Noticias Recientes & Destacados

Segun el medio Jane’s argentina busca nueva nave de asalto anfibio

060831-N-6214F-017 Arabian Sea (Aug. 31, 2006) Ð The amphibious transport dock ship USS Nashville (LPD 13) underway patrolling the Arabian Sea as part of the Iwo Jima Expeditionary Strike Group (ESG). Nashville recently deployed from her homeport of Norfolk, Va., beginning a regularly scheduled six-month deployed in support of maritime patrol operations and the global war on terrorism. U.S. Navy Photo by Mass Communication Specialist 1st Class Robert J. Fluegel (RELEASED)

Posted by Mavec

Si bien este tema no es una novedad y ya durante el 2016 e incluso antes desde la cartera de defensa y la ARA habían trascendido noticias sobre el interés de la armada de incorporar esta clase de buques tanto de la clase Austin como de la clase whidbey island, ambas clases de buques que la marina de los EE.UU tiene disponibles para venta de segunda mano en sus programas de ventas para el extranjero a armadas amigas, el actual “acercamiento” con el país del norte seguramente despeje el camino si se tiene verdadera intención de hacerse con una embarcación de este tipo.

Cabe señalar que, de todas maneras, aunque hoy se haga ver lo contrario, este tipo de ofrecimientos de material naval como también de material aeronáutico y terrestre también fueron realizados a lo largo de los años a las distintas administraciones de turno, manteniéndose abierta la intención de venta bajo el formato de FMS para nuestro país.

Por otro lado, también está abierta la opción que aparentemente contempla tanto el Mindef como la ARA para la construcción local de un buque de desembarco anfibio, aunque de menor porte que los antes mencionados.

Este ofrecimiento por parte de la coreana Daewoo sobre la construcción de buques de la Clase Makassar aparentemente sigue en carrera siendo analizado por ambas entidades.

Un ofrecimiento similar fue realizado por Daewoo a la armada de Perú siendo concretado por la misma y próximo a recibir su primera unidad de este tipo fabricada en los astilleros SIMA.

Sigue siendo una incógnita si de ir por un buque de segunda mano de mayor porte dejaría de lado la posibilidad de concretar la opción de Daewoo, o si por el contrario la idea del Mindef seria contar con dos buques de esta clase, uno adquirido de segunda mano y otro de factoría local, lo cual sería lo más adecuado teniendo en cuenta la posibilidad de trabajo y desarrollo que daría a los astilleros argentinos la construcción de un buque de este tipo y por otro lado la proyección con la que contaría la ARA de contar con dos de estas unidades para cubrir las necesidades del vasto territorio marítimo nacional.

9242623

Buque de la marina de EE.UU de la clase Austin, se puede apreciar un hangar retractil similar al utilizaado por algunas unidades de la ARA

Buque de la clase whidbey island tambien ofrecido por parte de EE.UU:

Relieve Discomfort061116-N-2456S-306

 

buques de la Clase Makassar

C03

66E

Nota Jane´s:

Argentina está estudiando opciones para la adquisición de un buque de asalto anfibio -incluyendo un buque de segunda mano como un punto muerto o localmente construyendo un nuevo buque a medio-largo plazo- informaron fuentes militares de Buenos Aires a Jane.

El interés de Argentina en transferir un LPD de segunda mano de clase Austin de los Estados Unidos, ya en estado de reserva, fue discutido durante una visita a Buenos Aires por el vicepresidente estadounidense Mike Pence “que escuchó con simpatía”, dijo una fuente militar local.

La idea de adquirir una embarcación de transporte anfibio de segunda mano fue discutida previamente durante una visita de 2016 a Washington, DC, por el ex viceministro de Defensa de Argentina, Ángel Tello, pero las conversaciones no fueron más allá.

Intereses Estrategicos Argentinos

Anuncios

14 Comentarios en Segun el medio Jane’s argentina busca nueva nave de asalto anfibio

  1. Que casualidad; justo este fin de semana me había puesto a releer el intercambio entre Tam y Torrisi en el viejo foro acerca de la Imara y la conveniencia o no de la incorporación de uno de estos buques.
    Saludos.

  2. Los buques de 2º mano, pueden traer aparejado el problema del asbesto, que cubre cañerías y fuentes calóricas en buques de determinada época, Francia, en su momento, le quiso vender a la ARA unas Fragatas a precio simbólico, por tener ese problema. La intervención de la Aduana impidió que la “compra” se concrete- Habrá que tenerlo en cuenta.
    Saludos

    • Los buques ofrecidos en su momento fueron el Foudre y el Siroco ambas unidades de desembarco del tipo LPD. El ofrecimiento fue rechazado por la cartera de defensa con previa intervención del congreso precisamente por poseer asbesto como bien usted menciona. No obstante, esta cuestión no fue determinante para que tanto la marina de Chile como la de Brasil se hicieran con estos buques aumentando considerablemente sus capacidades de proyección marítima con respecto de nuestra armada.
      Los buques ofrecidos por EE.UU de la clase Austin datan de la década del ochenta y noventa y los de la clase Whidbey Island entraron en servicio en 1985, seguramente también tienen componentes con asbesto sin embargo al parecer tampoco fue un problema para la marina estadounidense la cual los utilizo por muchos años e incluso hoy en día tiene varias unidades de este tipo en servicio.
      Saludos.

      • ¿No fueron los clase Ouragan los que fueron rechazados por la cuestión del asbesto?
        Saludos.

  3. Exacto estimado si la memoria no me falla el Foudre y Siroco son de la clase Ouragan, de todas maneras puedo equivocarme, si tiene un dato mas certero se agardece.

    Saludos.

  4. Estoy casi seguro que el Foudre y el Siroco son de la clase Foudre, los Ouragan son otros más antiguos.
    Saludos.

    • Estimado Firetam revisando archivos e info efectivamente los ofrecidos a la ARA eran de la clase Foudre y como bien dice la clase Ouragan corresponden a una clase de buques más antiguos.

      Por otro lado, y volviendo un poco más en el tema, hubiera sido interesante (si es que hoy en día no se contempla) ir por los LPD de la clase whidbey island más modernos que los de la clase Austin y que además hace algunos años recibieron actualizaciones importantes y también están disponibles para la venta a través de FMS.
      Aparentemente quieren sacarles jugo a los buques remanentes de la clase Austin ya dados de baja en la marina estadounidense, pero son buques con más de 40 años de servicio y que actualmente no más de dos o tres unidades continúan activas en EE.UU.
      También según leí, estos buques fueron ofrecidos en su momento a las armadas de la India la cual incorporo uno y a la armada de chile que lo descarto.

  5. Como comenté mas arriba, justo en estos días estuve releyendo el debate sobre este tema que se dio en Interdefensa hace un par de años atrás entre Tam, Torrisi y otros foristas. Y la verdad que yo también soy de los que piensan que a nosotros con un par de LST ligeros nos alcanza y nos sobra. Esos mastedontes tipo LPD/LPH son para Armadas que operan a miles de kilómetros de sus costas; nosotros en solo necesitamos cruzar el Estrecho de Magallanes para abastecer Tierra del Fuego.
    Saludos.

    • Estimado Fireteam, veo que Ud. es un nostálgico. Pero aprovechando que me nombra, y dejando por sentado que lamento que Torrisi no esté aquí para enriquecer la discusión, sigo sosteniendo lo que dije en su oportunidad: no veo para que nuestro país quiere buques de asalto cuando el principal motivo de justificar su presencia en estos lares sería Malvinas, HHCC que ha sido sacada de la agenda en su faz militar por nuestros gobernantes desde 1994. Sacando MLV un mastodonte de esos no tiene razón de ser en la ARA, sobre todo cuando esta tiene carencias mucho más importantes, un presupuesto operativo escaso, y este tipo de buques suponen una complejidad logística y un costo operativo difíciles de solventar en tales circunstancias.

      Lo que digo no es antojadizo sino que surge a simple vista de ojo al tener presente los argumentos que quienes desean incorporar tales buques: que son necesarios porque ya tenemos los vehículos anfibios y no tienen donde entrenar, que una IMARA sin buques de desembarco no es IMARA, que son imprescindibles para tareas humanitarias en el país y en el exterior, que serían la forma de equiparar capacidades que tienen nuestros vecinos, y falacias por el estilo dichas y repetidas incluso por los mandos castrenses, pero sin mayor desarrollo de cada una de estas supuestas razones para fundamentarlo de forma creíble y realista con las reales posibilidades de sustentar tales lineamientos.

      Y aprovechando que en este sitio podemos decir las cosas a calzón quitado y sin andar en pantalones cortos, podemos señalarlo sin vueltas y con todas las letras: estos grandes buques anfibios solo se justifican en países imperialistas que deben intervenir a miles de km de sus bases, en aquellos en los cuales su condición insular o la de parte de su territorio requiere grandes desembarcos en el primer escalón en zonas poco extensas, o en donde la paridad de fuerzas y densidad de las mismas atenta contra la fluidez en la maniobra y hace necesario abrir un frente estratégico a retaguardia del adversario para intentar dislocar su dispositivo defensivo. Nuestro país no cumple ninguno de estos supuestos, por ello coincidimos en que con buques de desembarco de mucho menor porte puede realizar las mismas funciones y ganar en flexibilidad operacional sin necesidad de comprarse un dolor de cabeza logístico o requerir que toda una flota de escoltas le brinde protección a estos grandes buques, que además serían un blanco ideal para el enemigo, haciendo que con un simple torpedo o misil pueda frustrarse una operación estratégica entera.

      Soñar con utopías es algo que valoro como forma de mejorar lo que se tiene, pero cuando tales sueños se confunden con lo real y presente entonces pasan a ser delirios, y eso es patológico. Creo que es hora de dejar un poco de lado estos delirios de grandeza y poner los pies sobre la tierra, ver en la situación que estamos en cuanto a prioridades y necesidades de nuestras FFAA, y en función de ello ir por una senda que nos lleve a objetivos concretos y razonables, ya que lo otro solo nos conducirá a nuevos fracasos y frustraciones, y de esas ya tenemos bastantes.

      Saludos. Ernesto

  6. Hoy conocí el foro. Interesante debate, muy positivo. Dos comentarios para contribuir. Qué pasa si recurrimos al mercado ruso? Y segundo y con ideas de mediano y largo plazo (ya que es un foro de estrategia) se piensa en la industria naval argentina. El Cabo San Antonio se hizo en Río Santiago. Si bien no era buque de asalto sino de desembarco, no estaría mal retomar está industria nuevamente. Saludos cordiales.

    • Bienvenido al debate estimado Endrass, si me permíte le doy mi humilde opinión sobre sus planteos, haciendo la salvedad de lo que dije antes coincidiendo con Fireteam en que los buques de asalto anfibio nos quedan grandes para nuestras reales posibilidades actuales y del futuro cercano.

      En primer lugar hay que saber que el primer obstáculo para recurrir al mercado ruso es la mentalidad de nuestras propias FFAA, culturalmente alineadas con los EEUU, Inglaterra o Francia –según el caso- y por ello mismo lo que no tiene origen en estos países es altamente resistido por buena parte de sus mismos integrantes. Está por demás decir que los resultados mostrados por los equipos de ese origen han demostrado y demuestran su confiabilidad y eficacia en todo tipo de conflictos a lo largo y ancho del mundo, pero aquí se sigue desconfiando del material de ese origen cuando no –como en el caso de los Su-29 – directamente se ha saboteado su línea de soporte para justificar una prematura salida de servicio de esos aparatos, tal vez el único caso mundial en donde esto ha sucedido con esos aviones de primer nivel en el campo de la acrobacia. Ni hablemos de la resistencia que ha tenido la incorporación de los Mi-171, e incluso todavía no falta quienes lo denostan pese a los excelentes resultados que nos han dados esas máquinas desde su incorporación, realizando todo tipo de tareas en las condiciones que para otras máquinas son imposibles, como desenterrar de 5m de profundidad en el barro los motores del avión siniestrado en el Delta días atrás.

      Si eso sucede en la FAA, ni pensemos lo que es la anglófila ARA, y el rechazo prejuicioso que allí han tenido los polacos Neftegaz, pese a que si no fuera por estos buques no hubiera podido tener lugar el abastecimiento de la última Campaña Antártica. Se hablaba de incompatibilidades logísticas, doctrinarias, de que los caracteres cirílicos confundirían a sus tripulantes (cosa superada con una simple rotuladora), y todo tipo de sandeces y excusas que quedaron desestimadas por el excelente desempeño de estos buques, a pesar de su antigüedad.

      Con este tipo de prejuicios es al ñudo hacer planteos de orden estratégico, sobre todo cuando la máxima conducción de ese aspecto a su vez replica la mentalidad sesgada de sus subordinados y trabaja para realinear cada vez más nuestros intereses a los de EEUU y su bastión europeo, el RU, mientras coquetea con el resto de la UE con la tonta esperanza de colocar allí parte de nuestras materias primas, y por mera necesidad de divisas e inversiones soporta a duras penas a China. En este contexto es imposible pensar en una apertura al mercado ruso de armamento, sobre todo mientras se mantenga el conflicto de Ucrania con ese país por consecuencia de la reincorporación de Crimea a su antigua patria rusa.

      Respecto al segundo punto que plantea, coincido plenamente en que la capacidad de nuestra industria naval da para realizar todos los buques de desembarco que eventualmente necesitemos, incluso preparados para misiones más complejas que los de un simple LST. Desde el punto de vista estratégico ello posibilitaría ahorrar divisas por la menor incorporación de productos importados, la posibilidad de obtenerlas por la exportación de este tipo de buques y/o de su diseño, generar empleo a nivel local y desarrollo en las industrias de proveedores navales, y garantizar la operatividad de estos buques sin problemas y con mínima dependencia externa por la mayor cantidad de tiempo durante su vida útil. Pero para eso hace falta vocación industrial, una cualidad de la cual este gobierno carece completamente.

      Saludos. Ernesto

    • Estimado ante todo bienvenido es un gusto tenerlo participando.

      Le hago una aclaración que no es importante, pero vale la pena realizarla, Intereses Estratégicos Argentinos en su constitución y funcionamiento no tiene los lineamientos de un foro y tampoco nos consideramos como tal.

      A diferencia de los foros, en nuestra página todo aquel que quiera participar, opinar y aportar lo puede hacer en cualquier momento si la necesidad de la aprobación de un comité que procese su registro.

      Dentro de nuestra página en lo posible y con nuestras limitaciones de estructura y equipo, tratamos de aportar no solo noticias de las principales instituciones del espectro estratégico sea industrial, político, tecnológico y militar y sumarle nuestros propios aportes desarrollados en base a trabajos de investigación hechos por nuestra cuenta acciones estas que nos han dado el privilegio de ser colaboradores de otros sitios del ámbito de defensa como por ejemplo de la Revista Aeroespacio, Gaceta Aeronáutica, Maquina de Combate (Perú) y por su puesto hasta no se hace mucho del viejo foro Interdefensa en el cual éramos casi los únicos que aportábamos material propio al mismo junto con el que hoy es administrador del ese foro.

      Hecha esta presentación de bienvenida y yendo a su pregunta en concreto, por supuesto que dejando a un lado la discusión de si son convenientes o no este tipo de buques hoy para la armada de nuestro país según los ricos argumentos expuestos tanto por el señor TAM como por Firetaam y Jorge B. Desde nuestro sitio siempre que la lógica lo justifique tratamos de apoyar la industria local en todos sus aspectos y por supuesto que el naval es un ámbito estratégico para cualquier país que quiera que su economía e industria prospere y se desarrolle.

      Es por eso que a nuestro parecer la opción más productiva es la ofrecida por la coreana Daewoo con los buques de la clase Makassar la cual contempla la construcción de al menos una unidad en astilleros nacionales se Tandanor o Rio Santiago (si es que sobrevive a la actual crisis que atraviesa), sin dudas generaría valor agregado y desarrollo en la construcción de este tipo de buques de menor desplazamiento que los ofrecidos por los EE.UU y por supuesto con la ventaja de ser de fabricación nueva, con un diseño moderno y versátil acorde a los tiempos que corren y las nuevas tendencias navales a nivel global y además se podría instalar en el buque tecnología de punta que nunca es lo mismo que un buque con 30/40años de servicio o más el cual fue sometido a una modernización.

      Desde ya lo repito gracias por su participación y aporte, Saludos Matías.

  7. Algo así sería lo ideal para nosotros:

    • Lindo buque, no sé si es lo ideal pero por ahí anda la cosa. Nuestra IMARA en esencia tiene los mismos medios -en realidad menos- que los que usaba con el ARA Cabo San Antonio, LST de construcción nacional basado en un modelo estadounidense de los años ’50, por lo cual irse a buques grandes y muy sofisticados obligaría a una reformulación de esa fuerza, ya que estamos hablando de Sistemas de Armas (SdA), y desde esta óptica el mismo buque tiene que estar en relación con los medios transportados, los medios de proyección, los medios de protección, y el componente humano involucrado, todo esto evaluado no solo desde la relación costo/beneficio, sino también desde los aspectos doctrinarios aplicables a las misiones y tipo operaciones que se lo piense destinar.

      La industria naval mexicana aún le sirve perfectamente seguir construyendo buques basados en modelos de mediados del S.XX, Venezuela está aprovechando una numerosa y poderoso fuerza anfibia basada en pequeños buques, Perú y Chile usaron LST de porte medio hasta hace muy poco sin ningún problema, lo mismo que Grecia, Filipinas y una larga lista de países que eran en su momento abastecidos por el bloque socialista.

      Por lo demás hoy no tiene demasiado sentido apostar a grandes y complejos buques anfibios de desembarco de carros para el asalto cuando estos desembarcarán fuera de las áreas más protegidas, las que deben ser batidas previamente por la aviación y reducidas mediante asalto aéreo. No tiene sentido insistir con tácticas de la IIºGM cuando hoy la doctrina va por ese lado, y ni siquiera tenemos los medios adecuados para soportar un desgaste como el de Normandía o las Islas del Pacífico. Por esto sería razonable contar con medios complejos y grandes si ese tipo de asalto se va a realizar en zonas lejanas al propio territorio, no solo de transporte de asalto anfibio sino también de portaaviones, pero en las condiciones operacionales propias de la ARA ese apoyo aéreo puede ser brindado -con los medios adecuados- desde las propias bases continentales, haciendo poco útiles a estos mastodontes marinos, los que insumen muchísimos recursos que hoy en la ARA escasean. Por ello a mi entender una flotilla de algunos LST pueden perfectamente cubrir nuestras necesidades presentes y del mediano plazo.

      Desde el punto de vista de la industria naval, si bien toda nueva construcción en nuestros astilleros en bienvenida por lo que ello implica en empleos y actividad económica, es mucho más sano fabricar muchos buques pequeños o medianos en serie que uno o dos grandes buques, dado que en el primer caso se produce una economía de escala que en el segundo caso no existe, y ello permite que muchos talleres apalancados por la continuidad de trabajo se animen a producir y encarar la fabricación de componentes que, desde el punto de vista económico, les resultan poco convenientes en series pequeñas. Además, con las series largas el personal adquiere mayor destreza en su trabajo, lo que a su vez mejora la productividad y los costos de producción, además de la estabilidad en el empleo.

      Desde la óptica del diseño, un desarrollo nacional estará orientado a responder a las propias necesidades de la fuerza, requiriendo las mínimas adaptaciones que muchas veces requieren los proyectos extranjeros, los cuales generalmente requieren adaptaciones que resultan en mayores costos y tiempos de producción. Además, utilizar un diseño extranjero obliga al pago de derechos de licencia y royalties que implican significativas divisas que van a parar al exterior, y que desalientan al desarrollo de la ingeniería y arquitectura naval local, la que una vez desarrollada puede llegar a ofrecer sus servicios de diseño y/o construcción a países menos desarrollados, o incluso facilitar la producción local en ellos bajo licencia, con lo que se ganarían divisas en vez de erogarlas.

      Tal vez hoy sea más osado tratar de fabricar y ofrecer buques de combate de alta complejidad, tales como destructores o fragatas, pero es perfectamente posible para nuestras capacidades actuales diseñar, producir y ofrecer buques de baja complejidad que los hagan asequibles por distintos armadores y marinas de países poco desarrollados.

      Todos estos aspectos -junto a muchos otros- deben ser tenidos en cuenta cuando se analiza cual sería el buque “ideal” para nuestras necesidades, no es una cuestión de gustos, sino de análisis racional bajo una doctrina previamente demarcada en función de los intereses estratégicos nacionales.

      Saludos. Ernesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: