Noticias Recientes & Destacados

Uno, dos, tres, acción!

Uno, dos, tres, acción!

Sigue la temporada de caza en Argentina

El gobierno de Mauricio dio un nuevo impulso a la temporada de montería 2017. El premio mayor está vacante, ¿quién se animará?

Escribe: Rosendo Pío Gabino

Los noticieros están en efervescencia. Los altos directivos ordenan tener toda la maquinaria presta. Los camiones de exteriores, con el service al día, están a un giro de llave para arrancar su motor. Los drones y sus pilotos embarcados esperan la señal. Los motoqueros adosan su cámara al casco. Son los responsables de seguir la caravana de traslado que será póstuma.

Hace días se viene anunciando la segunda caída más esperada. La primera fue el encierro del empleado bancario sureño devenido en acaudalado empresario de la construcción, especializado en obra pública.
Los relojes están en carrera inversa, todo se vuelve vertiginoso y tenso. El súper ministro de planificación K fue dado de baja. Ahora espera turno para el desguace.

En la puerta del edificio, donde vive el presunto mangante, se junta la muchedumbre republicana e impoluta. Reunión espontánea, convocada por las redes sociales dicen los “opinólogos” del todo.


Los fiscales de la televisión hacen su parte día y noche. Programas
 cuyas transmisiones deberían salir de alguna clínica u hospital porque son verdaderos quirófanos operando en vivo, sin anestesia. Algunos de estos “cirujanos”, Conductores de la frivolidad de la farándula, exhibidores de mujeres en disponibilidad, que muestran todo pero que no hablan nada, han trasmutado a “profundos” analistas de la realidad Argentina. Se muestran instruidos, sofisticados. No obstante, y a pesar de su esfuerzo, la cáscara no cubre su realidad de tristes lectores de solapas que buscan pegar alguna frase célebre, majestuosa, que los distinga y los eleve al púlpito de los distintos. Pero, el mono, mono es.

Los conductores oficialistas, bajo una fachada de gesto adusto, disparan la metralla apretando fuerte el gatillo, excitados, superando la cadencia de tirorecalentando el cañón. La cacería está en desarrollo. Las hienas pandilleras están dispuestas a desgarrar hasta el último músculo de la osamenta.

La galería de las cabezas

Las paredes se van llenando de cabezas. La colección está cerca de completarse. Solo el centro permanece vacío, expectante, aguardando la llegada del trofeo más valioso y codiciado proveniente de Santa Cruz.
Mientras la espera discurre, las imágenes de los 
malhechores esposados, con chaleco y casco se transforman en arte, una moda vanguardista de esta época, un óleo digno de ser presentado en las mejores salas del mundo.
Los Sheriffs
 del micrófono son palmeados por los alcaldes de los medios al terminar cada transmisión. Los dueños y regentes de la información, junto al ejecutivo y a la justicia federal, forman un triángulo de poder irrefrenable, propicio para llevar adelante el coto de caza.
Con las cabezas colgadas el trabajo está hecho. Desde este momento, lo que diga la justicia es irrelevante, el escarnio social es indeleble. 

¿Y cuándo las cabezas se agoten?

El gobierno aceleró la temporada de caza a su máximo régimen. Todo lo que estaba quieto lo activó, le dio movilidad. Rápidamente, obtuvo las cabezas deseadas. Esa convulsión jurídica fue puesta en marcha como distracción a la reforma laboral, tributaria y previsional presentada por el presidente el lunes posterior a las elecciones.
En materia económica el gobierno está 
girando como un Hámster en la rueda a plena velocidad, sin freno, jugando a descarrilar.


La guerra 
Lebacs-dólar se financia con deuda, que a su vez, se financia con más deuda. La rueda gira, gira, imparable, benefactora de prósperos negocios para bancos e intermediarios que degustan y se apropian de generas comisiones.


Esta estrategia de distracción no puede perdurar en el tiempo. La caza mayor muchas veces está limitada por una cantidad máxima de piezas. En otros casos, el terreno ya fue agotado.
Ante un rápida depredación, la única alternativa es recurrir a la caza menor. Sin embargo, esta variable ya no es redituable. Son cabezas que en el mercado cotizan bajo y no producen el mismo efecto hipnótico.
Esta aceleración en el terreno de caza evidencia la crítica situación y lo despiadado de la reforma. Es un momento cúlmine.


Finalmente, consumir tantas cabezas de renombre en tan poco tiempo
 es una jugada peligrosa para el oficialismo. Los postulantes se agotan.
Ahora solo queda el gran trofeo, la cabeza m
ás deseada. Hay que ver si la cacería se acelera o se ralentiza.  ¿Será el doctor Glock el que se lleve el premio especial?

 Uno, dos, tres, acción! – Escribe: Rosendo Pío Gabino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: