Noticias Recientes & Destacados

¿Quién miente?

Posted by Mavec

0002

Me sorprendieron profundamente las declaraciones agresivas, por momentos irrespetuosas y, por sobre todo, plagadas de falsedades del ministro Dietrich y de una Isela Costantini que pocos meses atrás había dicho todo lo contrario.
Cuando en enero de este año Costantini se hizo cargo de Aerolíneas dijo que recibió una empresa con un gran capital humano gracias al cual “en este mes de enero hemos tenido récords de puntualidad, de pasajeros y no hemos tenido cancelaciones”.
Por eso, esta espasmódica conferencia de prensa sólo se explica como reacción a las críticas que recibe el gobierno por las consecuencias sociales de las decisiones adoptadas en materia de política económica. En este caso, fue el ministro macrista Dietrich el encargado de convocar a una conferencia de prensa para insultar y agredir a quienes nos tocó hacernos cargo de la gestión de Aerolíneas en los últimos siete años.
Cabe recordar que nos hicimos cargo de una empresa que, luego de ser gestionada por “ejecutivos con experiencia” provenientes del sector privado (que, por cierto, terminaron presos en España), se encontraba realmente en un estado crítico: con pocos aviones, vetustos, sin ventas, con una operación totalmente desarticulada que generaba infinidad de cancelaciones y demoras, con una deuda enorme y con un déficit operativo que rondaba los 900 millones de dólares al año, entre otros problemas que heredamos.
La gestión actual recibió una empresa funcionando, con muchos más aviones y más modernos, con más rutas, frecuencias, servicios y ventas. Una empresa que forma parte del mercado internacional y que bajó el déficit operativo en 2015 a 160 millones de dólares.
No sólo teníamos “récords de puntualidad” como bien decía Costantini en enero: dejamos una empresa que ya venía creciendo todos los años a un ritmo incluso mayor al que pudieron exhibir en esta conferencia de prensa de días pasados, seguramente producto de la caída de las ventas por la crisis económica que atraviesa el país.
13900344_10154513290452871_5284570231319811956_n
Dijeron también que mentíamos respecto del déficit porque habría quedado una “deuda” de la que tuvieron que hacerse cargo. Esta afirmación/difamación demuestra una profunda ignorancia en materia económica. Confundir déficit con deuda es un error grosero propio más de un joven inexperto que de un ministro del mejor equipo de los últimos 50 años. Sobre todo si se tiene en cuenta que, para afrontar las obligaciones pendientes, la gestión anterior dejó ingentes sumas depositadas en las cuentas bancarias de la empresa.
En este tema también hay que desenmascarar una construcción dialéctica bastante infantil pero mediáticamente eficiente: la anterior gestión dejó una empresa con un déficit de 160 millones (cinco veces menor al recibido). Sin embargo, al mes de hacerse cargo, la CEO de la compañía proyectó pérdidas para 2016 por 1.000 millones (sí, mil millones de dólares) pero al poco tiempo anunciaron un ahorro importante: reducirían a la mitad el cálculo efectuado por ellos mismos. Así, la pérdida que este año será del TRIPLE que el año pasado, la gestión Dietrich la exhibe como una reducción a la mitad.
De hecho, en lo que va de 2016 ya acumularon un 50% más de déficit que el año pasado y sólo transcurrieron 7 meses. Me preocupó también que, en el marco del clima de persecución ideológica, hayan despedido a un trabajador por el sólo hecho de que “alguien” denunció que “era de La Cámpora”. Además de su persona, me preocupa que la empresa haya despedido (y perdido) a un ingeniero aeronáutico que venía haciendo carrera en Aerolíneas hace 17 años y que se encargaba del material aeronáutico de la empresa nada menos que para toda Europa, solo porque fue “señalado” por alguien por su supuesta e imaginada identidad política.
Insisto: no me preocupan tanto las agresiones contra mi persona y nuestra gestión como el trasfondo político y económico que evidencia. Me preocupa que en el camino del ajuste Aerolíneas Argentinas – sus trabajadores y sus dueños que son todos los argentinos – va a volver a sufrir las consecuencias.
Fuente: Cuenta oficial Facebook Mariano Recalde, Miércoles 10 de agosto de 2016
Anuncios

8 Comentarios en ¿Quién miente?

  1. ES UNA ANTIGUA COSTUMBRE ARGENTINA…..CUANDO SE CAMBIA DE GOBIERNO SE PROTESTA TODO…LO BUENO Y LO MALO….LO BLANCO Y LO NEGRO…CUANDO TENDRIA QUE SER SOLO LO MALO Y RESALTAR LO BUENO….YA QUE EN LO MALO…….. SIEMPRE HAY ALGO BUENO…… Y EN LO BUENO …….SIEMPRE HAY ALGO MALO….

  2. Bueno, no hay nada para agregar parece. Tan solo con la exposición de los recortes de diario queda debidamente fulminados los argumentos de Costantini, que ha revertido el camino del desendeudamiento de la empresa. Me acuerdo que esto mismo lo dije insistentemente el Interdefensa, que tan solo la baja del consumo le iba a pegar de lleno a la empresa, así que no había que ilusionarse en absoluto. Y para saber esto no había que ser ningún especialista en la materia.

  3. Hay amigos que me dicen que este gobierno vino a quedarse por lo menos por ocho años por el enorme manejo mediático que tienen, en donde los grandes medios de comunicación y un ejercito de militantes en redes sociales dibujan una realidad que no existe. Realmente no estoy tan seguro, otros gobiernos en nuestra historia han tenido también una amplia cobertura mediática y no les fue nada bien, si es que no se tuvieron que ir antes de tiempo.

    Podran tapar baches con endeudamiento desenfrenado, comprar a la mitad de los legisladores y gobernadores, además de punteros, poner el rostro de sus candidatos en todo lugar de internet, apretar a jueces para que no afecten a la propia tropa y alentar a otros a que hagan persecuciones a la oposición que lleven a la nada misma tras el consiguiente linchamiento mediático, conseguir apoyos políticos de las potencias mundiales, coquetear con la Sociedad Rural y con las grandes multinacionales, y muchísimas cosas más, pero en el largo plazo nada de eso les sirve por una cuestión elemental:
    como en la fabula de la rana y el escorpión, no pueden con su naturaleza, más temprano que tarde este tipo de gobiernos terminan haciendo lo mismo de siempre, o sea, ajuste sobre los trabajadores, la pequeña y mediana empresa, la industria nacional, al tiempo que transfieren esos recursos y muchos más para los sectores económicos más privilegiados, a quienes además se les permiten abusos de todo tipo sobre el resto de la población.

    El resultado de eso es bien conocido, recesión, inflación, devaluación (desde principios de año estamos viviendo en una situación aún peor que la estanflación, cual es una alta inflación con una recesión cada vez más pronunciada y ahora pareciera a nadie eso le parece tremendo), desempleo, destrucción de la actividad económica interna, aumento de la criminalidad y de la conflictividad social. Eso más temprano que tarde le termina afectando a la población en su vida diaria, en la realidad palpable, y es algo que no se puede tapar con la virtualidad mediática, por lo cual el descontento de la población es progresivo a medida que cada vez le cuesta más sobrevivir, y ello obliga a algunos antiguos aliados por conveniencia a reposicionarse, al menos en el discurso, a favor de estos sufrientes.

    Corolario, cuando se quisieron dar cuenta se quedaron sin apoyo ni cobertura política, y a partir de eso el empresariado -que siempre apuesta a ganador- comienza a entretejer nuevas alianzas con algunos candidatos ex-aliados del gobierno en crisis y ahora opositor: se ha construido el recambio, y ya el desgaste resultante transforma al gobierno en un alma sin cuerpo, un fantasma sin poder alguno.

    Nada de esto es nuevo ni es una ocurrencia mía, ya en 1513 en El Príncipe, el famoso tratado político de Nicolás Maquiavelo en el cual le daba consejos de como hacer un buen gobierno a un joven e inexperimentado monarca, ya figuraban cosas similares a estas como acciones de malos gobernantes, ya que el Príncipe, más allá de las alianzas con los distintos sectores de poder en la sociedad, nunca debía olvidar que la base firme de su gobierno estaba en un pueblo bien tratado. A buena parte del gabinete del gobierno y a sus acólitos le vendría bien leerlo si realmente pretenden quedarse más de un periodo.

    Saludos. Ernesto

    • Dudo que conozcan a Maquiavelo; a lo sumo, leyeron El Principito (y sin entenderlo).

      • TAM Argento // 13 agosto, 2016 en 8:48 pm //

        Estimado Diego, los empresarios son gente de acción, no tienen demasiado tiempo para leer más que papers comerciales. Por eso a veces les cuesta entender que un país no se maneja del mismo modo que una empresa, la gran diferencia entre “administrar” y “gobernar”, aquí nadie hace las cosas sin chistar por miedo a quedarse sin empleo haciendo que el problema de esa persona pase a ser de otro, cuando se gobierna ese desempleado pasa a ser un problema para el mismo gobierno, y además hay muchos grupos con intereses distintos -y a veces hasta con más poder que el mismo gobierno- con quienes hay que lidiar.

        Saludos

    • Ojota que tienen la suma del poder público y privado y cuentan con el inestimable respaldo de potencias extranjeras. A esta altura tienen un sistema de autoconvalidación casi perfecto, al que todavía no han explotado del todo. A saber: al Poder Ejecutivo se suma el Legislativo y una Corte Suprema adicta, los Servicios de Inteligencia y los grandes medios de comunicación -incluídos los que dan el mejor mapeo social de todos, como son las redes sociales y los datos de Google- y ahora el círculo lo van a cerrar, a mi entender, con el voto electrónico.

      A veces pienso como ud. y creo que este gobierno por su propia naturaleza anti popular y anti nacional no va a durar 8 años. En otros momentos creo que llegaron para quedarse y que esto recién empieza ¿Qué pasa si, como creo yo, regresa el fraude electoral a la Argentina? Van a tener con qué convalidarlo. Y al que chiste, se le podrá caer con todo el peso de la ley, amén de que se podrá generar la ley que se quiera ¿Cuánto falta para que los servicios inventen hechos políticos? Si se mira bien, estos tipos son bastante menos improvisados de lo que parece, como demuestra la nueva doctrina de las FFAA. que, a mi juicio, de inocente no tiene nada, y que viene a cerrar el círculo para la perdurabilidad del proyecto neoliberal.

      En el caso de que estas consideraciones sean exageradas (Dios quiera) cabe pensar en qué país quedará en la visión más optimista en la que duren solo en 4 años ¿Cómo se revierte la destrucción social, industrial, el endeudamiento externo, y ni que hablar los TLC que vienen con viento en popa? Y digo la visión más optimista, porque aún dentro de esa misma visión -que de a ratos comparto- hay que tener en cuenta que no se cuándo ni cómo, pero hemos entrado en una especie de “era de la subjetividad”. Le doy un caso concreto. Desde que me cerraron el tópico de los TLC en Interdefensa y por, entre otros motivos, una cuestión de simple salud mental, entro al sitio una vez cada 2 o 3 meses. Entré hace un par de días para ver que es lo que piensan los que hasta ayer gritaban viva la Patria, velaban por el desarrollo de la industria aeronáutica Argentina, y se pegaban la cabeza contra la pared ante cualquier atraso industrial (que los hubieron y mucho) sobre la plausible adquisición T-6C Texan. Bien, salvo honrosas excepciones, aplaudían a cuatro manos. De paso le comento que estaba publicado su comentario sobre el tema, devenido en nota periodística por Marcelo, y que los foristas solo se remitiron a adjetivar de “político”, “ideológico” e incluso alguno cerró la posible discusión de su nota con un “nunca me cayó bien”.

      ¿Se entiende a qué voy con lo de la era de la subjetividad? Los hechos importan poco y encima se resignifican constantemente según lo que dice la prensa. De pronto pasó a estar bien gastar 300 millones en un producto que obtura nuestra industria aeronáutica. Lo mismo pasa con el tema Malvinas y, por supuesto, con AR. Gente más o menos especializada o, si se quiere, interesada por el tema más que la media nacional, cree que AR achicó el défict y no que lo cuadriplicó como acá se demuestra. Es por esto que creo que si no entramos en una suerte de dictadura posmoderna investida de democracia, este gobierno servil a las potencias extranjeras tiene mucha cuerda por delante.

      Una abrazo

      • TAM Argento // 13 agosto, 2016 en 9:34 pm //

        Estimado Alvar, vi la miserable actuación de algunos en otro sitio que hemos compartido antes, incluso por eso les envié un pedido de aclaración y de cese de la artera difamación a sus responsables operativos para actuen de buena fe de una vez por todas, pero nuestro desafío no es criticar a los demás sino hacer de este sitio algo diferente, un lugar en donde se pueda opinar libremente, mientras se lo haga con fundamento, respeto y honestidad intelectual. Después la gente es grande y sabrá con quienes les interesará interactuar.

        Por lo demás, y como lo dije en mi anterior entrada, quienes gobiernan podrán tener la suma del poder público y el apoyo de quienes se les ocurra, podrán hacer miles de trampas, pero el sol no se puede tapar con las manos, más temprano que tarde terminarán pagando su mismo desmanejo. Como siempre, eso dependerá del humor y la lucha de los pueblos, más allá de los dirigentes de turno. La historia está plagada de casos que demuestran esto. Por eso Perón decía que los pueblos marchan igual, sea con sus dirigentes a la cabeza o con la cabeza de sus dirigentes.

        El peligro es que, dado el proceso de desgaste, quienes detentan el poder real -que justamente no son quienes gobiernan- apuesten a un juego de máscaras, a “cambiar todo para que nada cambie”, esto es, a crear candidatos que aparezcan como “alternativas superadoras” pero que solo sean un continuismo remozado de lo que había antes. Este gatopardismo lo hemos vivido con la Alianza que surgió cuando el menemismo se caía a pedazos. En ese juego de “alternancia democrática” -como les gusta llamarlo- ese poder real va colocando a sus administradores de turno para ir renovando la esperanza popular, pero deben mejoran sustancialmente el bienestar del pueblo, sino la decepción del mismo acelera el proceso de desgaste, y se llega a un momento en el cual se pierde la paciencia.

        Así que en esto se da una paradoja: para poder implantar ciertos proyectos antipopulares hay que contar con el apoyo de la población, allí está el trabajo de los programas robots analistas de tendencias de internet y de los expertos en marketing para lograr convencernos de que lo ácido en verdad es dulce, pero eso tiene resultados breves y limitados, basta con el primer mordisco a la manzana para develar la mentira.

        Ante esto el trabajo de quien esta a favor de los sectores populares es esclarecer todo lo posible la situación, despertar de la hipnosis, y para eso hace falta ligar lo que ellos pretenden alienar, desligar, es decir, hacer entender que gran parte de lo que pasa cotidianamente en nuestras vidas depende de las decisiones de la política -como bien lo señalara Bertolt Brecht- y no de la habilidad o torpeza individual, pues cada uno de nosotros no toma las decisiones en libertad absoluta de acuerdo a lo que se le ocurre sino dentro de un marco de posibilidades que las condicionan. El segundo paso es crear otro marco de condiciones, pero sin resolver primero la salida de la alienación es imposible.

        Todo esto tiene una lógica, y si hay en verdad algo realmente revolucionario, es decir la verdad sobre la misma, es lo único que nos puede hacer libres.

        Abrazo. Ernesto

  4. Ojalá que tengas razón Ernesto, pero para mi si no viene el fraude de la mano del voto electrónico, pica en el palo. En realidad me la juego a que si se aprueba va a haber fraude. Con respecto al gatopardismo, más de acuerdo no puedo estar. Es la gran operación mediático-política que, a como viene la mano, pareciera que les va a funcionar. Igual, habrá que preguntarse como queda el país para cuando el pueblo se arte del ajuste sucesivo y la multiplicación de la deuda externa. Porque como ya sabemos, contruir lleva bastante más tiempo que destruir. Con un TLC firmaríamos la desindutrialización, no sé si hasta el infinito, pero posiblemente durante décadas.

    Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: