Noticias Recientes & Destacados

Macri torpedea oportunidad de su industria de construir OPVs para la Armada Argentina

Por Roberto Lopes
Especial para el Poder Naval

En su más reciente gesto en desfavorable de las Fuerzas Armadas, el gobierno Mauricio Macri acaba de comunicar al Congreso Argentino que desistió de encomendar a la industria naval argentina la construcción de buques patrulla oceánicos.

El plan constaba de la propuesta de la compañía francesa Naval Group (antigua DCNS) de ofrecer cuatro patrulleros oceánicos Tipo L’Adroit, de 87 m de largo y 1.450 toneladas de desplazamiento, a los argentinos: el primero fabricado en Francia y los demás en algún astillero área de Buenos Aires.

La noticia del comunicado de la Casa Rosada (sede del Ejecutivo Argentino) sorprendió a los jefes navales locales, pero hizo todo el sentido con el silencio embarazoso de Macri ante la oferta del gobierno de Corea del Sur, presentada hace un año, de financiar la construcción de un buque de asalto anfibio clase Makassar en el Astillero Río Santiago, con sede en la periferia de la capital argentina.

Entre el final de este año y el inicio de 2019 Macri presidirá la entrega a la Marina de dos lanchas de Instrucción para Cadetes (LICA), de 250 toneladas, pero esos barcos no representan iniciativa suya. Ellos fueron contratados en el último año de la Era Cristina Fernández de Kirchner …

Los franceses pidieron cerca de 300 millones de dólares por los cuatro patrulleros clase L’Adroit fabricados en conjunto por las industrias navales de Francia y Argentina. En la argumentación encaminada a los parlamentarios por el Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación Argentina, Marcos Peña -un científico político de 41 años-, ese costo es desmenuzado y considerado demasiado alto.

Peña historia el tormentoso camino de la industria y de los militares para obtener buques patrulla de alta mar, y da la visión actual de la Casa Rosada sobre el asunto:

El proyecto se inició en el año 1994, explorando todas las alternativas de provisión local plausibles, sin éxito. Las tecnologías involucradas, la alta cantidad de elementos constitutivos que – por razones de escala – es impracticable producir localmente, hacen que la eventual ventaja de incluir trabajo argentino sea balanceada negativamente por los costos logísticos, por la complejidad de articular el traslado y nacionalización de gran cantidad de materiales, herramental específico y, finalmente, el desarrollo de capacidades cuyo empleo continuado es poco probable. Tanto en el corto, como en el mediano plazo, la compra en el exterior es más favorable para el estado nacional.

OPV_GOWIND_Adroit_19_novembre_2011_069-640x425

(“El proyecto comenzó en 1994, explorando todas las alternativas plausibles de provisión local, sin éxito. Las tecnologías implicadas, el elevado número de elementos constituyentes que – por razones de escala – es impracticable para producir localmente, hacen la eventual ventaja de incluir el” el trabajo argentino negativamente equilibrado por los costos logísticos, por la complejidad de articular la transferencia y la nacionalización de grandes cantidades de materiales, herramientas específicas y, finalmente, desarrollo de capacidades cuyo empleo continuado es improbable. Tanto a corto como a mediano plazo, la compra en el exterior [de los buques] es más favorable para el estado nacional. »)

Alternativa – El mes pasado, la empresa del Grupo Naval, ante la inacción de Macri ya había abierto a la Armada Argentina otra opción: (1) la transferencia a América del Sur del buque L’Adroit (construido entre mayo de 2010 y junio de 2011 ), como forma de responder de inmediato a la carencia de los argentinos por plataformas de vigilancia en su mar territorial, y (2) construir los otros tres buques en territorio francés, admitiendo su aprobación en un plazo generoso, de ocho años.

De acuerdo con informaciones extraoficiales que circulan en la Cámara de Diputados argentina, esa alternativa podría generar una economía de aproximadamente 50 millones de dólares (tal vez un poco más) en la compra de los buques L’Adroit.

Representantes de la industria naval española Navantia en Buenos Aires ya están en pie de guerra.

Habiendo ofrecido su OPV clase Avante a los jefes navales argentinos, ellos critican no sólo la hipótesis de que el gobierno Macri se quedara con el L’Adroit – un patrullero que ya incorpora el desgaste de venir operando desde 2012. Los españoles también observan que los franceses convencieron los argentinos a abdicar de un cañón de proa de buena efectividad en sus patrulleros -como la pieza de calibre 76 mm-, a cambio de una artillería mucho más ligera y limitada -de 20 mm o 37 mm-, que sólo sirve para intimidar saqueadores de barcos mercantes (piratas de litoral) y barcos desarmados, comprometidos en pesca predatoria.

LAdroit-640x475

OPV-LAdroit-corte-1024x516

Fuente: http://www.naval.com.br

Anuncios

4 Comentarios en Macri torpedea oportunidad de su industria de construir OPVs para la Armada Argentina

  1. Diario Cascos // 20 marzo, 2018 en 2:43 am // Responder

    Es que los buques franceses (al igual que cualquier otro OPV) son muchos mas acertados para una fuerza guardacostas (como lo es la PNA) que para una verdadera marina de guerra. Si queremos evitar la depredación de los mares argentinos debemos dotar a la PNA de mas y mejores medios, y no desnaturalizar las funciones de la Armada. Incluso aunque se dotase a los OPV franceses de un cañón de 76 mm: eso lo hace un verdadero buque de guerra? Por supuesto que no! Me pregunto que clase de utilidad tendría este cañón contra un torpedo submarino, o si el navío en cuestión cuenta con capacacidad ASW. Lo cierto es que no tiene esta última capacidad, por lo que lo hace impropio para la Armada. Si los buques de la ARA siguen envejeciendo en sus sistemas y cascos, a la vez que se adquieren este tipo de embarcaciones, seremos el primer país del mundo con dos fuerzas guardacostas. Creo que si se desea que la Armada contribuya con el control del espacio marítimo argento contra la depredación, lo mejor que puede hacerse es concluir los TR 1700 que están a medio construir (a la vez que se ponen en buen estado los otros submarinos que están en reparación), ya que debido a su discreción pueden ver sin ser vistos, y en caso de detectar -por caso- un pesquero ilegal, coordinar con la PNA para que esta con los medios apropiados lo detenga. La ventaja de esto es que al ser los submarinos una verdadera nave de guerra, podrían dedicarse a tareas bélicas cuando la situación lo requiera, algo que no podría suceder con los OPV ya que no fueron concebidos para esas funciones. En todo caso, si no contaramos con una fuerza de seguridad como la PNA (como sucede en muchos países en donde la armada realiza tareas tanto policiales como vinculadas a la defensa) seria entendible la adquisición de los navíos en cuestión. Caso contrario es inetendible.

    • Comparto en general sus apreciaciones estimado Diario Cascos, aunque no creo que sea una buena idea poner los submarinos a hacer patrullaje contra pesqueros, pues por su naturaleza furtiva conviene que sean utilizados para otro tipo de misiones en tiempo de paz, y comunicar la posición de un pesquero a la PNA puede implicar delatar no solo su propia posición, sino también sus aspectos operacionales, aspecto que es conveniente sea preservado por su mismas características de arma de implicancia estratégica. Dicho esto coincido en que es necesario incrementar el número de submarinos en servicio para garantizar una opción que nos permita cierta disuasión creíble para la defensa de nuestros mares (por definición, toda medida disuasoria debe ser creíble para ser efectiva), pues en caso contrario, de persistir la situación actual, nos vemos obligados a contar solo con algunos medios de superficie que sin el apoyo adecuado pueden ser fácilmente neutralizados por una eventual fuerza oponente.

      Pero aparte de lo anterior me interesa volver sobre el sentido de la nota pues más allá de quien opere estos buques o si deban llevar un cañón de mayor o menor calibre, la cuestión de fondo es que las OPV adecuadas son más que necesarias para garantizar el control de nuestra ZEE y el resguardo de nuestros intereses económicos soberanos en dicho espacio, y los medios actuales son a todas luces insuficientes para cubrir la enorme superficie que se debe salvaguardar, como el mismo gobierno actual lo ha marcado cuando era oposición al anterior. Por tal motivo, cuesta entender porqué este gobierno -siguiendo en esto lo que se le criticaba al anterior- todavía no haya resuelto esta carencia, aún más con una necesidad de no derrochar divisas que se pierden por la pesca ilegal. Es claro que el gobierno quedó entrampado en su disputa comercial con el gobierno francés luego que la elección de estas naves caras y con un financiamiento poco claro fuera puesta como moneda de negociación para destrabar las exportaciones de biodiesel y etanol, lo que luego orientó la mirada hacia astilleros españoles como fallida estrategia comercial para que Francia distienda sus trabas, logrando como resultado solo una oferta de los franceses aún menos conveniente que la anterior, y encima una ampliación de las restricciones a nuestras importaciones en vista al hasta ahora también fallido TLC Mercosur-UE. Como reza un antiguo adagio español, “no ofende quien quiere sino quien puede”, y Francia le está demostrando a Macri que tener la presidencia temporal del G20 no implica más que un hecho simbólico que no varía un ápice el status quo reinante, y que los países desarrollados no van a ceder en seguir resguardando sus propios intereses internos aún eso suponga obstáculos al libre comercio internacional, lo cual solo les interesa para proporcionarnos sus productos industriales (lo cual les permite ser economías desarrolladas) a cambio de nuestras materias primas (lo cual nos condena a un subdesarrollo económico persistente).

      Toda esta comedia de enredos y decepciones de amoríos telenovelescos se hubiera evitado desde el vamos, ya que desde una mirada más global, hubiera sido evidente que proyectar y construir un OPV es algo que está sobradamente dentro de las capacidades de nuestra industria naval, y por ende si en vez de perder tiempo en negociaciones y tiras y aflojes con astilleros extranjeros se hubiera encargado oportunamente a los nuestros su construcción, en cuestión de un par de años a un lustro los nuevos buques podrían estar siendo puestos en servicio, a un precio más conveniente, erogando mucho menor cantidad de divisas, y generando trabajo y movimiento industrial y económico en nuestro país, algo que es fundamental para el crecimiento de la economía. Y esa menor dependencia tecnológica con el extranjero haría que las potencias más desarrolladas nos puedan extorsionar luego con cortarnos suministros de repuestos o negarnos el mantenimiento, o estafarnos por hacerlo, lo cual facilita cualquier negociación por otros temas diplomáticos o comerciales ya que no tendríamos este grado de libertad restringido.

      Por todo ello estas cuestiones merecen ser puestas en una perspectiva estratégica, de amplio alcance en cuanto a su visión en tiempo, espacio, intereses y complejidad de procesos, cosa que nuestra clase política esta demostrando no está en condiciones de hacer, ni tampoco tiene la voluntad de hacerlo.

      Saludos. Ernesto

  2. Diario Cascos // 23 marzo, 2018 en 4:49 am // Responder

    Señor Ernesto: celebro sus observaciones, ha visto mas allá de lo que yo he podido ver. Cordiales saludos.

    • No tiene porque agradecer nada estimado Diario Cascos, sin su interesante comentario hubiera no hubiera tenido pie para complementarlo con el mío. Además, si sigue este blog verá que no digo nada nuevo, de hecho estos temas lo hemos tocado en varias oportunidades, tantas que a veces quienes venimos intercambiando ideas desde hace un tiempo ya damos por sentado la posición de cada uno y obviamos repetir posturas ya expresadas anteriormente, pero de vez en cuando es bueno hacerlo para poder contrastarlas con los aportes de los nuevos lectores que se van sumando, creo que tal intercambio es la mejor forma de poder superar el nivel de conocimientos que cada uno de nosotros cree poseer, ya que por suerte la verdad no tiene dueño.

      Por eso bienvenido sea su aporte, como el de cualquiera que quiera expresar lo que piensa, esté de acuerdo o no con lo que se plantea.

      Saludos. Ernesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: