Noticias Recientes & Destacados

LOS BUQUES DEL TÁMESIS

Por Matias Avecilla

Aprovechando nuestra visita a la ciudad de Londres repasaremos la historia de dos emblemáticos buques que hoy descansan a orillas del Rio Támesis en las inmediaciones del London Bridge.

El HMS Belfast

La construcción del HMS Belfast se realizó en el astillero Harland and Wolff Heavy Industries Limited, con sede en la ciudad de Belfast, Irlanda del Norte. Quizá para los más entendidos en cuestiones navales, este astillero es más renombrado por ser el constructor del mundialmente famoso RMS Titanic y su no tan trascendente gemelo el RMS Olympic.

La construcción de este Crucero Ligero de la Clase Town, comenzó en el año 1936, saliendo de las gradas del astillero dos años después.

Con un desplazamiento de 13.175 toneladas a carga máxima, durante mucho tiempo este buque fue el crucero más grande y más poderoso de la Royal Navy y fue parte de un encargo que contemplaba la construcción de 139 buques de distintas clases entre portaaviones, embarcaciones de transporte y dos Crucero de la clase Town, el Belfast y el Edinburgh.

Durante sus años de apogeo, el buque presto servicios activos e importantes en el desarrollo de los diferentes combates y operaciones navales en la segunda guerra mundial.

Las acciones más destacadas del buque y su tripulación de 850 hombres, fueron la captura de reservistas alemanes a bordo del SS Ancona, formo parte de los convoyes del Ártico como unidad de patrulla función esta que se potenciaba gracias a que el crucero tenía en dotación dos Hidroaviones Supermarine Walrus que incrementaban sustancialmente su radio de alcance ejerciendo funciones de vigilancia y reconocimiento.

Fue su poder de fuego el que posibilito el hundimiento del acorazado Schanhorst de la escuadra alemana y también se cruzó en combate con el acorazado Tirpitz.

Sin dudas al igual que muchos buques aliados, sus participaciones en el conflicto fueron intensas y continuas.

Dentro de sus “cicatrices de guerra” en el año 1939, el Belfast sufrió graves averías a consecuencia de una mina submarina dejada por el submarino alemán U-21, por el efecto de los daños sufridos, el buque debió ser sometido a reparaciones de gran magnitud las cuales demoraron tres años.

Una vez vuelto al servicio a finales de 1942, fue reasignado al 10° escuadrón de cruceros de la Royal Navy cumpliendo tareas de escolta brindando seguridad a los convoyes con destino a la entonces Unión Soviética.

En 1944, intervino desde un principio en los desembarcos aliados en Normandía donde con sus cañones de 6 y 4 pulgadas, como buque insignia de la fuerza E, participó en el bombardeo de las posiciones enemigas apoyando las acciones de británicos y canadienses en las playas Gold y Juno. Posteriormente, ayudó a la toma de Caen colaborando en el bombardeo de la ciudad.

A finales del conflicto, se desempeñó al frente de la escuadra inglesa en aguas australianas hasta su conclusión.

A 25665_0

El HMS Belfast en operaciones durante el desembarco de Normandia en el dia D

SU PARTICIAPACIÓN EN LA GUERRA DE COREA

Iniciadas las hostilidades de EE.UU con Corea, el HMS Belfast, como parte del apoyo aliado hacia ese país contra le península Coreana entre los años 1950 y 1952, fue uno de los buques que consolido la punta de lanza de la Royal Navy prestando cobertura de fuego contra objetivos terrestres, misión la cual podía cumplir perfectamente gracias a su gran poder de fuego constituido por sus 12 cañones triples de 152/50 mm, 12 cañones de 102/45mm en seis afustes dobles, 16 cañones de Aire Aire de 40,5/40mm, 5 cañones Bofros de 40/46mm, 14 cañones Oerlikon de 20/70mm, sumados al equipamiento antisubmarino y un abundante fuego de ametralladoras distribuidas por diferentes partes del navío.

Un 24 de agosto de 1963 el veterano crucero ya con muchas operaciones logísticas, de seguridad, vigilancia y de combate en su repertorio, es retirado del servicio activo dentro de la Royal Navy, el cual después de una breve gira de despedida, puso en descanso sus motores en las cercanías del London Bridge abriendo sus puertas como museo en el año 1971 y hasta el dia de hoy como se aprecia en la imagen de portada, permanece en ese lugar.

El Golden Hinde

1488654729328

El Golden Hinde, es otro navío que se puede apreciar en este caso apostado en un dique a orillas del Támesis.

Esta embarcación emblemática se mantiene en cierta forma como testigo y legado del pasado pirata en la historia inglesa. ligado íntimamente a los trasfondos que por aquellas épocas la corona británica asignaba a estos tipos de buques y por consiguiente a sus tripulaciones que incluian generalmente tareas de toma y saqueos de embarcaciones mayormente pertenecientes a la corona española, los cuales venían de las américas con importantes cargamentos de oro robados a los nativos del continente.

Dentro de ese marco, muchos piratas británicos de la época eran tentados por el salvo conducto ofrecido por la corona, dándoles la posibilidad de continuar con las prácticas de piratería, pero en este caso dentro de un marco más “legal” para la corona británica, otorgándoles el cargo de Corsarios con la condición de que un porcentaje considerable de los botines robados fueran a para a las arcas de la corona.

Es así como incluso algunos de los más famosos piratas de la época se adecuaron a las exigencias oficiales convirtiéndose paradójicamente en nobles caballeros ingleses olvidando su caótico pasado pirata.

De esta forma el Golden Hinde, naturalmente forma parte de ese pasado oscuro y disfrazado bajo nombres más pintorescos y civilizados, que se asocian hoy a la corona británica y el Reino Unido.

La historia de este Galeón que surco las aguas en el siglo XVI esta aparejada con el nombre inconfundible y carismático de Sir Francis Drake o Francisco Draque el pirata, para los españoles a los cuales saqueaba a menudo respondiendo a las funciones asignadas como “noble Corsario” por la entonces reina Isabel I de Inglaterra.

Drake, realizo un gran número de saqueos alrededor de diversas partes del mundo, tomando navíos y recaudando tesoros para la corona, lo cual representaba un verdadero dolor de cabeza para los españoles que llegaron a poner un precio realmente alto para la época como recompensa a quien lo capturara vivo o muerto.

Luego de prestar servicios en la guerra entre España e Inglaterra, el famoso Corsario o Pirata, partió en 1595 hacia lo que se conocía como las Indias Occidentales, en una expedición contra los españoles que fracaso y en la que enfermo de disentería, falleciendo en la ciudad de Portobelo Panamá un año más tarde.

El Golden Hinde, hoy apostado a orillas del Támesis, es en realidad una réplica de aquel Galeón que alguna vez comando Francis Drake, en el cual la reina le otorgo el cargo de Sir, no obstante, esta replica conserva componentes del casco y objetos del buque original y es exhibido como museo.

Intereses Estrategicos Argentinos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: