Noticias Recientes & Destacados

Aviones Pampa interceptaron avión ilegal que finalmente escapó a Bolivia

La aeronave, con sospechas de estar dedicada al narcotráfico, fue detectada al sobrevolar Santiago del Estero.

El martes pasado un radar ubicado en la localidad formoseña de Las Lomitas detectó un avión que volaba en forma clandestina sobre territorio de Santiago del Estero, presuntamente dedicado al tráfico de drogas. Dos aviones Pampa de la Fuerza Aérea lo persiguieron pero la nave logró escapar a Bolivia.

El avión fue detectado cuando se encontraba a unos 70 kilómetros de la ciudad santiagueña de Monte Quemado. Tras confirmar que el piloto no tenía plan de vuelo, fue declarado como Tránsito Aéreo Irregular (TAI). Ante esta situación se activó el protocolo correspondiente para interceptarlo y dos Pampa, fabricados en la Argentina para entrenamiento avanzado pero con capacidad de combate, despegaron.

La aeronave sospechosa era un Cessna 210 monomotor de color blanco con franjas azules con matricula boliviana. Los pilotos argentinos pudieron comprobar su número de matricula, la identidad de su propietario y tomaron fotografías y videos. El avión fue adquirido en Estados Unidos en el año 2015 por un ciudadano de Bolivia.

Si bien los Pampa dieron la orden de aterrizaje, los integrantes del Cessna hicieron caso omiso a las advertencias y escaparon al cruzar la frontera hacia Bolivia. Fuentes oficiales destacaron a Télam que en el primer cuatrimestre de 2017 se detectaron más de 200 vuelos sospechosos, tres veces más que en el mismo período del año pasado.

http://www.perfil.com/sociedad/dos-pampa-persiguieron-a-un-avion-ilegal-que-escapo-a-bolivia.phtml

Anuncios

2 Comentarios en Aviones Pampa interceptaron avión ilegal que finalmente escapó a Bolivia

  1. Como piloto lo digo y con el pasar de los años fue cambiando mi opinión con respecto a este tema, creo que hoy no alcanza con usar el protocolo establecido por la OACI para este tipo de interceptaciones y escolta de vuelos irregulares o no registrados.

    Más allá del famoso y trágico caso peruano y como conocedor de las distintas situaciones que se dan en los distintos espacios aéreos de nuestro país, hoy en día la aviación civil privada tiene que adaptarse a la situación actual nacional, regional y mundial, dado que ya no es posible realizar vuelos entre los diferentes espacios aéreos y CTR del país sin presentar un plan de vuelo ya sea en tierra antes de iniciarlo o una vez en vuelo poniéndose en contacto con el CTR más cercano si el aeródromo de salida no es controlado.

    Con esto quiero decir y lo sé por experiencia propia, que hay pilotos que mantienen una actitud reacia a presentar planes de vuelo ya sea en las oficinas de control de los aeródromos cuando las tienen, por teléfono llamando al CTR más cercano, o presentarlo ya en vuelo cuando tienen contacto con el control de torre respectivo. Mayormente mantienen esta actitud porque están acostumbrados a volar en espacios no controlados que hoy en día ya pasaron a tener un control radar y un CTR por consiguiente.

    ¡Deberán entender que estas costumbres ya no pueden mantenerse si desean realizar un vuelo seguro y si no asumir el riesgo de no hacerlo!!!

    Conociendo esta problemática y sabiendo que no todos los vuelos irregulares o no registrados son si o si de contrabando o actividades delictivas si no que están los vuelos irregulares a causa de lo que menciono más arriba y sobre todo que existe un tráfico muy importante de aviones privados pertenecientes a grandes estancias, pooles de siembra y otras actividades del rubro, además del importante volumen de vuelos de taxis aéreos que ofrecen servicios a las petroleras que regularmente vuelan dentro de los diferentes espacios aéreos de nuestro país y también en especial cruzando hacia el espacio aéreo paraguayo, país esté en el que los empresarios agrícolas argentinos mantienen un volumen importante de negocios. Por lo general este tipo de vuelos los pilotos no están acostumbrados a registrar sus actividades aéreas y mucho menos presentar planes de vuelo no teniendo en cuenta que en los últimos años espacios aéreos que no registraban ningún tipo de control, hoy si son controlados algunos incluso bajo control de radar.

    Una vez más repito este tipo de vuelos privados deberán cambiar sus costumbres y registrar sus vuelos si quieren diferenciarse y no se confundidos con vuelos irregulares de actividades delictivas.

    Sabiendo el riesgo que esto implica por las prácticas habituales propias no solo de nuestro país si no de la región, aun así, creo que la aprobación de la ley de derribos es de carácter urgente, ya no alcanza solo con la interceptación y escolta de estas aeronaves utilizando el protocolo OACI que por otro lado seguramente no son muchos los pilotos que lo conocen y saben interpretar.

    Tomando todas las precauciones del caso e interpretando las normativas aeronáuticas internacionales que deben aplicarse antes de realizar un derribo (algo que los pilotos de la FAA deberán saber a la perfección para evitar cualquier tragedias), es imperativo que esta ley se apruebe de una vez para que el control sea realmente efectivo, dado que por las noticias que acontecen en estos últimos tiempos, es evidente el accionar de los vuelos del narcotráfico los cuales no hacen contacto por distraídos o malas costumbres si no todo lo contrario y si no pueden justificar sus intenciones y es mas intentan darse a la fuga, deberán atenerse al rigor de la posibilidad real de ser derribados (algo que hoy claramente no sienten).

    Saludos.

  2. Estimado Matías, es interesante lo que planteas desde tu experiencia como piloto para dar cuenta de lo riesgoso que es aplicar una norma de derribo de aeronaves en nuestro medio, pero sabrás por mis opiniones anteriores sobre este tema que no creo que tal norma pueda tener efecto benéfico alguno no solo para el caso de las contravenciones que mencionás al no declarar el plan de vuelo, que sería el equivalente a dispararle a matar a un conductor que pasa un semáforo en rojo, así como tampoco en caso de que efectivamente el avión esté realizando algún ilícito como el tráfico de estupefacientes, y ni hablar si el delito es el de tráfico de personas, en donde el damnificado del derribo no serían solo los delincuentes sino también la misma víctima.

    Todo esto suponiendo que, más allá de lo que dice el Estatuto de la OACI, nuestra Constitución Nacional y los tratados internacionales a los cuales adhiere nuestro país permitieran tal despropósito en el cual la pena sería impuesta sin juicio previo, y sin guardar proporcionalidad con la infracción o el delito cometido, lo cual deviene en un abuso de derecho por parte del Estado que puede inclusive llevar a que este, por la comisión de tal derribo, deba no solo dejar libre a los delincuentes, sino además tener que indemnizarlos civilmente por el daño que les cause este procedimiento inconstitucional. Tal vez será por eso que a pesar de estar vigente el protocolo de derribo desde que asumiera este gobierno, el mismo hasta el momento no se haya aplicado ni siquiera una sola vez, algo similar a lo que sucede en otros países en los cuales esta norma está vigente.

    Pero además de estas cuestiones, también las hay desde la práctica, pues es sabido que la frontera es un colador, y que el grueso de los estupefacientes entran a nuestro país por tierra, ya sea con la droga transportada a pie o en vehículos de todo tamaño, o a través de los cursos de agua como el Bermejo, el Parana o el Paraguay, hasta lugares de acopio en los cuales se cambia el transporte por otro más adecuado al destino local, y que desde los centros locales la mayor parte de esa mercadería es transportada en contenedores o cargas marítimas o aéreas hasta los principales mercados de consumo, que en el caso argentino son Europa, y en segundo lugar EEUU. Eso cuando los mismos guardianes de nuestras fronteras no están al tanto de ese tráfico, y hacen la vista gorda en complicidad con los traficantes.

    Por otra parte, y tal como sucede con cualquier tipo de tráfico comercial, sea legal o no, cuando se corta un medio de transporte se pasa a realizarlo por otra vía, lo único que se afecta es una cuestión de costos logísticos que tiene sin cuidado al traficante porque el sobreprecio de tal acción se traslada al precio de la mercadería, y ello permite que se obtenga más ganancia por la misma cantidad de droga, por lo cual muchas veces son ellos mismos quienes alertan a las autoridades -cuando no lo pautan con ellas- que se decomisen determinadas entregas para poder pasar otras más grandes con menos problemas y con un mejor precio de mercado.

    Por ello las técnicas más adecuadas de lucha contra el narcotráfico no se basan en derribar aviones ni enfrentar en épicas batallas con ametralladoras y armas pesadas de todo tipo a los cárteles, sino en una silenciosa acción de inteligencia y de seguimiento de los activos económicos y financieros, como lo admitiera nuestra propia MinSeg durante el acto de reconversión de la Policía Federal. En este contexto decir que se van a derribar aviones es parte de un jueguito para la tribuna que permite mejorar la “sensación de seguridad” pero sin ningún tipo de efecto en la práctica, y hacerlo efectivo -como dije antes- solo supone un riesgo innecesario a la vida de los inocentes, aún ese piloto malacostumbrado y caprichoso que se niega a dar su plan de vuelo aunque lo más razonable es que lo dé, y que a lo sumo deberá afrontar una multa económica o la revocación de su permiso para volar, pero nunca un riesgo de muerte.

    Saludos. Ernesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: