Noticias Recientes & Destacados

Argentina suspende oficialmente programa de reemplazo de sus cazas

Posted by Mavec

El ministro argentino de Defensa, Julio Martínez, anunció el 1 de febrero que, luego de conversaciones con el presidente Mauricio Macri, el gobierno decidió suspender la compra de un nuevo avión de combate para reemplazar a Lockheed Martin (McDonnell Douglas) A-4AR Fightinghawks.

La Fuerza Aérea Argentina (Fuerza Aérea Argentina: FAA) Se prevé la retirada de los Fightinghawks antes de 2018 debido a la falta de repuestos y su edad. La flota Dassault Mirage de la FAA fue retirada en noviembre de 2015 sin un reemplazo.

La decisión tomada debido a los problemas económicos de Argentina y, según Martínez, no habrá nuevas adquisiciones de aeronaves en el corto plazo, al menos hasta que mejore la situación fiscal.

Por: Santiago Rivas, Buenos Aires – Defensa Semanal de IHS Jane

Fuente: http://www.janes.com

Anuncios

21 Comentarios en Argentina suspende oficialmente programa de reemplazo de sus cazas

  1. JAJAJAJAJAJAJA, para toda la derecha que durante años rompieron las bolas con la indefención; no dan ni para guardia nacional.
    Ahora quisiera escucharlos gritar!!!!

  2. Me autocito, de uno de los comentarios a la nota “FA-50 y Argentina”:
    “Muchos se olvidan que UK además de ser una potencia nuclear y aeronaval, es una potencia económica y política. Nuestro “empresariado” -el cual incluye a los partidos políticos- lo sabe y la sola idea de que los ingleses pudieran promover sanciones económicas que afectaran -por ej- las exportaciones argentinas, hace que actúen como actúan desde hace más de 30 años.”
    Saludos.

  3. Dicen en la revista especializada Jane, aunque a veces venden humo, que el señor Ministro de Indefensión, se alejaría de su cargo en marzo, diz que para ser candidato a Governor de La Rioja, otro del mejor Gabinete desde la Independencia hasta hoy, que abandona! Se habrá percatado que es más facil emitir pedidos de informe a repetición (hizo mucho hincapié en el reemplazo de los Cazas) desde la Camara de Diputados, que sentarse en el MinDef a tomar decisiones concretas.
    Podría haber hecho un papel más digno, si le hubiera puesto el broche a los IAI Kfir, de los que sólo había que firmar el contrato, previa revisión.
    Saludos

  4. Cuando escucho las declaraciones del Ministro de Defensa, me suenan algo así como si en un pueblo o ciudad un día salieran a decir, “Che no hay guita y como no tenemos bomberos capacitados, NO HACEN FALTA AUTOBOMBAS, además prácticamente NO hay incendios, así que no hacen falta”…

    Algo que por cierto, es totalmente descabellado, porque para poder entrenar a los futuros bomberos, indefectiblemente hace falta el Autobomba o Camión, del cual se conecten las líneas de ataque para que el personal aprenda en el uso de las mangueras y sus distintas técnicas de extinción de incendios.

    O lo llevo al caso concreto de la Brigada de Lucha Contra Incendios del Shopping donde trabajo (fuí Brigadista desde el 99 y hasta el 2007 e instructor en los años 2006, 2007 y 2009)…

    Un día se nos chifla el moño y no compramos mas mangueras (de 1 3/4 ” y 2 1/2″) porque no tenemos la cantidad de Brigadistas necesarios mas entrenados, sumando que con los extintores ABC de polvo químico seco basta o sobra y además, con las tareas de prevención que hacemos (todas ellas bajo normas NFPA) se disminuyen los riesgos de incendio, con lo cual no son necesarias las lineas de ataque acopladas a Hidrantes o Bocas de Incendios Fijas.

    Como si las líneas de ataque o mangueras no fueran necesarias para la instrucción del Brigadista…

    Y agrego… Durante mis cursos, en la segunda clase, a los tipos ya los estaba haciendo tirar agua con las mangas.

    Dicho todo esto y desde mi humilde punto de vista, lo mismo sucedería con los aviones caza supersónicos, que este Gobierno -parecería- que al igual que los K, tampoco tendrían Voluntad Política de adquirir.

    Formamos nuevos pilotos, curso elemental seguido del básico en el EAM y de allí al Plumerillo a volar Pampas, para después…. Cri Cri Cri…

    Y la aptitud en vuelo supersónico???? Bien Gracias, manda Saludos… :hmmm:

    Y lo de capacitar, entrenar y generar doctrina en materia de capacidades de combate modernas como las BVR???? WTF qué es eso???? 😮

    En resumidas cuentas…

    Si lo que dijo el Ministro de Defensa Martínez, termina siendo cierto, lamentablemente este Gobierno estará incurriendo y siguiendo la misma política de estado de la anterior administración K, en la que sistemáticamente, de desarmó a las FF.AA y mas concretamente a la FAA.

    Pero como siempre digo, ojalá yo esté equivocado…

    Cordiales Saludos.

    • Germán, estás describiendo el síntoma, lo que hace falta es la explicación de las causas. Si no, nos quedamos con el llorisqueo desesperado del que sufre pero no entiende el porqué.
      Saludos, Fireteam.

  5. El gobierno anterior era reticente a invertir millones de dolares en la actualización inmediata de FAA por dar prioridad a invertir en lo social (aunque sea un stop-gap como el Kfir que cancelo a ultimo momento). Pero el “Cambio” nefasto este, no invierte en lo social, endeuda al pais y tampoco compra nada!! … Que lindo tiro en el pie se pego el pueblo argentino. Pateticos.

    • Pero plata hay, sino no se le hubieran condonado $ 4000 millones al grupo SOCMA de la familia presidencial, que representan unos $ 70.000 millones hasta la cancelación de la deuda en el 2033. Lo que falta es voluntad de reforzar nuestro sistema de defensa nacional.

      Saludos. Ernesto

  6. Los A4Ar están como estaban los mirages 3 un año antes de su desprogramación , o un poco mejor , si las cosas siguen así , sin un peso para las FAA , con los mismos presupuestos del 2015 , el A4Ar se va el año que viene y lo único que quedarán serán pampas y transportes.
    Los tucanos y pucará tienen muy poca disposición también están para irse el próximo año.

    Como dice el refrán:” al que no grita lo entierran vivo” si la FAA no se hace escuchar , de la manera que sea , se disuelve durante el mandato de este gobierno.

    Hasta los 5 millones de dólares para los Super Etendard eran mentiras de Ceballos el secretario de logística del ministerio de desdefensa, no hay ni uno solo en vuelo …este señor decia que no menos de 6 sue se iban a poner en condición de vuelo.

  7. Tal vez sea hora de que Generales, Almirantes y Brigadieres, salgan a explicarle directamente a la sociedad, que en el camino que vamos, la existencia misma del país, o por lo menos su integridad territorial, están en serio peligro. Aunque tal vez eso no sea suficiente. El fondo de esta situación es el problema político económico que señalé más arriba y ahí están metidos todos, medio de comunicación incluídos. La solución es una sola: que un partido político que esté por fuera de estas políticas de estado, -o sea, que no sea ni Cambiemos, ni el FPV, ni el FR, ni ninguno de los partido tradicionales- llegue al gobierno.
    Saludos.

  8. Se confirma lo que hace más de un año venimos diciendo, que en la estrategia de este gobierno anglófilo no está “molestar” al RU, y que las HHCC que se manejan tienen que ver con cuestiones de seguridad interior, y hacia allí apuntan casi la totalidad de las medidas que se toman en este área aunque las leyes vigentes no permitan la intervención de las FFAA en estos temas, se pretende nuevamente reducir a las FFAA al mero rol de FFSS, como sucedió en una de las épocas más oscuras de nuestra historia.
    Saludos. Ernesto

    • La política de estado de eliminación de la capacidad de defensa de la Nación comenzó a desarrollarse el 10/12/1983. Hasta esa fecha e incluso por inercia, hasta bastante después, el país por lo menos tenía capacidad de hacer frente a conflictos regionales. Podía salir victorioso o derrotado, pero por lo menos conservaba la capacidad de presentar batalla. En el momento actual Argentina está en condiciones de perder buena parte de su territorio y de ver destruída buena parte de su infraestructura sin que las FFAA puedan hacer mucho más que mirar y esconderse. En ese sentido este gobierno es solo una peor versión del anterior, que en 12 años no compró un tornillo para la FAA. Fue a los K a los que se les ocurrió la brillante idea de concebir una FAA con un solo escuadrón de caza bombarderos de 3ra generación -que al final ni siquiera llegaron- y con 40 entrenadores avanzados (de los que llegaron a producir uno solo). Una situación inédita en el mundo. Y la idea de la modernización de los Pucará, de las POM para la Armada, de los vehículos a rueda para el EA -todos medios para tareas de seguridad interior- también fueron concebidos durante la gestión anterior. El actual gobierno es solo una versión recargada del kirchnerismo.
      Saludos.

      • tamargento // 9 febrero, 2017 en 3:30 pm //

        En esta oportunidad lamentablemente no coincido con su apreciación, estimado Fireteam, al menos no con la fecha que plantea, decir que desde el regreso de los gobiernos democráticos se atenta contra la capacidad de las FFAA es desconocer todos los planes y programas que se llevaron adelante hasta inicios de los años 90, en donde realmente se procedió primero al desmantelamiento del sistema de producción para la defensa, antesala para seguir luego con las crisis recurrentes en el sostenimiento de los medios existentes, lo cual sumado a un ahogo presupuestario crónico -cuando no motivado en el pago de deuda externa usuraria lo fué para el sostenimiento de programas sociales necesarios para reparar el daño generado por ello- hizo que la cuestión de equipamiento fuera languidenciendo paulatinamente, hasta llegar a los extremos de los últimos años. Desde este punto de vista la democracia no desmanteló a las FFAA, sino el neoliberalismo y sus consecuencias, a mi entender esto está más que claro.

        Una consideración aparte, pero ligada a la anterior, merecen los gobiernos militares anteriores al 10/12/1983, en especial los del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional, cuya función primordial fué la de constituirse en guardia pretoriana del poder económico ligado al capital trasnacional, principales impulsores de las reformas neoliberales que serían ampliamente introducidas luego con el menemismo y sostenidas en mayor o menor grado por los gobiernos que le sucedieron. Tan así fué que la mayor parte de la deuda externa generada durante el Proceso estuvo basada en la nacionalización de deuda privada de los grandes grupos económicos, cifra a la cual se le debe sumar la que se requirió para especulación financiera, y en tercer lugar para la adquisición de sistemas de armas. Durante esa dictadura comenzó el desmantelamiento del aparato estatal, desmantelamiento que años más tarde -como era previsible e inevitable en ese esquema- también alcanzaría al resto de los organismos del Estado, entre ellos las propias FFAA, una vez que al poder económico trasnacional le comenzó a molestar la idea de existencia de estados nacionales soberanos que pudieran limitar sus negocios a nivel global para maximizar sus ganancias particulares, aún cuando esto supusiera la ruina de poblaciones enteras.

        Si la Defensa Nacional se encara solo desde la existencia o no de equipamiento para sostenerla se recae en un grave error conceptual, pues esa Defensa depende de una serie de elementos que interactúan entre sí de forma sistémica: el equipamiento tal vez sea el último eslabón de una cadena que comprende a la voluntad de lucha, la moral del pueblo, la capacidad de soportar pérdidas y generar recursos, el sostenimiento de la capacidad de producción que asegure lo anterior, y las tácticas y estrategias adecuadas para aprovechar lo que se tiene y explotar las debilidades del enemigo. Si todo dependiera del equipamiento o el salto tecnologico no se entendería como los EEUU fueron derrotados en Viet Nam, los ingleses expulsados de Buenos Aires, o los soviéticos de Afganistán, ni nuestros padres fundadores se hubieran embarcado en la aventura de lograr que nos liberemos de la corona española.

        Resumiendo para no hacerlo más largo: desde 1976 se acentúa un proceso iniciado desde mucho antes en donde la idea del enemigo pasa de estar “afuera”, de ser externo, al “adentro”, a poner como objetivo y en estado de sospecha a nuestro mismo pueblo. En esta concepción el rol de las FFAA se desnaturaliza, y esta cuestión se agrava aún más con el neoliberalismo -implantado su germen aqui por Martinez de Hoz y sus secuaces- al entender este que el Estado debe debilitarse en favor de las fuerzas del mercado, lo que conlleva a la destrucción de la misma idea del Estado-Nación y de los atributos nacionales, entre ellos los componentes del poder público, de cual forman parte las FFAA. Desde ese momento el sostener FFAA enfocadas en la defensa de un Estado-Nación frente a otro comienza a carecer de sentido cuando estos van languidenciendo en función de facilitar los flujos de capitales y mercancías, con lo cual las mismas nociones de “territorio” y “soberanía”, y por ende el de “frontera”, comienzan a carecer de sentido en la nueva lógica, y sin estos atributos es muy difícil explicarse para que se quiere tener y sostener FFAA, las que se ven obligadas a inventarse “nuevas amenazas” para justificar su existencia, y de allí el reenfoque de las mismas a encargarse de tareas policiales como el narcotráfico o terrorismo: se pasa de prepararse para enfrentar a otras fuerzas nacionales a hacerlo con organizaciones criminales contra las cuales la acción militar es poco o nada efectiva, como triste y trágicamente lo demuestran las sociedades que fueron por esa vía.

        Borradas adrede del mapa nuestras principales HHCC, esta reconversión es la que se ha visto en nuestro país desde la década del 90, primero en la versión de las FFAA “humanitarias”, empleadas en misiones de paz internacionales, y desde la era Bush con una presión a reorientarse hacia tareas más policiales y de seguridad interna, lo que se ha potenciado a partir de la era Milani. Lo cierto es que hoy nuestras FFAA siguen sin tener en claro cual es su misión y función en razón de asegurar el territorio y soberanía nacional, mucho más a partir de los confusos lineamientos políticos con que se las rige, y esa falta de horizonte es la que explica muchas de las decisiones que desde aquí criticamos.

        Por ello este apretadísimo recorrido tiene por objeto que enfoquemos el análisis en las causas del problema y no en sus síntomas, porque partiendo de análisis erróneos es muy probable que también sean fallidas las soluciones propuestas.

        Saludos. Ernesto

  9. Puede ser discutible que el proceso de destrucción de la capacidad de defensa del país haya comenzado el 10/12/1983 o el 08/07/1989 aunque también es debatible la cuestión de si Alfonsín no aplicó una política de defensa similar a la de Menem porque no quiso o porque no pudo. De la misma manera que se puede preguntar si el radical no remató las empresas de servicio del estado por principios o si fue más bien por falta de espalda política.
    Dejo para otro día la cuestión de si fue la “democracia” o el “neoliberalismo” quien desmanteló las FFAA, aunque ciertamente, fueron gobiernos elegidos por el voto popular quienes tomaron las decisiones que resultaron en la situación actual.
    Por lo pronto me resulta dudoso asociar “neoliberalismo” a “desarme”, ya que los ejemplos están a la vista de todos. Chile, el país más neoliberal de Sudamérica no siguió precisamente el mismo camino de Argentina, como así tampoco Brasil, ni Perú, ni Colombia, ni Ecuador: todos estos, países afectados en uno u otro momento, en mayor o en menor medida, por la epidemia esparcida desde Chicago a partir de los años 80.
    En cuanto a la relación entre un pueblo con voluntad de lucha, moral, educación, y capacidad de defensa, creo que la mayoría somos conscientes de ella. Precisamente un pueblo que reúna todas esas cualidades, lógicamente tratará de proveerse, en la medida de sus posibilidades, de medios adecuados para su defensa. En ese sentido, es notable en el caso argentino, la disociación entre la capacidad económica del país -u$s 500.000 M de pbi según los cálculos más conservadores- y sus medios materiales para la defensa. Por supuesto acompañada por una ideología bajada desde arriba de negación de la posibilidad de conflictos. Cabe señalar que, paradojicamente, muchos de los que en los 90s se rasgaban las vestiduras con Fukuyama y los distintos relatos del “Fin de la historia”, son los mismo que hoy repiten como loros que nunca más va a haber guerras o conflictos y que por lo tanto no son necesarias FFAA, estableciendo así, una nueva teoría del fin de la historia, sin duda más relacionada a la cuestión de las guerras y los conflictos, pero teoría del fin de la historia sin más.
    Un comentario al margen: Vietnam necesitó de algo más que AK-47 y Rpg-7 para derrotar a los yanquis. Por las dudas recordemos algunos medios que también operaban: Mig-21s, Sam-2, tanques…
    Siguiendo con lo antes expuesto, me resulta muy llamativo su “no mención” de un hecho que a mí entender explica buena parte de lo sucedido en las últimas 3 décadas en relación a las FFAA y el area de defensa en gral: la Guerra de Malvinas. Porque convengamos que todos los países en sudamerica sufrieron en las últimas décadas golpes de estado, dictaduras, violaciones a los DDHH, políticas neoliberales, etc. Pero casualmente solo el nuestro se encuentra en una situación de indefensión absoluta, en una situación en que la integridad territorial de la nación y su infraestructura económica -cuando no su misma existencia- depende de la suerte o de la buena voluntad de sus vecinos.
    Resumiendo, el debate da para largo, pero en mi caso creo que el hilo de la cuestión pasa por otro lugar, no tanto por el lado del virus neoliberal como por el de las conscecuencias de un hecho histórico particular como la Guerra de las Malvinas.
    Le cedo la palabra.
    Saludos, Fireteam.

    • Mi estimado, parte de la respuesta se la doy en el siguiente enlace https://interesestrategicoarg.com/2017/02/12/equipamientoypolitica/
      Sobre el resto tenga a bien darme un tiempito más para contestarle.
      Saludos. Ernesto

    • Ahora sí vamos por el resto de la respuesta que le debía, pero con su permiso la trataré por puntos:

      1- Respecto a la comparación entre el alfonsinismo y el menemismo, creo que la misma no es posible de dar porque los hechos históricos demuestran que lo que hizo uno y otro gobierno no tengan puntos de comparación. Además, no tenemos una confesión de cuales eran realmente sus aspiraciones profundas, así que solo los podemos juzgar por los hechos, y por los mismos es claro ver que el gobierno de Menem fué un catálogo de medidas neoliberales, mientras que el de Alfonsín tuvo componentes propios de lo que entonces era una socialdemocracia, aunque en un contexto en donde la misma no era posible de aplicar.

      2- Como lo planteo en la nota que le refiero en mi anterior respuesta, los gobiernos elegidos por el voto (vale su aclaración en este sentido para distinguir a una democracia formal de una verdadera democracia) en la temática militar se han visto compelidos a solucionar una serie de cuestiones espinosas que se han generado durante el periodo del Proceso, no solo por un sobredimensionamiento del aparato militar que nos afecta hasta nuestros días (y si no vea la cifra que se van en pensiones castrenses), sino también por cuestiones económicas que han restringido la posibilidad de financiar adecuadamente muchas de las funciones estatales, no solo lo referido a las FFAA.
      No somos pocos quienes oportunamente pedimos el repudio de la deuda externa ilegítima que nos ha hipotecado varias generaciones, en especial la tomada por una dictadura para financiar empresas amigas, patria financiera y un rearme que desarmó la planificación estratégica en la materia, pero también se debe reconocer que no son menores los intereses que están detrás de los acreedores como para que esto se pueda hacer alegremente y sin consecuencias para nuestro pueblo. En ese sentido lo racional para estos gobiernos fué entrar en el laberinto financiero creado por esa deuda, y ello supuso que la una importantísima parte de las cuentas públicas estuviera destinada al pago de la deuda, mayoritariamente de sus intereses leoninos, lo cual quitaba divisas y recursos presupuestarios para otras áreas del Estado.
      Esto es parte de la concepción neoliberal por la cual el Estado debe ser débil y estar al servicio del capital financiero, y ese entramado no se hubiera podido construir en el último medio siglo en nuestro país si no lo iniciaba el Proceso a sangre y fuego, multiplicando exponencialmente el peso de la deuda respecto a todos los indicadores económicos, dejando así una bomba armada para el futuro. A los gobiernos que vinieron después solo les quedaba renunciar a esta trampa, achicar el aparato estatal al mínimo, o aguantar el chubasco acrecentando la deuda en forma directa o la emisión (deuda indirecta) para que mínimamente el Estado pueda malcumplir sus funciones básicas, no había demasiadas opciones más. Una vez logrado eso, debía destinar inversiones para recuperar parte de la estructura desmantelada en esos años, y de hacer que una parte de la población que literalmente había salido del mapa vuelva a tener parte de los derechos y beneficios perdidos. Si Ud repasa cual fue la composición del gasto estatal en las últimas décadas verá lo que le digo claramente.

      3- No se debe confundir “monetarismo” con “neoliberalismo”, aunque el primero sea uno de los componentes del segundo concepto. El monetarismo es una concepción económico-financiera, mientras que el neoliberalismo es algo mucho más abarcativo, que apunta especialmente a la destrucción del aparato estatal para dejar la economía enteramente en manos del mercado, lo cual supone como consecuencia lógica el manejo del mismo por parte de las corporaciones económicas. Leyendo los preceptos del denominado Consenso de Washington esto es algo evidente.
      Por lo demás, y en línea con lo anterior, Brasil recién ahora con Temer está teniendo un gobierno neoliberal; en el caso chileno -el primer gobierno neoliberal en continente americano con Pinochet- salvo con las FFAA y FFSS concebidas en ese entonces como guardia pretoriana el resto del aparato estatal ha sido reducido a su mínima expresión, lo cual es notorio en el sistema educativo y de salud aún hoy en día; Perú y Colombia han sufrido el problema de la guerrila por el cual no han podido desmantelar durante sus gobiernos neoliberales funciones del Estado necesarias para enfrentarla, aúnque si lo han hecho en el resto de las funciones estatales; y si Ecuador tiene hoy un presidente como Correa es gracias a lo que significó en ese país la anterior existencia de gobiernos neoliberales, lo mismo que en el caso de Bolivia.
      Considero erróneo asumir que el neoliberalismo per se no afecta directamente a las FFAA, en todos los casos lo ha hecho y lo hace, salvo que las mismas sean necesarias para mantener a raya eventuales conflictos internos, o amenazas externas inminentes. Si nada de esto sucede, la tendencia es ver a este aparato estatal como suplerfluo, y por ende objeto de ajuste, y es lo que invariablemente ha sucedido en todos estos casos.

      4- Coincido en que la situación de nuestras FFAA no tiene relación con nuestro PBI actual (en el sentido inverso tampoco la tenía antes), y en que nuestro pueblo se lo anestesió con la idea de la Pax Americana propia del hegemón global, pero hoy ese mundo unipolar está cambiando, se vuelve a revalorizar la idea del Estado-Nación contra la idea de una globalización solo pensada en función del interés económico o, como decía el recientemente fallecido Zigmunt Bauman, una “glocalización”, un concepto que supone la globalización y ciudadanía global para los ricos al mismo tiempo que la localización más extrema para los pobres, eliminando tanto su percepción como ciudadanos como su posibilidad de movilidad social ascendente. Estos movimientos de realineamiento estratégico y de reposicionamiento y disputas de las potencias mundiales está trayendo y seguramente traerá una serie de conflictos no solo mucho más frecuentes y de nuevo tipo, sino también de los viejos conocidos, como rebeliones populares en aquellos lugares en que las mismas no puedan ser canalizadas políticamente y conflictos convencionales entre naciones. En nuestro caso, para prevenirlos necesitamos por un lado mejorar nuestra capacidad político-institucional y de acción del Estado fortaleciendo el acceso a los beneficios de la ciudadanía a la mayor parte posible de nuestro pueblo, mientras que para lo segundo es necesario recomponer las capacidades de nuestras FFAA para actuar en un conflicto convencional contra un adversario de nuestra region. Sin una visión integradora a nivel sudamericano no creo que en los proximos años estemos exentos de conflictos, somos un país con un peso relativo importante en la región como para que eso no nos alcance, y para colmo siempre hemos sido campo de ensayo de las medidas del poder económico global.

      5- En el conflicto de VietNam la mayor parte de los medios que Ud menciona se utilizaron en el escenario del entonces VietNam del Norte solo a fines defensivos, pero en el del Sur, principal escenario de la contienda en los años 60-70 y en donde se concentro la acción estadounidense y survietnamita, actuaban las milicias del VietCong con armamento liviano e improvisado, muy similar al de los cuadros del Ejercito regular de VietNam del Norte que se inflitraban en el Sur solo portando su equipo liviano de infantería. El equipo pesado por parte de las fuerzas revolucionarias solo fue empleado masivamente en la invasión al sur en las fases finales de esa guerra, una vez retirado el grueso de las tropas estadounidenses. Para quien ha leido algo de las técnicas de guerra revolucionaria o anticolonial, este esquema es perfectamente coherente con el desarrollo progresivo de la misma, desde la etapa insurreccional inicial hasta la convencional en las últimas fases. Muchos de los movimientos guerrilleros han fracasado al intentar acortar fases de esta lucha, o al tratar de pasar al nivel superior sin estar adecuadamente preparados para ello, pero en esto las fuerzas revolucionarias vietnamitas aún hoy soy una referencia global en cuanto al manejo de la voluntad de lucha, disciplina y el sentido de oportunidad para presentar batalla, si así no fuera no hubieran podido echar de su territorio a chinos, franceses o estadounidenses, los que los invadieron siempre con fuerzas muy superiores. Nunca es fácil para el invasor resistir a una población determinada a no dejarse doblegar aunque no cuente con los medios adecuados para pelear a su mismo nivel, las banderas capturadas a los invasores ingleses exibidas en la Basílica Nuestra Señora del Rosario en Buenos Aires son una muestra de ello.

      6- En nuestro caso Malvinas agrava una situación generada por las políticas neoliberales y sus consecuencias económicas y sociales, pero en ningún caso es el factor determinante de esa situación. En el punto 3 doy mi visión sobre la aplicación del neoliberalismo en diferentes países de la región, pero hay que tener presente que los contextos y situaciones particulares siempre son diferentes, y no se pueden replicar modelos sin las adaptaciones pertinentes, y por lo tanto si en otras latitudes al neoliberalismo le son necesarias las FFAA para poder sostener el desmantelamiento del Estado en otros aspectos, en Argentina no lo han sido en absoluto, y por eso ellas mismas han sufrido las mismas consecuencias nefastas que las demás áreas del Estado.
      No demos ideas, pero algunos nuestros gobernantes ni siquiera hubieran dudado en privatizarlas si ello no hubiera derivado en un escándalo, de hecho en gran parte lo ha hecho EEUU en la era Bush Jr. (caso de los contratistas militares de EEUU, los cuales hasta asumen tareas militares directas), de la misma manera que en su momento lo han hecho con la salud, la educación y la seguridad, en donde si se requería alguna prestación con un mínimo de calidad se debía recurrir a una empresa privada. Esto es el neoliberalismo, el desmantelamiento del Estado, incluyendo sus funciones esenciales, pasando las prestaciones al sector privado. Así quedan con los beneficios de la ciudadanía aquellos capaces de pagar por estos servicios, mientras que quien no puede hacerlo queda condenado a sufrir lo que le pueda dar el Estado en instalaciones derruidas con agentes mal pagos y sin los medios necesarios.
      Se trata de transferir al mercado (o su eufemismo “la sociedad civil”) o el “tercer sector” (las ONG) funciones propias de éste, lo que supone la desaparición del “interés común” y de la “cosa común” que sustentan la idea de Nación, con el Estado como herramienta para lograrla, para pasar a una fragmentación social en donde finalmente se impone la fuerza del capital, y la concentración de poder en las corporaciones. Ello conlleva a que el interés económico se imponga sobre el interés humano, lo cual supone la más despiadada de las dictaduras: la del dinero. El resultado realmente es un mundo salvaje en el cual solo se puede sobrevivir, en donde la idea de cooperación propia del ser humano solo es circunstancial, y en donde impera la desconfianza y la competencia constante. Bah, un mundo de mierda, y ese es el paradigma que en este momento se está poniendo en crisis en muchas sociedades occidentales y la de paises afectados por ellas porque estas consecuencias están quedando cada vez más claras para muchos.
      Esto es lo que subyace bajo esa cuestión.

      Saludos. Ernesto

      • Tam:
        Estamos de acuerdo en que los hechos tienen su peso en el análisis histórico -vaya si lo tienen- pero la pregunta acerca de las “verdaderas intenciones” del alfonsinismo no es capciosa: el candidato de la UCR que debía suceder a “San” Raul Alfonsín tenía prácticamente el mismo programa económico del menemismo; mas tarde ese mismo partido integró la nefasta alianza -ferreamente impulsada por “padre” de la “democracia”- la cual gobernó durante dos años sin nada que envidiarle a su antecesor en cuanto a recetas neoliberales. Y finalmente hoy, ese mismo partido está donde todos sabemos que está.
        Por lo demás podemos estar más o menos de acuerdo en el resto de los puntos. Aunque creo que sigue subvalorando la importancia de la Guerra de Malvinas en la actual situación. Para ser claro: sin Guerra de Malvinas difícilmente habría habído desarme (por lo menos no ESTE desarme) y, mal que nos pese, ni siquiera juicios por violaciones a los DDHH. Lamentablemente, en cuanto a este último punto.

        Saludos, Fireteam.

  10. Estimado Fireteam, valoro que al menos nos hayamos puesto de acuerdo en algo, eso no es poco, para nada.

    Ya dije que mi corazoncito político abreva en el peronismo del 45 al 52, y por ello me parece justo y oportuno distinguir entre Alfonsín (que no tenía nada de santo, ni antes ni después del Pacto de Olivos) y Angeloz (el aladid del “lápiz rojo”, o sea del ajuste) como figuras que poco y nada tenían que ver entre sí, no solo por ideales, sino además por prácticas políticas. Para traer una comparación a hoy en día, sería tratar de comparar a Alfonsín Jr. con Gerardo Morales o Ernesto Sanz, pueden ser parecidos pero internamente son muy diferentes tanto en el pensar como en su actuar, no estoy de acuerdo en poner en la misma bolsa a gente con diferencias notables en sus ideales y prácticas, es injusto y banalizador.

    Y si la UCR tuvo en el 89 un programa similar al del menemismo (programa que este mostró solo después asumir la presidencia) fué por la imposición de los hechos generados por el poder económico nacional e internacional, realmente por entonces había poco espacio para buscar alternativas que no estuvieran alineadas con el designio de los EEUU, que acababa de convertirse en la única superpotencia a nivel global, y los EEUU con Reagan y Bush padre no era justamente un país que no quisiera agregar a su corona una piedra preciosa de gran valor como la Argentina. Había que tener los huevos muy grandes para hacerle frente al Hegemon en ese momento en el cual estaban en su punto triunfal, y no teníamos ni los huevos, ni los medios ni las ganas para hacerlo, y mucho menos aliados de peso, hasta los cubanos tuvieron que ver de que se disfrazaban luego de la caida del Muro. Por eso digo que no hay que olvidar el contexto, ni siquiera para entender como es que este país cayo en el más rancio neoliberalismo, las cosas no pasan porque sí, tienen una explicación aunque esta no sea de nuestro agrado, como sucede en este caso.

    Obviamente que uno en esa situación hubiera salido a pelear en pelota como nuestros paisanos los indios como lo dijo el Gran Capitán, y de hecho en ese entonces militamos en contra de eso tanto como hoy, solo que en esa época eramos unos pocos quienes lo hacíamos, el resto estaba chocho en que se rifaran las joyas de la abuela, el dolar esté barato y las baratijas chinas invadan nuestros escaparates a $2. Claro que cuando llegó la cuenta de la fiesta hubo que pagar esos platos rotos, y la cuenta fue tan alta que hoy todavía estamos intentando cancelarla, tal vez nuestros bisnietos puedan hacerlo si es que Macri no pide un peso prestado más hasta terminar su gobierno, y todos los que le siguen se dedican solo a pagar la deuda vieja y nueva o, mejor aún, a pararse ante el poder financiero mundial y desconocerla. Pero por entonces la cosa estaba más dura que ahora, no existía ni China, ni Rusia, ni UNASUR en donde apoyarse, el mundo bipolar había colapsado y solo había un bando para elegir, y era eso pasar a ser como Cuba, Libia o la ex Yugoslavia, y muchos aquí no estaban dispuestos a eso. Si vamos a criticar el pasado entonces miremoslo con los ojos de entonces para comprenderlo y tratar de no repetirlo.

    Por lo demás, como le dije en otro mensaje Malvinas solo aceleró un proceso de degradación que venía de antes, no solo en el orden interno sino también en el internacional. Coincido con otros autores al entender al intento de su recuperación como la última carta que se jugó el Proceso para tratar de dar vuelta este clima cada vez más hostil a su existencia, apelar a una causa popular que galvanizara y revitalizara la destrozada credibilidad social interna, y ser menos permeables a las críticas que venían desde afuera. Y si me atengo a otras teorías que mucho no comparto, hasta fué la respuesta a una jugada inglesa y estadounidense para que realizaramos un acto de provocación que diera oportunidad al RU de retirarse de las negociaciones por la soberanía, ya que no dejan de ser muy llamativas las apreciaciones de funcionarios estadounidenses de la época, según señalan los nuestros como justificación, en cuanto a que el RU quería desprenderse de las islas y que no responderían con la guerra a un intento de recuperación argentina.

    Sea como realmente haya sido la historia, lo cierto es que el Proceso se estaba cayendo a pedazos y las denuncias internacionales sobre DDHH ya comenzaban a difundirse entre nuestra población, aquí no hubo un “despertar” popular en el tema como en la Alemania de posguerra, sino que se estaba en conciencia de lo que pasaba y solo faltaba que el gobierno se debilitara para poder denunciarlo internamente. Lo que sí facilitó Malvinas fué el descredito de las FFAA, y con ello fué posible el juzgamiento de las Juntas no solo por ese tema sino también por el de DDHH, aunque el “partido militar” solo dejó de tener poder de injerencia en la política interna recién después del levantamiento carapintada de 1990, y esto dado a cambio de la suspensión de los juicios y de de una importante depuración entre los cuadros.

    Respecto al desarme, los causantes del mismo somos más nosotros mismos que los intereses externos, como lo señalé antes aún con la derrota de Malvinas recién producida y el embargo internacional de armas fuimos capaces de dotarnos de cierta capacidad de rearme hasta que las cuestiones económicas lo frenaron, y después la dependencia mental que nos impide siquiera considerar fuentes de abastecimiento no tradicionales, y ni hablar de los gobierno comedidos que no quieren siquiera “molestar” al RU y sus aliados dotando a las FFAA con los modernos medios propios de su función para garantizar una mínima capacidad defensiva. Así como estamos en caso de conflicto de alta intensidad o prolongado rápidamente entraremos en la última línea de defensa que es la resistencia popular, y ni siquiera para eso estamos preparados.

    Saludos

  11. Tam:
    También coincidimos en que los culpables del “desarme” están más en Argentina que en el exterior.
    De hecho, podría entender que, por ejemplo, debido a presiones externas y/o a problemas económicos, el país no pudiera acceder a aviones caza, a submarinos tal como ocurre en Iran. No es el caso, pero hagamos un ejercicio de imaginación. Si se diera esa situación ¿Esa es excusa para descuidar las Fuerzas de Tierra, mucho más fácil de equipar y que en cualquier sociedad constituyen los cimientos sobre los que se erige todo el aparato militar del país? ¿Es serio insinuar que si el EA no opera hoy, por ejemplo, granadas de 40mm o ametralladoras ligeras a nivel grupo o cañones sin retroceso a nivel sección o misiles antitanque o manpads, se debe a presiones y/o embargos externos cuando cualquier grupo irregular cuenta con esos medios?
    Saludos, Fireteam.

    • Como lo dije, es evidente que lo nuestro es un problema interno más que externo, y pasa por el colonialismo mental de la clase dominante que a pesar de toda la evidencia en contrario insiste en alinearse estrategicamente con EEUU y los países centrales de Europa, ya que eso les garantiza mantener sus privilegios respecto al resto de la población. Pero este colonialismo mental también está presente en los cuadros superiores de las FFAA, que no ocuparían ese lugar si no sirvieran a los intereses de esa clase dominante, aún más siendo las FFAA el brazo armado ejecutor de sus políticas.

      Si los decisores de nuestras FFAA no se hubieran autoimpuesto el corset de estar alineados a rajatabla con proveedores como EEUU, RU o Francia, hoy nuestros cielos estarían surcados por modernos cazas rusos o chinos, que nunca dejaron de acercar ofertas ajustadas a nuestras exiguas posibilidades presupuestarias, y doy fe de ello porque en su momento me tocó revisar algunas de ellas. Y ni hablar del equipamiento terrestre, o de la preparación para el combate y sus tácticas, cuando en otras latitudes incluso a falta de medios los ejercicios igualmente se realizan con palos y armas simuladas sin que ello afecte luego a la efectividad en combate, como bien se ha demostrado historicamente.

      Es cierto que muchas veces las crisis economicas impiden la adquisición de medios onerosos, tanto como que la cuestión Malvinas restringe las posibilidades de adquisición desde determinadas fuentes, pero tan cierto como eso es que también existen alternativas viables para superar estos obstáculos que nuestra clase dominante ha preferido no explorar por cuestiones ideológicas autoimpuestas en su propio interés, y ese colonialismo mental no solo es el que debilita nuestra defensa sino también impide nuestro adecuado desarrollo nacional.

      Saludos. Ernesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: