Noticias Recientes & Destacados

¿Argentina es el tercer exportador mundial de cocaína?

drogas1

Por Juan Gabriel Tokatlian

Se ha publicado en días recientes el nuevo informe sobre sustancias psicoactivas ilícitas elaborado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc en su sigla en inglés). En esta oportunidad ningún alto funcionario ni tampoco ningún político oficialista u opositor, figura religiosa, comunicador o personaje público se ha pronunciado al respecto. El informe 2016 de Unodc evita darle un lugar específico a la Argentina en términos de su papel en el tráfico internacional de drogas; lo cual no significa que el país ya está inserto en la compleja geopolítica de las drogas. En años anteriores esa oficina de Naciones Unidas le asignaba a la Argentina un rol prominente en la exportación de cocaína en particular.

Así, citando informes previos de Unodc, el presidente Mauricio Macri afirmó en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso de 2016 que la Argentina es “el tercer país proveedor mundial de cocaína”. La canciller Susana Malcorra repitió esa aseveración ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. Y según la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en una entrevista al periódico El País (España), el problema de las drogas en el país es “muy grave. Argentina es punto de salida para Europa… Estamos en altos niveles de exportación de coca. El nivel de alerta es amarilla”.

Quizás el llamativo silencio actual se deba a que Naciones Unidas ha entendido que sus aseveraciones categóricas resultaban poco rigurosas y bastante infundadas. En realidad, solo servían para que los proponentes, dentro y fuera del gobierno, de “argentinizar” la “guerra contra las drogas” usaran los informes de UNODC para avalar su cruzada más que para afrontar y resolver las reales dificultades del país en materia de drogas.

Muchas fuentes reconocidas ya habían cuestionado el método y las observaciones de Naciones Unidas. Así, un reciente trabajo (Rose Eventon y Dave Bewley-Taylor, An Overview of Recent Changes in Cocaine Trafficking Routes into Europe, Lisboa: 2016) del European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction indicó: “La inclusión de la Argentina en el tercer puesto (como exportador de cocaína) en la lista de Unodc es probablemente engañosa en cuanto a la relativa importancia del país como punto de partida (de la cocaína). Si bien el uso de la ruta del Cono Sur para la cocaína originada en Bolivia se ha incrementado… los datos de las incautaciones en Europa de cocaína proveniente de puertos de la Argentina muestran montos pequeños… En el Informe International Narcotics Control Strategy Report de 2014 del Departamento de Estado estadounidense no se incluye a la Argentina en la lista de países principales en materia de tráfico (de drogas)”.

A su vez, de acuerdo a otro informe reciente (European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction and Europol, EU Drug Markets Report: In-Depth Analysis, Luxemburgo: Office of the European Union, 2016) los principales puntos de partida de cocaína de América del Sur hacia Europa son Colombia, Brasil y Venezuela. En el caso del flujo de cocaína en dirección de Asia/Oceanía el principal punto de origen en Suramérica es Ecuador con casi el 50 por ciento y tal como indica un informe de la oficina del Zar anti-drogas de Estados Unidos (Office of National Drug Control Policy, Cocaine Smuggling in 2013, Washington D.C.: ONDCP, 2015) desde la Argentina han salido “montos pequeños”.

En cuanto a la cocaína que arriba al Sur-Este de Europa los dos principales puntos de partida en América del Sur son, según Naciones Unidas (United Nations Office on Drugs and Crime, The Illicit Drug Trade Through South-Eastern Europe, Viena: United Nations, 2014), Bolivia y Paraguay. Según la West Africa Commission on Drugs(West Africa Commission on Drugs, “Not Just in Transit: Drugs, the State, and Society in West Africa”, informe 2014), Colombia, Venezuela, Ecuador y Brasil son los principales puntos de envío de cocaína hacia África Occidental. Cabe agregar que, en el National Drug Threat Assessment de 2015 de la Administración del Control de Drogas (DEA), México y las organizaciones criminales mexicanas aparecen mencionadas en 168 ocasiones; Colombia y las organizaciones criminales colombianas en 86; República Dominicana y las organizaciones criminales dominicanas en 61; Perú en 19; Venezuela en 8; Centroamérica en 6; y Bolivia en 4: la Argentina es nombrada en solo una oportunidad.

En síntesis, es hora que el gobierno deje la retórica en términos de un discurso sobre-exagerado acerca del tráfico hacia el exterior de drogas que llegan a la Argentina, que se ocupe más por tener un buen diagnóstico en materia de sustancias psicoactivas en el país y que se aboque a elaborar una estrategia razonable y realista para abordar los retos domésticos del auge del lucrativo negocio de las drogas.

* Profesor Plenario de la Universidad Di Tella.

http://www.utdt.edu/nota_prensa.php?id_nota_prensa=12271&id_item_menu=442

Anuncios

3 Comentarios en ¿Argentina es el tercer exportador mundial de cocaína?

  1. El gobierno nacional, en vez de agitar falsos fantasmas con el tema de la cocaina y fantasías sobre lluvias de ladrillos de coca dichos por jueces que son socios de los narcos como el juez Reynoso de Salta, en vez de desviar la atención -y la investigación- con esas mentiras debería poner el foco de atención sobre sus punteros políticos que manejan el negocio del paco en las villas de la Ciudad de Buenos Aires, o de sus amigos y patrocinantes que en las fiestas electrónicas venden a piacere pastillas de extasis con energizantes, como bien lo ha demostrado la tragedia de Time Warp, tragedia en la cual los medios y la “justicia” cortaron la ruta de implicaciones y responsabilidades en los dealers del boliche y en quienes debían evitar su trabajo, pero que curiosamente se dejaron de preguntar sobre como se llegó a lograr un ambiente de “zona liberada” en ese lugar y en esa noche cuando muchos miembros de la organización del evento tienen lazos con el macrismo.

    El día que funcionarios públicos -sobre todo muchos comisarios- en vez de ser ascendidos comiencen a ir presos por este tema comenzaré a creer que al gobierno le interesa actuar en este tema, y cuando lo haga con los banqueros e inversores que lavan el dinero del trafico de droga, pensaré que tratar de hacerlo seriamente, mientras tanto permitanme el escepticismo.

    Muy interesante el artículo de Tokatlian porque ayuda a desmitificar una de las mayores mentiras de los últimos años, repetida hasta el hartazgo por sectores a los que solo les interesa desviar el foco de atención sobre el tema para no alterar el status quo, o bien -siguiendo los consejos de cierto sector de las FFAA y FFSS de EEUU- militarizar un tema que debe ser resuelto por otros medios.

    Saludos

  2. tam argento coincido con vos pero el problema de la droga, no tiene solo lazos policiales politicos y de la justicia, esto va mucho mas alla y tiene un enfoque muchisimo mas grande, hay periodismo que cubre a los narcos y sus responsables y gran parte del dinero producido por la exportacion de drogas ante ciegos empleados publicos reparte grandes tajadas de dinero que se reparten a los bolsillos de los implicados pero tambien a los bolsillos de los que actuan bajo las sombras, desde principio de los 90, se estipulo un acuerdo desde la politica y la mas recalcitrante inteligencia policial mafioso y era la de que la droga fomentaria y sostendria los ejercitos oscuros que usarian tanto los politicos como los servicios de inteligencia del estado para solventarse y financiarse, el dinero del narcotrafico en argentina no solo paga ciegos y silencios sino tambien campañas politicas campañas de futbol campañas de difamacion y de derrocamiento de poderes y gobiernos la podredumbre es de tal grado y magnitud, que ni siquiera un mano pulite interno podria extirpar su cancer, pero he aqui que hay una ventana que se abre dentro de pocoes en el 2017 argentina tiene que digitalizar todas las transacciones monetarias y declarar todas las cuentas en el exterior, osea empieza el cerco contra el manejo de dinero en negro, imaginate en 3 o 4 años no podras compra una remera bandera o choripan en efectivo hasta los kioscos para venderte un chicle deberian hacerlo con cobro electronico (de ahi que la sube pueda hacer compras) el apurado balnqueo de capitales de hoy es porque se cierra el espurio circulo del mercado negro de la economia informal, no sera inmediato pero ese circulo cuanto mas chico sea y mas enojado este el pueblo mas saldra a la vista la corrupcion y los implicados a tal punto que como pueblo si apretamos mucho el grano saltara el pus y puede haber un estallido social contra la corrupcion en todos los esados civil militar judicial politico, etc. hoy por hoy el cancer escondido se ira viendo cada vez mas ahora curarlo para eso falta que se revele el pueblo no el gobierno que es un implicado mas.

  3. Gracias por tu respuesta Sergio, omití mencionar que mi nombre es Ernesto como para que no nos tratemos simplemente por el seudónimo, si bien lo importante es debatir las ideas sin importar quien las manifiesta.

    Trataré de dar una panorama general a un tema complejo, tratando de marcar algunas de sus implicancias y relaciones sin profundizar demasiado cada aspecto, lo que llevaría para escribir un libro, o tal vez varios. Puede que por eso el resultado sea un poco confuso, sobre todo si se lee rápidamente, así que pido paciencia al lector y perdon por no poder simplificarlo más.

    Coincido en general con lo que planteas en el sentido de entender que el tema del narcotráfico es algo muchísimo más amplio de lo que está a simple vista, y que fundamenta mucho de la corrupción interna. En esta línea permitime agregar que es uno de los negocios más redituables del mundo, y por ello no es menor que los principales bancos del globo como el HSBC (de donde provienen los funcionarios de la oficina antilavado del gobierno de Macri), el Deutsche Bank, el JP Morgan (origen de varios funcionarios de economía de nuestros actuales gobernantes), Citibank, Wells Fargo o el Bank of America -entre otros tantos- han estado o están implicados en el blanqueo del dinero del narcotráfico, segun investigaciones oficiales y los mismos reportes de estas entidades ante la FED, que hicieron para pagar multas y de esa forma evitar que les quiten las licencias de operación, es decir, estos son casos confirmados y no simplemente denunciados, como hay muchísimos más.

    En 2012 se calculaba que el narcotráfico necesitaba “lavar” o “blanquear” no menos de trescientos mil millones de dólares (u$s 300.000.000.000). Para comparar esa cifra, el monto de exportaciones de armas en ese año a nivel global alcanzó los 57.000 millones de dólares, es decir menos de la quinta parte del dinero generado por el narcotráfico. Indudablemente eso hace que los principales gobiernos del mundo estén interesados en que el negocio no se termine, sino que se mantenga, y para ello han creado una enorme red de paraisos fiscales que permite el blanqueo de este dinero a través de firmas subsidiarias de los grandes bancos y financieras, más otras asociadas en donde es difícil seguir la pista del dinero, por ejemplo construcción, mercado del arte, espectáculos, deporte, hotelería, turismo y gastronomía, o también mediante la conformación de fimas fantasmas con operaciones ficticias de compraventa con las utilidades pasadas a fondos de inversión que abultan las cifras iniciales por sobre los rendimientos usuales de mercado. En muchos casos, hasta se arman entidades dedicadas a beneficencia -en especial fundaciones- para reingresar montos blanqueados a quienes los producen, y en determinados lugares, como en Haití, la mayor parte de las sumas giradas por este medio terminan en manos de los mismos patrocinantes de esas donaciones, lo cual hace más macabra la cuestión porque se usa el sufrimiento de un pueblo como simple pantalla para hacer negocios y dominarlo.

    Estas operaciones son toleradas, y hasta promovidas, por gobiernos como el RU (lo cual puede llegar a explicar en parte la necesidad del Brexit, ya que la mayor parte de los paraísos fiscales se comandan desde la City de Londres), EEUU (con este tipo de facilidades en varios de sus estados, y casos como el de Afganistán en donde aumentó sustancialmente la producción de opiaceos desde su ocupación), Suiza, Alemania, las monarquías del Golfo Pérsico, y otros aliados a los anteriores.

    Es mucho dinero como para que nadie evite aprovecharse de una tajada del mismo, y por ello muchos otros paises toleran el tráfico de estupefacientes en sus territorios (por ejemplo la mayor parte de los europeos) sin hacer mucho para evitarlo, más allá de algunas confiscaciones aquí o allá para la tribuna. Muchos otros países tratan de aprovecharse de esa disponibilidad de dinero para generar inversiones en sus territorios mediante blanqueos o desgravaciones impositivas (p.e. los del Golfo Pérsico, Singapur, Rusia, o los blanqueos de capitales realizados en nuestro país ahora, durante CFK, o antes en casos como el de Puerto Madero o Nordelta), o tratan de gravitar en los derivados monetarios y no monetarios producto de ese lavado, tal como lo trata de hacer China mediante el acopio de oro (en sociedad con el RU, otro punto para explicarnos el Brexit), o a través del manejo de monedas virtuales como el Bitcoin, siendo China ya el país con mayor cantidad de operaciones con esta moneda que ha comenzado a ser utilizada por quienes desean blanquear dinero a partir de los mayores controles en el mercado de capitales.

    La etimología del término “estupefaciente” nos explica otro aspecto por el cual estos productos -junto con el alcohol- son tolerados y hasta promovidos por muchos gobiernos, y es de de aturdir, estupidizar a quien lo consume. No imagino mejor situación para cualquier gobernante antipopular o dictadura que una en la cual a los gobernados no les importa lo que hacen los gobernantes porque están distraidos con otras cuestiones, o aturdidos, abrumados por las penurias que viven y a las cuales no le encuentran relación con acciones de gobierno, es decir, se rompe la relación causa/efecto, lo que se trata de alienación, de estar fuera de la realidad. No en vano fué la misma policía quien comenzó en nuestro país a difundir el consumo en gran escala a finales de los ’80s, sobre todo en los barrios pobres (en los círculos juveniles de la clase más acomodada para entonces el consumo era moneda corriente con carácter “recreativo” como hoy lo son las pastillas de efedrina), y no casualmente es hoy quien maneja el negocio de la mano de los gobiernos locales, jueces, y muchos funcionarios a nivel provincial y nacional de los tres poderes públicos. Esto no solo pasa en nuestro país, sino que también sucede en la mayor parte de los casos en donde el tráfico está a la orden del día con una clase dirigente que quiere seguir gobernando sin mayores sobresaltos.

    Esta es una muestra de la magnitud de este monstruo, y no hago mención al uso geopolítico que tiene este tema para que determinadas agencias de seguridad puedan seguir “asesorando” o interviniendo en terceros países, como a otros antecedentes como la misma Guerra del Opio; o en el impacto económico y social del cultivo de los productos necesarios para la elaboración de estos narcóticos, o de su propia elaboración, como fuente de ingreso clave en sus comunidades de origen para no seguir complicando el tema, que ya es complejo de por sí.

    Por ello es tan difícil encontrarle la punta del ovillo a esto, y no son pocos los que piensan (como es mi caso) que lo máximo que se puede pretender en este tema es terminar con la violencia que se genera a partir de la disputa por los mercados, lo cual implica la legalización del negocio, y preferentemente con el monopolio de la cadena de producción y comercialización manejado desde el Estado. Esto suena muy mal, pero desde hace años que sigo este tema, y hasta la fecha, no he encontrado otras propuestas que no sean simples declaraciones de buenas intenciones -como alguien puede decir que lo es esta-, cuando no mera hipocresía para decir algo “políticamente correcto” mientras se deja todo igual.

    O tal vez sea momento que nos demos cuenta que un problema complejo requiere un abordaje también complejo, sin simplificaciones que entorpecen más que ayudar, y de que no existen soluciones mágicas ni simples, sino también una batería de acciones que cubran coordinadamente la mayor parte de las múltiples aristas e implicancias de esta cuestión.

    Saludos. Ernesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: