Noticias Recientes & Destacados

Libertad a los dinosaurios

Ya está, pasó. No hay que mirar para atrás. Es necesario cambiar el espejo por uno que refleje solo el porvenir. Si no lo nombramos seguro lo sepultamos para siempre. Así tal vez nunca existió. Mr. Katt pide reconciliación.

Libertad a los dinosaurios

Escribe: Rosendo Pío Gabino

Sigue pagando

La devolución de favores sigue. Las viejas botas ensangrentadas deben ser redimidas, puestas en libertad. Su inexorable viaje al páramo infernal debe ser bajo el estatus de “héroes de la república” a semejanza de Julio Argentino “el fusilador del desierto”. Ejecutivos de la muerte que todavía huelen a azufre como dijo aquel presidente díscolo en el estrado de la ONU.
Mau Katt y sus bellacos siempre se sintieron a gusto con el discurso de la guerra sucia y la teoría de los dos demonios. Dicen que no justifican pero que fue inevitable la actuación de los dinosaurios instruidos en la escuelita de Panamá.
Mau es un tipo de palabra difícil.  Su limitada y poco fluida prosecución, tamizada, con una fonética “empastada” solo destila odio clasista. Basta recordar  el ya legendario: “tenemos que bajar los costos y los salarios son un costo más”.  La redistribución en el debe.
Antes, durante y después de la campaña dijo que los criminales juzgados fueron perseguidos y encarcelados no por la justicia sino por la política evocadora y reivindicatoria de los setenta.
Como legislador, donde siempre daba el ausente (solo 20% de asistencia), fue a defender a los genocidas: “que los indultos involucren a todos. ¿Por qué siempre ponemos el eje en los militares?”. Lesa humanidad Mr. Katt!
Durante su gestión como alcalde porteño se transformó en un “vetador serial” digno de un Guinness. En relación a los DD.HH.  dio de baja las leyes 2601, 3298, 3329 y 3335 bajo el lema: “conmigo se acaban los curros en derechos humanos”.
Una vez que ocupó el sillón presidencial que comparte con su perro con nombre de postre, (para muchos quien toma las decisiones para otros el que nos puede salvar),  respondió sobre la cifra de desaparecidos: ”no tengo idea. Es ese eso un debate en el que no voy a entrar” (es un textual no un error de tipeo). Igual mensaje tuvo su entonces secretario de “incultura” hoy premiado como “agregado” en Alemania.
Desde el 10 de diciembre todo dio un giro. Las políticas de DD.HH. construidas y elogiadas por el mundo entero comenzaron a ser eliminadas. Los organismos internacionales piden explicaciones.
La nueva cosmovisión reinante es la verde-amarela. En consonancia con esta línea adoptada  el estado argentino no apeló más las prisiones preventivas de los procesados por juicios de lesa humanidad ante la justicia.
Las prisiones domiciliarias aumentaron al cabo del primer año en un 7,6 por ciento. Los torturadores ahora son “viejitos lindos” inofensivos. Según Elisa, una de las chicas superpoderosas, “a una determinada edad la prisión tiene que ser domiciliaria”. Y pide más: “tener a la gente muriendo en las cárceles es convertirse en genocida”.  Amén.
Otro claro ejemplo de búsqueda de reembolso estuvo en el accionar de sus jueces  en la Corte Suprema de Justicia:  sí al 2×1.
Solo queda analizar el génesis de esta devolución de favores. 

Mientras muchos desaparecían algunos engordaban

Mau fue y es insustancial. En contrapartida, su progenitor Frank, conocido como papito, hoy una escultura a la pasa de uva, supo con presteza engordar cuarenta kilos durante el último    e infame mandato verde olivo: su primera Belle Époque. Ese momento fundacional fue el despegue para el ensanche continuo, perenne.
Como Don Bernardo, el que dormía tres horas, siempre fue oficialista. Etnia, partido, color o religión no fueron un escollo. Hizo negocios con todos. Vaya un reconocimiento a tamaña pluralidad.
Algunos detractores comentan que Frank conocía como pocos el sabor de las lustrosas botas castrenses. Él lo negaba. Sin embargo, su lengua empomada delataba felaciones a la salida de los cuarteles. ¡Qué tiempos aquellos! Las blondas hablaban de la campaña antiargentina y al dictador lo llamaban “señor presidente”. Nostalgia para muchos.
El final del ciclo militar lo encontró a papito Frank abrochando negocios.  El moño fue la millonaria estatización de la deuda del holding  gracias a la gestión del presidente del banco central Domingo Felipe “Caballo”.
Pero papito Frank está en pleno retiro. En sus hombros carga todas las culpas de los negocios familiares marginales:
es un padre responsable” afirma Alfonso Suárez Trepat un liberal antiperonista que jamas probó el choripan por considerarlo el fruto prohibido, un néctar creado para estupidizar a las masas.
Mau Katt ya otorgó varios reembolsos: la SRA, el club de los agroexportadores, las mineras, los bancos, y los fondos buitres. Ahora es tiempo de gratificar a la familia militar, la eterna custodia de la oligarquía nacional. Como se van a olvidar de la gesta de la Patagonia trágica, el bombardeo del 55, la noche de los bastones largos… 

Apunte de película

Durante los noventa papito  junto a Mau fueron los actores estelares  en: “Como esquivar los barrotes”.  Este  film de la vida real  muestra como zafaron del problema del jabón en las duchas comunitarias carcelarias.
En la trama aparece su incondicional amigo de negocios, el hoy destartalado caudillo riojano y varios extras haciendo de Franklin y Grant: los hacedores de evitar el encierro. Para los que se preguntan sobre la posible participación de Washington, aclaramos que no fue parte del reparto: es muy pequeño, menor de edad. 

Anuncios

3 Comentarios en Libertad a los dinosaurios

  1. que boludo este Mau Katt, teniendo a mano a Milani y Zaffaroni para gobernar y manejar los DDHH se nutre de gente diferente……

    • Bueno hombre, póngase contento!!! Finalmente tenemos el gobierno que tanto le gusta!! Uno integrado por profesionales, gente joven, incorruptible por ser millonarios, que van a dar su máximo esfuerzo para el bienestar de TODOS los argentinos. Y que jamas, JAMAS, serán manchados por denuncias espurias de corrupción, ni serán tapa de los diarios ni noticieros por hacer negociados. DISFRUTE!!!
      sALUDOS

  2. Me parece que limitar a las figuras de Milani y Zaffaroni la temática expuesta en el artículo, es similar a creer que no existía nada antes de internet.
    Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla.
    Luego se preguntan porqué con 200 años a cuesta esta nación nunca “arranca”, por decirlo de alguna manera.

    Saludos
    Marcelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: