Noticias Recientes & Destacados

Mauricio en el país de la soja y las vaquitas. Una maravilla para pocos

El gobierno de Macri desea recrear la Argentina de 1910. Remembranza de aquella sexta potencia mundial saboreada por pocos y padecida por muchos. Soja, desierto y vaciamiento industrial.

Los vampiros insaciables

El trabajo es cosa buena,
es lo mejor de la vida;
pero la vida es perdida
trabajando en campo ajeno.
Unos trabajan de trueno
y es pa’ otros la llovida
Atahualpa Yupanqui

Escribe Rosendo Pío Gabino

El presidente con indocto disimulo declaró que Argentina “debe ser el supermercado del mundo”. Bajo este enmascaramiento de cotillón intenta recrear las condiciones económicas de finales del siglo XIX. Nada nuevo, solo un daguerrotipo digitalizado.
La consolidación de una economía agroexportadora fue ratificada antes de finalizar el grotesco baile del balcón.
El egresado de Cardenal Newman, sin formalismos, pero con la fonética de Barrio Norte a flor de piel, anunció la quita de retenciones para el trigo, el maíz, la carne y productos regionales. A esto se suma la rebaja del cinco por ciento en la alícuota que paga la soja. De acuerdo a lo planificado en diciembre de 2018 el preciado oro verde tendrá un arancel del dieciocho por ciento.

Resultado de imagen para macri anuncio quita de retenciones

En principio surge la idea de pensar en un triángulo de poder. Pero a pesar de esta tentación, una mirada más amplia arroja una alianza cuadrangular.
La Sociedad Rural Argentina y el sector agroexportador al ritmo del clarín fueron los pilares de la campaña amarilla y su posterior asunción. Para las distinguidas cenas “recaudatorias” de campaña la división de tareas fue la siguiente: la SRA puso la carne y los pools de siembra la ensalada. El tercero… se quedó con todo. ¿Quién lavó los platos?
A pesar de la devolución de favores la quita de retenciones no fue suficiente para los “jinetes de Hillux”. Adustos, exigen un dólar más alto. Hasta que ese pedido no quede efectivo liquidarán por goteo. La oligarquía tiene sus métodos, sabe cómo apretar.


Estás rebajas impositivas provocaron un descalabro de ingresos en la recaudación del estado (1691 millones de dólares en el primer semestre 2016). De acuerdo a las metas expuestas anteriormente se irá hacia la formación de un agujero negro (modelo Stephen Hawking).
Se estima que el sector agropecuario concentrado obtuvo el setenta y dos por ciento de los beneficios por la quita de retenciones, la minería un trece por ciento y la industria el quince por ciento.
La reprimarización de la economía está en plena marcha. En contraposición, la industria languidece a diverso ritmo. El cierre de 1600 empresas y la reducción de personal siguen en alza. A esto, hay que sumar el congelamiento y privatización encubierta de sectores estratégicos como Arsat y el despido masivo de científicos del CONICET. Esto es resignar soberanía intelectual en pos de negocios con empresas extranjeras.
El futuro se vislumbra como una foto de tonos sepia. Si todo es semillas se condena a un pueblo.

El doble agente

“Mucho hablamos de abrir nuevos mercados, sin notar acaso que más valdría asegurar los que ya tenemos, como el de Inglaterra, para quien deberíamos tratar de convertirnos mercantilmente en su mejor colonia, a fin de hacerle imposible dar preferencia a nuestros competidores de Canadá y de Australia.”

Dr. Ezequiel Ramos Mejía, presidente SRA

Por primera vez en democracia la Sociedad Rural Argentina es parte del poder de forma pública. Este último reservorio de gorilas fuera del continente africano, se transformó en un cálido lugar de visita a la hora del té y la canasta para la cúpula de Cambiemos.
Sin embargo, los financistas de la campaña al desierto tienen el vicio de los pecados capitales, particularmente, la gula.
Para la opinión pública la comunión gobierno
SRA está en pleno orgasmo. No obstante, no todo es amor.
Después de decenios de operar al límite del crepúsculo, la SRA, ahora inmune, salió a la luz.
Operar en las sombras es parte del pasado. El lobby es a micrófono abierto. Ahora miran a cámara sin pestañar.

Resultado de imagen para sociedad rural argentina 1866

Luis Miguel Etchevhere se convirtió en el nuevo ministro de Agroindustria (Decreto 947/2017). Uno más que está de los dos lados del mostrador. Resurección de Dr. Henry Jekyll y Edward Hyde. ¿Cuándo emita una medida lo hará como ministro o como presidente de la SRA?
Este hecho creó un hito. Por primera vez en la historia de la República Argentina el presidente en ejercicio de SRA es nombrado ministro de agroindustria.


Para evitar “suspicacias” el Ingeniero Agrónomo Daniel G. Pelegrina hasta el momento vicepresidente de la SRA fue declarado nuevo adalid. Hay que calmar a la chusma.
A pesar de este movimiento, en el sitio web de la entidad aún figura Etchevehere como último presidente en ejercicio de acuerdo al listado histórico. ¿El pibe de sistemas estará de vaciones?
Desde la creación del ministerio de agricultura en el año 1898 hubo cinco ministros que también pasaron por la presidencia de la SRA. No obstante, ninguno fue designado mientras ocupaba el cargo supremo en la entidad ganadera.

  Presidencia Ministro de agricultura Presidente SRA
Emilio Frers Julio A. Roca 1898-1899   1908-1910
Ezequiel Ramos Mexía Julio A. Roca 1901 (21 de marzo – 18 de julio)   1900-1904
José F. Alcorta 1906-1907
Luis Duhau Agustín P. Justo 1933-1935    1926-1928
Cosme Massini Escurra Roberto M. Ortiz 1940 (8 de marzo – 2 de septiembre)    1934-1938
Luis Miguel Etchevere Mauricio Macri 21 de noviembre 2017     2012-2017

Como se observa en el cuadro los dos primeros fueron parte de un gobierno oligárquico en pleno apogeo del “granero del mundo”. El tercero y cuarto parte del fraude de la década infame.
Etchevehere es el primer ministro de agroindustria nombrado por un gobierno de derecha elegido democráticamente. La diferencia entre este gobierno de derecha new age  y la tradicional oligarquía de fines del siglo XIX y principios del XX, radica en que esta versión siglo XXI, intenta ocultar su verdadera ideología. Sienten vergüenza. ¡Hasta se denominan de centro izquierda!

La Aristocracía ganadera, la socia del Jockey Club, sentía profundo orgullo de pertenecer a la clase social más encumbrada. Además, estaba robustecida por cuadros intelectuales de verdadera talla como: políticos, periodistas y académicos hoy ausentes.
El nombramiento de Etchevehere profundiza la política de poner en cargos ministeriales de importancia a CEOS o representantes de empresas que obtendrán rápidos beneficios personales y corporativos.
Mientras el sector agroexportador y ganadero de élite engorda junto al sector financiero, la industria, dio números negativos durante 15 meses consecutivos. El tan anunciado crecimiento no llegó al 1 por ciento durante el 2017.
Las economías regionales y los jubilados, tan usados en la campaña, están a la deriva. Los “queridos abuelos” deberán aportar una porción de su jubilación para financiar a los ricos de la Argentina.  ¿Qué pasó con el 82% prometido en campaña?


Soja y carne para pocos.  Destierro y miseria para muchos.

El Guantánamo de los peones rurales

La peonada, al descampao,
el patrón, en güenos aires.
Nosotros, el cu…Ello al aire
con las caronas mojadas,
y la hacienda de invernada
más relumbrosa que un fraile.

Atahualpa Yupanqui

El campo sigue siendo sinónimo de tragedia. Tierra de pocos. Hambre de muchos.
Desde su génesis, el sector agropecuario de fuste mantuvo inalterable su línea de conducta de explotación social. Fue y es el empleador en negro e infantil por excelencia. Un gran taller clandestino a cielo abierto.
Imagen relacionadaEl siglo XXI no marcó cambios significativos en la mirada del patrón hacia el peón. Todo sigue como la tradición manda. Para el patricio; manjares. Para los otros; látigo y mate cocido con pan duro.
El trabajo informal en el sector agro-ganadero llega al 60 por ciento según datos oficiales.
El ente que tiene que detectar y castigar el trabajo informal es el Renatre. El problema es que su materia está conformada por: CRA, SRA, CONINAGRO y FAA, es decir, por la propia patronal. Es un símil consejo de seguridad de la ONU con su respectivo derecho a veto. La farsa funciona así: inspeccionado el campo el propietario tiene 30 días hábiles para poner en blanco al personal. Si en ese lapso no se produce el blanqueo de los empleados puede recibir una multa de hasta cinco mil pesos por cada peón en negro. Una verdadera ganga.
La Uatre capitaneada hasta hace pocos meses por el extinto Momo Venegas fue una máquina de ocultar el trabajo en negro. Finos artesanos al servicio de los intereses patronales. Un cono del silencio que amortigua los ruidos provenientes del ministerio de trabajo.


Resultado de imagen para momo venegas macri etchevehere

El Momo supo compartir junto al presidente Macri y a los “generales de la SRA” los palcos de la Rural. El “Uatreman” apludió a rabiar cada arenga salida desde el infame atrio central alguna vez usado por Videla y sus secuaces.
Se abrazó con los rancios conservadores reivindicadores del bombardeo del cincuenta y cinco mientras en paralelo evocaba a Perón.
La eterna mentira  que el campo es generador de empleo ya no resiste análisis. Argentina está a la vanguardia en tecnología y mecanización agrícola. Con unos pocos “esclavos”, perdón… peones, es suficiente para producir cientos o miles de hectáreas. Además, estos empleados son las principales víctimas de los agroquímicos. Se suman a ellos, ciudades y pueblos enteros literalmente envenenados por el Glifosato fumigado a discreción. Familias enteras deben emigrar para salvar sus vidas.
Los desmontes de miles de hectáreas están generando el nuevo desierto del futuro. Las consecuencias ya se cobraron numerosas víctimas. Si a esto sumamos los canales artificiales clandestinos creados por los sojeros se entiende la problemática de las inundaciones.
La tragedia rural no se detuvo con los crímenes de la Patagonia del año veinte. En el sur, el inglés sigue siendo el idioma predominante. En el sur, pistas de aviones privadas son usadas como puente aéreo por el pirata inglés. En el sur, cada vez más, el territorio se está sembrando con semillas extranjeras. ¿Se estará reflotando la vieja idea de Sarmiento de un territorio poco conveniente?

Anuncios

3 Comentarios en Mauricio en el país de la soja y las vaquitas. Una maravilla para pocos

  1. Buenas tardes:
    Que quieren que les diga, si repasamos la Historia de nuestro país, en especial la mas reciente, creo que, en realidad, Macri es un representante de lo genuina mente argentino. Que la verdadera Argentina es esta, la de la economía primarizada, excluyente y concentrada. Que , los tibios experimentos desarrollistas, como el primer peronismo, Frondizi, Ilia y, con sus claros y obscuros, Alfonsin y la administración Duhalde Kirchner, son la excepción de la regla, la rara avis que no es tolerada por una sociedad que, casi con alborozo, acepta un destino paupérrimo, con la esperanza de una improbable salvación personal y el “pertenecer” a una clase que, cuando no los ignora, los ataca con saña y desprecio.

    Y no, no me volví fatalista, pero si no sabemos donde estamos parados, difícilmente encontraremos las soluciones que necesitamos
    Saludos

  2. Estimado Rosendo Pío Gabino su trabajo me inclina a pensar que absolutamente toda esta casta de apátridas mercaderes esparcidores de “Glifosato” social, son producto de un pueblo manso, dormido y sin compromiso, que lamentablemente no reacciona con vehemencia hasta que le tocan los dos mangos con cincuenta que amargamente ahorró dejando vida, embebido en un falso concepto de progreso.

    Saludos

  3. Estimados Diego y Marcelo, a pesar del tono de la nota coincido con lo que plantea su autor, y lamentablemente hay algo de lo que dicen ustedes dos: tragedias como esta son producto de un pueblo manso, dormido y sin compromiso, y que este gobierno representa un ideal falso concepto de progreso que hacen que la verdadera Argentina sea esta, la de la economía primarizada, excluyente y concentrada.

    Ambas visiones son complementarias y dan cuenta de un asunto común a ambas, que es el imaginario social que se ha construido durante décadas -ya más de un siglo- por el cual nuestro “progreso” (idea de significado esquivo si las hay) se debió a que eramos el “granero del mundo”, y que esa fortaleza agropecuaria era la que impulsaba nuestro desarrollo. Esto es lo que nos enseñaron en la escuela y en los medios de comunicación durante generaciones, y por eso esta falacia -por no decir mentira- está tan instalada en la mentalidad de la población.

    Y a tal punto está instalada que hasta oculta el hecho factico que es que en las épocas en las cuales nuestro país pudo mejorar a nivel general sus indicadores económicos y sociales, esas pocas “primaveras”, ello fue posible a una mayor participación del trabajo en la economía, y sobre todo, del trabajo industrial, nunca el auge de la producción agrícola por sí misma representó para el grueso de nuestro país una posibilidad de desarrollo general, siempre lo fue para una limitada clase de grandes productores agropecuarios, y en detrimento de los productores pequeños y del resto de la población.

    Y -a confesión de parte relevo de prueba- el Ezequiel Ramos Mexía admite indirectamente que este sistema dependiente de producción solo sirve a intereses externos, que se valen del mismo para generar mayor dependencia de esos determinados países, en especial el RU, que hasta nuestros días es el principal beneficiario del sistema de comercialización internacional de los productos agrícolas de nuestro país. Luego han entrado a nuestra escena otros jugadores, pero el juego siempre fue el mismo: que les exportáramos productos primarios a cambio de comprarles otros industriales de alto valor agregado, a lo que luego han agregado su dependencia en comercio y servicios financieros.

    Es fundamental desterrar este mito de que el campo debe ser el sostén de nuestra economía, no solo porque esto nos terminará dejando paulatinamente con menor capacidad de producir divisas -de hecho si los commodities viven una época de precios relativos un poco superiores a los de décadas pasadas es solo por su uso como instrumento especulativo financiero en los mercados de futuro, no por su valor intrínseco real-, sino porque su valor como elemento para generar riqueza decrece a medida que aumenta el de desarrollo tecnológico en los productos industriales.

    Además, un campo sin inversiones tecnológicas crecientes y sostenidas perderá competitividad frente a otros productores viejos y los muchos nuevos que se unieron en las últimas décadas al mercado mundial, sobre todo en África y Asia, los que crecieron dramáticamente en cantidad de superficie cultivada y producción, con una mano de obra más barata y más cercanos a los grandes centros de consumo, y si no se encara una política de acrecentamiento en la cadena de valor de la producción rural -o sea hacer y vender productos agrícolas y ganaderos industrializados y no como materia prima- en pocos años nuestra participación global será cada vez menor, y con ella cada vez nos obligaremos a vender menos y más barato, sin posibilidad que ello pueda ser compensado con una industria que no se desarrolló adecuadamente.

    Los últimos estudios de evolución de la población mundial estiman que hacia el 2050, o sea poco en poco más de tres décadas, la población mundial habrá alcanzado su punto de mayor crecimiento, y que a partir de allí lo esperable es que la misma se mantenga o, más probablemente, decaiga. Ello implica que un mercado mundial que no crece con mayor cantidad de oferta producirá que solo sigan en el juego aquellos productores con mejor calidad y precio, o que puedan haber logrado una mayor competitividad real (o sea sin recurrir a la fácil de explotar más al trabajador, que sirve solo a corto plazo al mismo patrón) y ello implica sentar las bases ahora para que el futuro no nos encuentre sin preparar y en paños menores. Para ello hay que producir industrialización desde el mismo campo, y para que eso suceda los excedentes financieros agrícolas deben ser reinvertidos en tecnología e industria y no en departamentos, plazos fijos o paraísos fiscales, lo cual solo alimenta la especulación financiera, que en última instancia está manejada también desde afuera.

    Este es el asunto de importancia estratégica que subyace tras el hecho del nombramiento de un Ministro de Agricultura a uno de los representantes de una oligarquía terrateniente que siempre ha abogado por nuestra dependencia de terceros países, no es un mero asunto más sin relevancia de los tantos que tiene nuestra politiquería cotidiana, aquí se juega parte de nuestro destino como país y sociedad.

    Saludos. Ernesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: