarios en JF-17: versión Block III está listo después de dos años y medio

  1. Cada vez me gusta más este bicho para nuestra FAA, al menos algo de utilidad para la reconstrucción de nuestra aviación de caza si descartamos lo que realmente se necesita, que son aviones para garantizar la superioridad aérea.

    Claro está, todo ello cuando tengamos a un gobierno al cual le interese garantizar nuestra soberanía y pretenda que las FFAA deben estar para contrarrestar a las amenazas militares externas, sobre todo la de a las potencias usurpadoras de nuestro territorio como en el caso de Malvinas, y no para perseguir a contrabandistas, narcotraficantes e indígenas. En este caso, hasta el JF-17 va a ser “caro de operar” como excusa para no comprarlo mientras se patinan más de mil millones de dólares en menos de un mes para evitar que el dolar suba unos pocos centavos (cuestión que, dicho de paso, alguien tendría que investigar para saber quienes son los que ganan con esta masiva venta de divisas por parte del BCRA).

    Saludos. Ernesto

  2. Buenas noches:
    Coincido, siempre vi a este avión como una opción. Pero, a mi entender, tiene la contra de no tener muchos usuarios, no haber muchos en servicio, tener una sola fuente de repuestos y no haber sido probado en combate. En ese sentido, aviones como el MIG-21, el MIG-29 o, en menor medida, el F-16, me parecen mejores opciones. Son aviones difundidos, que se pueden obtener de segunda mano y tenes varias fuentes para obtener repuestos y actualizaciones, y todos son multirrol.

    Y si es en tren de soñar, lo ideal sería tener 2 lineas logísticas, un caza liviano, monomotor, para defensa aérea de zona y misiones CAS/COIN. Y otra mas grande, para misiones de interdicción profunda.

    En ese momento, es cuando me despierto.

    En fín!!

    • Hola Diego, mi opinión respecto al JF-17 es comparándolo con otras opciones “baratas”, incluyendo en estas al FA-50, o al M-346 o Yak-130. Los MiG-21 ya son piezas de museo tanto como los Mirage F-1, Kfir o SUE, y ojalá tengamos algún gobierno con voluntad de dotar a la FAA de MiG-29 o F-16 -mi gusto va más por el Su-30 si de soñar se trata- antes de gastarse más de U$S 2.000 millones solo en el mes de marzo para hacer negocios para los amigos frenando unos centavos la suba del dólar, o sea que por falta de plata no es que no los tenemos a cualquiera de ellos, sino por voluntad política para no molestar a los usurpadores de nuestras islas y servir a intereses extranjeros al reducir nuestras FFAA solo a funciones policiales.

      Saludos. Ernesto

  3. Mientras nosotros seguimos tildando de “basura” todas las opciones posibles, porque no vamos a aceptar menos que aviones de última generación, seguimos sin adquirir nada y tenemos cada vez menos. Así llegamos a comprar aviones a hélice nada menos que a EEUU, oferta ridícula si las hay, mientras nuestros Pucará se extinguen por falta de repuestos, igual que los A4AR y los desaparecidos Mirage III. No vamos a decidirnos por menos que un Rafale, o un EF 2000, o algúna cosa por el estilo…DESPIERTEN…occidente no va a vendernos aviones y no tenemos presupuesto para comprar cazas de 5ta. generación y menos para mantenerlos. Mientras tanto nuestros cielos están quedando cada vez más indefensos.

    • Coincidimos César, y por ello nos parece una buena opción este JF-17: barato de adquirir y operar, prestaciones más que aceptables respecto a su precio (mejores a las del Kfir por caso), células y motores nuevos con muchas horas y años por delante, sin dependencia occidental ni de ningún aliado del RU, con unas posibilidades de ser armado de forma más que interesante, fabricado en serie y con componentes clave difundidos y sin restricciones, y hasta con la posibilidad -si el número de aviones lo amerita- de lograr alguna opción offset por la operación, sobre todo si somos el mercado de entrada en AL.

      Creo que no son muchos los candidatos disponibles que puedan ofrecernos todo esto en el mismo paquete, y aunque no sea un caza de 4º++ o 5ºG (conceptos siempre vidriosos de definir), si puede ser el caballito de batalla de nuestra FAA hasta que existan tiempos mejores que nos permitan aspirar a tener al menos un escuadrón con medios de caza e intercepción más potentes.

      Saludos. Ernesto

  4. Ese es el criterio que se debería tomar Ernesto, hablamos de situarnos en la realidad que tenemos más allá de las pretensiones, la realidad es que no tenemos aviones que cubran las necesidades de un país con la extensión del nuestro. No podemos comprar aviones de juguete o carcazas vacías, tampoco podemos aspirar a material de 5° generación, así que el segmento ya está definido muchachos, no demos más vueltas.

  5. Interesante que muchos ya coincidimos al respecto. Es un avión nuevo, con muchas posibilidades de coproducirlo, libre de embargos, y no hay que pagarlos en dolares, mas si se los compramos a china con el motor ws13. Lamento que no nos hayamos decidido. El de producción ahora es el block II con muchas mejoras, y porque no, en el futuro, llevarlo a III. Felicitaciones a todos por poder dialogar como civilizados.

  6. Ezequiel Zanón // 24 abril, 2019 en 5:26 pm // Responder

    El FC-17 block 3 es de 4,5 generacion y sale 30 millones de dolares o un poquito mas, es nuevo no como las chatarras F16 que tiene como 40 años, es el avion ideal el Thunder para Argentina, mas adelante cuando este bien el pais, FADEA tendria que ser seria y fabricar un caza propio junto con Brasil.

    • Estimado Ezequiel, si bien concuerdo con su apreciación sobre el Thunder Block III respecto a nuestras actuales necesidades para la FAA (aún aunque el precio ya sea mayor a los USD 30 millones la unidad), no acompaño sus apreciaciones sobre FAdeA, la cual creo que es seria en cuanto al alto nivel técnico y profesional que posee a pesar de surgir del vaciamiento de la ex FMA y haber sufrido direcciones impresentables o solo preocupadas por ver números verdes de ganancia en una tabla de Excel desconociendo que tales números son solo posibles como fruto de inversiones continuas que hoy brillan por su ausencia.

      Respecto a coproducir un caza propio junto con Brasil creo que por el momento es una opción inviable no solo porque Brasil está embarcado en la producción local del Gripen en una serie que solo cubrirá sus necesidades, lo cual ya deja por lo menos a las próximas 2 o 3 décadas fuera de esa posibilidad, sino porque aún las capacidades de la industria aeronáutica tanto de Brasil como de nuestro país están alejadas hoy por hoy, y lo seguirán estando por algunos años más (y aún muchos más si no se hacen grandes inversiones), de las necesarias para poder fabricar una caza con posibilidades ciertas de hacer frente a sus homólogos producidos por las potencias centrales. Si para fabricar el Eurofighter fueron necesarios muchos años de desarrollo y la reunión de un consorcio entre industrias aeronáuticas consolidadas; si la India, acostumbrada a cofabricar cientos de unidades de cazas modernos, recién después de décadas de desarrollo y miles de millones de dólares invertidos puede poner en vuelo unos pocos ejemplares del Tejas; o si el Gripen ha sido la lógica evolución de un proyecto de largo aliento que comenzó ya con la entrada en servicio del Viggen a principios de los años 70 en una industria aeronáutica también consolidada como la sueca, podemos darnos una idea de lo que supone producir un caza propio.

      ¿Lo antedicho significa que es una tarea imposible? pues no, es difícil pero no imposible. Supone desde ya sentar las bases para el desarrollo de las capacidades industriales y tecnológicas necesarias, y ello conlleva la necesidad de grandes inversiones que posibiliten la formación de científicos, profesionales y técnicos, la investigación científica y tecnológica aplicada, el equipamiento industrial y el desarrollo de proveedores de sistemas y subsistemas necesarios para lograrlo, dando desde ya por sentado que tales desarrollos deberán ser de tipo multinacional. Desarrollar aviones como el Mirage F1 representó para Francia a fines de los años 60 el empleo de unos 1200 proveedores y mas de 10.000 personas afectadas directamente al proyecto, y guarismos de este tipo cada vez más amplios son necesarios a medida que aumenta la complejidad de los proyectos, lo cual hoy es necesario en virtud de las capacidades que se espera puedan tener esos aviones en combate. Por ello a medida que avanza esta complejidad es cada vez menor la cantidad de fabricantes que puede producir este tipo de aviones, así como la de los usuarios que pueden comprarlos, y las series producidas son realmente muy pequeñas si las comparamos con las de los aviones producidos hasta entrada la década de 1980. Sus costos en gran parte de los casos llevaron a programas de desarrollo y financiación internacionales, y para posibilitar eso anteriormente se debieron establecer las bases y requisitos operacionales comunes sin descuidar los aspectos diplomáticos y de alianzas militares que posibilitaron tal cooperación.

      Dentro de esas complejidades debe notarse lo difícil que es encontrar un proveedor dispuesto a hacer las inversiones necesarias para producir un lote de sistemas de alta tecnología y alto costo que a lo sumo redundará en una producción de 100 o 200 ejemplares en 5 a 10 años o más, esa escala de producción es casi artesanal y por lo tanto si no es subsidiada de cabo a rabo por el Estado, comercialmente sería un fracaso estrepitoso. Por ello la estrategia industrial a utilizar en sí misma supone todo un desafío, y este es solo uno de los aspectos involucrados de más simple resolución, ya que mucho más difícil es reorientar el sistema de investigación científica y tecnológica -que aparte de mucho dinero también necesita mucho tiempo para desarrollarse- sin antes tener el vista el proyecto general y la parte del mismo que será asumido por cada parte, lo cual a su vez requiere alianzas políticas, diplomáticas e industriales de largo aliento, no es algo que se pueda dar con un simple joint venture.

      Por ello debe tenerse en cuenta este tipo de complejidades a la hora de pensar que es posible y necesario hacer por cuanta propia, y que es lo que es conveniente procurarse del exterior. Ello depende de un proyecto nacional bien planificado según los intereses locales, lo cual hoy brilla por su ausencia ya que tenemos un modelo impuesto por los grandes capitales externos en donde solo se nos permite ser proveedores de productos agrícolas y de materia prima. Y tal proyecto nacional debe estar en consonancia para poder articularse con el de otros países aliados, construyendo con ellos las herramientas político-institucionales necesarias como en su momento lo fue la UNASUR, hoy desmantelada por los gobiernos regionales cipayos. No en vano el UNASUR I era un modelo de cooperación aeronáutica con el cual se pensó en sentar las bases operativas en la colaboración futura en proyectos tecnológicos más amplios y complejos, pero por eso mismo ese proyecto fue uno de los blancos favoritos de quienes apuestan por el subdesarrollo de nuestras naciones.

      Y ese impedimento de las potencias tecnológicas establecidas para evitar nuestro desarrollo autónomo es otro factor que debe tenerse presente como elemento importante en el análisis de factibilidad porque para evitarlos se necesitan gobiernos fuertes en cuanto a acompañamiento popular y con una férrea decisión política de hacer las cosas necesarias le guste a quien le guste.

      Saludos. Ernesto

Responder a Jose Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: