Noticias Recientes & Destacados

Perón, el más importante redescubridor de Carl von Clausewitz en el siglo XX

Por Ernesto T. Argento

Tal vez sea de interés para el lector, que Juan Domingo Perón, si bien inspirado en la escuela de “nación en armas” o “guerra total” de Colmar von der Goltz, fué el más importante redescubridor de Carl von Clausewitz en el siglo XX, incluso antes que otros afamados autores a nivel mundial de su época, que a nivel teórico tenían bastante más que relegado al prusiano en favor de otros pensadores del positivismo mecanicista. Es más, en el mundo anglosajón recién en las últimas 2 décadas se están estudiando los conceptos del prusiano, sobre todo porque sus generales, después de muchas derrotas en los conflictos de tipo asimétrico, se están dando cuenta que la guerra en definitiva una cuestión más política que de técnica militar, tal como lo señala von Clausewitz en Vom Kriegue. Sobre todo interesaba a Perón el concepto de “retaguardia” del prusiano, y más que en la cuestión mecanicista del poderío militar y armamentista, repara en lo que este denominaba la “voluntad de lucha”, cuestión moral que para von Clausewitz era la esencia de la fortaleza de un ejército.

Por ello un joven Perón ya en 1933 va un poco más allá de la concepción elitista de von Clausewitz, y sostiene profundizando la idea de éste a la luz de la “nación en armas” que el esfuerzo militar de una Nación no podría sostenerse no solo si la producción nacional se veía afectada, sino sobre todo si las condiciones de vida de la población no eran las apropiadas para que el ciudadano se identifique naturalmente con los valores nacionales y por ello mismo quiera defender su modo de vida más allá de toda obligación. Entonces la voluntad de lucha de la retaguardia era lo que hacía posible sostener el esfuerzo bélico, y esa voluntad de lucha se debía a su vez sostener en el bienestar de la población, y para ello era menester que los trabajadores estuvieran representados no solo gremial sino también políticamente, y para que eso fuera posible había que cambiar un sistema político restringido a unos pocos sectores sociales que concentraban las decisiones, y era necesario entonces construir un partido de masas que expresara los lineamientos del desarrollo nacional. Un poco más tarde caería en la cuenta que no era posible sostener tal desarrollo sin liberarse de la dependencia de las potencias mundiales, y la construcción de un bloque regional que la mitigara, permitiendo destinar recursos al desarrollo económico y social una vez relajadas las tensiones bélicas entre nuestras naciones impuestas desde el exterior con la finalidad de dividirnos para poder reinar desde fuera.

Aparte de ser el antecedente más remoto de lo que luego sería el Movimiento Nacional Justicialista, este razonamiento suponía por entonces una instancia no solo superadora de los autores en boga por entonces, todos inspirados en el positivismo mecanicista, sino también se diferencia de otras experiencias que parecieran sostener algo similar, sobre todo la del fascismo y nazismo, las cuales en definitiva tenían una vocación imperialista propia de las potencias centrales. La idea de Perón era desarrollar el país para desarrollar la paz, con una fuerza militar equilibrada para contener cualquier eventual invasión, mientras que al positivismo mecanicista militarista -incluidos en ello los fascistas y nazis- solo le interesaba incrementar el poderío industrial para incrementar la tasa de producción de sus arsenales, y lo algo similar hacían con sus poblaciones, destinadas solo a producir para las guerras de expansión de sus dominios o a pelear como soldados en ellas para rapiñar los recursos de otros pueblos.

Buceando en la historia del pensamiento militar se pueden encontrar otros vestigios de estas ideas ya desde los antiguos chinos, pero nadie las pudo expresar y darles sentido tan claramente como lo hizo Perón, y encima con la posibilidad de formar oficiales con ellas con sus clases desde la Escuela Superior de Guerra. Sin esta posibilidad no habría existido el GOU, y sin ese movimiento y su irrupción en la vida política nacional hoy Perón sería un ignoto oficial del EA como lo son y fueron otros miles. No en vano uno de los primeros actos después del golpe civico-militar de 1955 fué la intervención de la ESG y la proscripción de los programas de formación del peronismo y de autores de la talla de Enrique Guglielmelli, uno de los lujos que a nivel del estudio de los asuntos de estrategia tuvo nuestro país. Un poco más tarde vendría la intervención extranjera en los programas de estudio, sobre todo en la época de la Doctrina de Seguridad Nacional, pero eso lo dejamos para otro momento.

Perón, el más importante redescubridor de Carl von Clausewitz en el siglo XX
Por Ernesto T. Argento

Anuncios

4 Comentarios en Perón, el más importante redescubridor de Carl von Clausewitz en el siglo XX

  1. Muy buen artículo. Perón, para las principales potencias, era considerado unos de los personajes más peligrosos del mundo. El antisemita Winston Churchill, después de la caída de Hitler, fijo el objetivo primordial de acabar con el “General” del triángulo del sur.
    El desmantelamiento de la industria que corrió Paraguay en el siglo XIX, fue la antesala de los correctivos propinados en el veinte. La caída de Perón fue el castigo por haber osado, entre otras cosas, construir un avión a reacción. En el caso paraguayo, un barco a vapor 100% metálico.
    Hoy, paradoja del destino o continuidad histórica, se vuelve a poner en la picota que Argentina debe ser el “supermercado del mundo”. Las conclusiones a cargo de cada uno.

    • Gracias Diego, es solo parte de una respuesta a otro participante en otro tópico de este blog, no un artículo prearmado. Igualmente a quien le interese ampliar un poco el tema recomiendo que al menos lea “Las guerras de la política” de Javier Fernandez Vega, “Apuntes sobre una historia militar” de Juan D. Perón o su famoso discurso de 1944, y, sobre todo, la vasta obra de Juan Enrique Guglialmelli publicada por el Círculo Militar o como Director de la revista “Estrategia”, en donde se desarrolla el esquema estratégico del peronismo (aunque luego del peronismo en su versión desarrollista tecnocrática al sacarle el movimiento político de masas, ningún gobierno de entonces lo hubiera permitido sino).

      La famosa frase de Churchill en Yalta sobre Perón es discutida, pero lo cierto es que si se pronunció o no es indistinto, pues el recelo al armado de un eje ABC (Argentina, Brasil y Chile) siempre fué un temor de las grandes potencias, porque les significaría perder su hegemonía en esta parte del globo, lo que a su vez alentaría a otras regiones a hacer lo mismo, por lo cual se vería en peligro el suministro de materias primas esenciales, sus posibilidades de vender productos industriales de alto valor agregado endeudando a estos países, y aparte perder el control sobre varios pasos oceánicos, lo que supone que su estrategia de apoximación indirecta o de fllet-in-being se podría ver resentida, y con ello el control militar sobre los mares y los países dependientes, todo esto resumido en pocas palabras aunque en realidad es mucho más complejo.

      Por ello el interés de estas potencias fué siempre que seamos subdesarrollados y que estemos siempre enfrentados entre nosotros, sin poder articular políticas comunes, y menos cuando estas les significaban estar en contra de sus intereses. Esta es la razón por la cual instancias como la UNASUR les resulta un grano en sus asentaderas, así como toda iniciativa común en la que nuestros países logren acuerdos de importancia por fuera de la conveniencia de las grandes potencias. La consecuencia de haber intentado avanzar en este sentido es clara: se desestabilizó en lo posible con apoyo externo a los gobiernos con visión sudamericanista para reemplazarlos democráticamente o no por los de Temer, Macri, la oposición venezolana, la nicaragüense, la boliviana, Kuczynski en Perú, Franco en Paraguay, el golpe a Zelaya en Honduras, Moreno en Ecuador, etc., o sea en lo posible todo intento por construir lazos entre estos países que a largo plazo afecten a sus intereses imperiales.

      Esto no es nada nuevo en la historia mundial, ni tampoco en la sudamericana, que gran experiencia tenemos en que se golpee a nuestros pueblos cada vez que intentan un camino que rompa la dependencia, la excepción sería lo contrario. Pero, les guste o no, el mal para ellos fué que en la década que duró este pensamiento alternativo a la dominación se sentaron precedentes que, aunque se traten de silenciar, en cierta medida ya están inscriptos en la memoria popular, y más temprano que tarde volverán a aflorar cuando el fracaso de sus políticas dependientes deje aún más vacío al relato hegemónico que intentan imponer. Aunque la corten las flores, las semillas permanecen todavía bajo tierra, y cuando pasen estos nubarrones seguirán buscando al sol. Paciencia y tiempo nos sobran, y también una memoria amplia para saber en su momento quien estuvo de cada lado y que es lo que hizo a favor o en contra de sus hermanos.

      Saludos. Ernesto

  2. Alejandro Jaureguiberry // 28 octubre, 2017 en 12:35 am // Responder

    Creo que alemania e Italia buscaron el bienestar de la poblacion, un poco duros, y ademas la falta de armamentos los hizo mecanicistas, de Italia justamente Peron saco lo de la CGT

    • Estimado Alejandro, la CGT argentina se funda en 1930 en un acuerdo de fusión entre dos de las tres centrales obreras existentes hasta entonces, la Unión Sindical Argentina (socialistas y comunistas) con la Confederación Obrera Argentina (radicales, socialistas e independientes), quedando sin adherirse la FORA V Congreso (anarquistas). Esta central estaba inspirada en su homóloga francesa, fundada en 1896 como una de las primeras centrales sindicales confederadas del mundo. O sea, en esto Perón y el fascismo no tuvieron nada que ver, al menos hasta después de 1945. También antes en los EEUU se habían fundado la AFL (American Federation of Labor, 1886) y la CIO (Congress of Industrial Organizations, 1938), y la pionera fué la Unión General Labour inglesa de 1838.

      Sin perjuicio de esto debe recordarse que Peron viaja a Italia entre 1939 y 1941 como agregado al Comando Alpini para perfeccionarse en técnicas militares como esquí, alpinismo y combate en alta montaña, y la creación de un movimiento político organizado de trabajadores la formula anteriormente, como dije antes en 1933, pero en ello se refiere más a lo que luego será el Movimiento Nacional Justicialista que a la CGT. Se podrá decir que el encuadramiento obligatorio de los trabajadores italianos en un sindicato único data de 1926 y era anterior, pero el modelo fascista en este sentido poco tenía que ver con el peronista, por cuanto en el italiano era condición excluyente la pertenencia al movimiento fascista, mientras que en el caso de la CGT varios sindicatos mantuvieron una postura independiente del peronismo, incluso algunos siguieron en manos del partido socialista o radical.

      En cuanto al tipo de organización sociopolítica, si bien en ambos casos la misma se basaba en organizaciones intermedias de carácter corporativo, en la Italia fascista o la Alemania nazi las mismas respondían a un partido único y eran dependientes de su gobierno, en tanto que en Argentina, siguiendo un modelo más parecido al de EEUU en el New Deal, estas organizaciones funcionaban como expresiones de interés de distintos grupos sociales, y si bien articulaban algunas cuestiones con el gobierno, de ninguna manera estaban sometidos formalmente a éste, y esto sin obviar el hecho de que en la Argentina jamás en el periodo peronista se instauró un régimen de partido único. Por ello quienes quieren ver la inspiración fascista o nazi en el peronismo se equivocan y más que apuntar a Europa tendrían que mirar a los Estados Unidos de Roosevelt, que sí se inspiró en una economía dinamizada por la intervención estatal -sobre todo a partir de la obra pública- como en el caso italiano para recuperar una alicaída economía y hacer frente a enormes tasas de desempleo.

      En cuanto al mecanicismo es un concepto ideológico que incluye la cuestión técnica pero que va más allá de la misma, es una creencia derivada del paradigma positivista en que a través del dominio de la técnica y de las ciencias exactas se pueden controlar las fuerzas naturales y el espíritu humano, dado que los componentes de los mismos funcionan en sistemas homólogos con principios similares a los de las ciencias naturales, y en especial los de la física. Aunque pareciera que la base de esta creencia es un materialismo exacerbado, en realidad es una concepción idealista que reduce la complejidad del mundo real a pocos principios deducibles mediante fórmulas exactas. En el ámbito político-militar esta creencia supone que tendrá más poder quien más fuerza tenga, y esa fuerza está basada en que sea mayor a la del oponente para que la reacción del mismo no le sea oponible. Uno de los corolarios falaces de esto es que quien tenga los mejores arsenales o armas tendrá un mayor poderío militar, y por lo tanto, de ello hay un paso a deducir que ese mayor poderío le permitirá mejorar el estándar de vida de su población a través de ganar por la coerción o la fuerza los recursos de otros países. El sustrato de esto convergía con otra teoría de un naturalismo mecanicista, la del Lebensraum (Espacio Vital) de Friedrich Ratzel, que sirvió de inspiración al expansionismo alemán, italiano y japonés de entonces, el cual ya venía prefigurándose desde antes de la Iº GM.

      Por ello señalé antes que ese positivismo mecanicista militarista, propio de los países europeos de entonces, solo le interesaba incrementar el poderío industrial para incrementar la tasa de producción de sus arsenales, y algo similar hacían con sus poblaciones, destinadas solo a producir para las guerras de expansión de sus dominios o a pelear como soldados en ellas para rapiñar los recursos de otros pueblos considerados inferiores en pos de satisfacer las necesidades de su Espacio Vital. Tal concepto nunca estuvo ni de cerca en la doctrina peronista, según la cual todos los pueblos del mundo estaban en condiciones de igualdad, y que debían satisfacer las necesidades que no podían sustentar por sí mismos en el comercio entre ellos en términos de independencia, solidaridad y reciprocidad, y nunca suponiendo el dominio de los unos sobre los otros. Por ello esta doctrina siempre rechazó al imperialismo en todas sus formas, en especial al que se configura en la Guerra Fría y que quedará plasmado en la popular consigna “ni yankis ni marxistas”.

      Por ello comparar al peronismo con el fascismo o el nazismo es desconocer un espíritu de la época que cruzaba por entonces desde Washington a Moscú y todos sus intermedios en cuanto a sociedades corporativas basadas en gobiernos fuertes, siendo el caso del peronismo mucho más parecido al de los EEUU de Roosevelt que a los regímenes dictatoriales europeos, esto último como lo quiso presentar la propaganda antiperonista con escasos fundamentos.

      Por ello Perón reconocía la validez de los conceptos de von Clausewitz en una época en la cual el resto de los estudiosos militares se basaban en el mero poder militar como forma de triunfar en una guerra, relativizando al “espíritu de lucha” que para el prusiano -y Perón- era el elemento central del poderío de una Nación. Recién pasadas las derrotas de las grandes potencias ante las insurrecciones libertarias de sus colonias africanas y asiáticas se entendió que la voluntad de lucha de los pueblos era mucho más poderosa que los arsenales de los que pudieran disponer, y que, finalmente, la guerra siempre se había tratado de lo que von Clausewitz advirtió, que era la continuación de la política por otros medios.

      Saludos. Ernesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: